1.- LA TERNURA YLA JUSTICIA DE DIOS

En el evangelio de este trigésimo segundo domingo del Tiempo Ordinario se nos cuenta el famoso episodio de las lámparas de las doncellas. Y llama la atención que el esposo, que no es otro que Dios, no se apiade a la postre de las llamadas necias. Eso, tal vez, se contrapone a la idea de un Dios que perdona a ultranza y en todas las ocasiones. Antiguamente en el mundo cristiano existía, sobre todo, la idea de un Dios de justicia, pero misericordioso. Hoy, afortunadamente, hemos sabido interpretar mejor el mensaje de Jesús, que llamaba papaíto a Dios, Padre de todos y todo. En el Antiguo Testamento aparece un Dios de justicia, también; pero con matices justicieros. Jesús reveló –como decíamos-- el gran amor que Dios Padre tiene por sus criaturas y el deseo de ese Padre Bueno de que todos los hombres se salven. El conocimiento pleno de que Dios es amor hace que los hombres y mujeres de nuestro tiempo no piensen tanto en ese sentido de la justicia.

EL NIVEL DE ENTREGA

Pero es evidente que Dios es infinitamente bueno, que tiene amor infinito por sus criaturas y que dicho amor le ha llevado a entregar a su propio Hijo para la salvación del género humano. Pero también es infinitamente justo y su Justicia es, asimismo, infinita. Y tampoco hemos de olvidar eso. Las doncellas necias se quedaron fuera de los esponsales del Señor, pero no significa que se condenaran o cosa parecida. No llegaron a dar el nivel de entrega que el Señor les pedía. Y sí lo dieron las jóvenes sagaces que prepararon bien sus lámparas. Hemos de intentar, con la ayuda del Espíritu, entender lo mejor posible a Dios. No podemos hacer un retrato ternurista de Él, igual que no era valido el retrato de Dios lejano y justiciero que otros construyeron en otros tiempos.

El propio Cristo habla del juicio que someterá a sus hermanos, hombres y mujeres. Y da las virtudes y los cargos por los que seremos juzgados. Nos va, al atardecer, a examinar de amor. Y si hemos dado de comer, y vestidos, y alientos materiales y espirituales, a nuestros hermanos, --que tienen la imagen del rostro de Cristo—pues iremos con Él al Reino. Pero si no atendimos a los próximos y a los lejanos, y no fuimos capaces de ver ese rostro de Cristo en los hermanos necesitados, pues quedaremos lejos de Él. El término “malditos” utilizado por Jesús es el Juicio del Amor no es leve, ni suave.

CAMINO DEL ADVIENTO

Estamos recorriendo los últimos domingos del Tiempo Ordinario antes de llegar al Adviento. La enseñanza de Jesús de Nazaret se hace más urgente, más dura. Falta poco tiempo. Y hemos de aprovecharlo. Eso es lo que nos quiere comunicar nuestro Maestro. Y nada de ello es contradictorio con el Padre amoroso que el mismo llama “Abba”, papaíto.

 

2.- LA ALMUDENA Y LA BASÍLICA DE LETRÁN

El miércoles, día 9, Madrid, celebra la solemnidad de la Virgen de la Almudena. Es su patrona. Y a ella está dedicada la Catedral, erigida frente al Palacio Real y muy cerca de donde la imagen apareció, tras la larga ocupación musulmana, hace diez siglos. Bien, la Iglesia universal celebra el mismo día la dedicación de la Basílica de Letrán, que fue la primera erigida por el Emperador romano Constantino, el primero que se convirtió al cristianismo. Ocurrió en el 324. Letrán, y luego San Pedro, ha sido la catedral del Papa y madre de todas las iglesias del Orbe y de la Urbe. Consignamos las lecturas de ambas celebraciones por si pueden ser de interés para nuestros lectores.

Misa de la Dedicación de la Basílica de Letrán

1.- Ezequiel, 47, 1-2. 8-9. 12.

Salmo 45.

2.- Corintios, 3, 9 c- 11.16-17.

3.- Evangelio san Juan: 2, 13-22

Solemnidad de la Virgen de la Almudena.

1.- Zacarías, 2, 14-17.

Salmo 26 o Salmo 130.

2.- Apocalipsis 21. 3-5 a.

3.- Evangelio san Juan 19, 25-27

 

3.- LA FRONTERA DE LAS 2.000 ENTRADAS

El sábado 29 de octubre, Betania, sobrepasaba por primera vez la barrera de las dos mil visitas en un día. Ese mismo mes también se había batido la marca de las 1.800. Fueron 2019 las visitas registradas el mencionado 29 de octubre. Revisando los textos del anterior domingo Trigésimo Primero del Tiempo Ordinario de 2002 se publicaba también una nota similar a esta, que festejaba el paso de la barrera de las 600 visitas. Hace sólo tres años. En fin, es muy emocionante que sigan creciendo los lectores de nuestra página.