Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo
29 de mayo de 2005

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN

**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

La festividad del Corpus Christi nos tiene que inundar de amor. De mucho amor hacia nuestro Dios que se ha quedado con nosotros en la Eucaristía y, también, de amor a nuestros hermanos que tanto necesitan de nosotros. Y una reflexión: el esfuerzo en los equipos de liturgia solo tendrá sentido si es entrega a los más débiles, a los más pobres, a los que más necesitan entender la Palabra del Dios.


EXPLICACIÓN PERMANENTE SOBRE ESTOS CUESTIONARIOS

Hemos querido dar un nuevo aspecto –y renovada función—al apartado de los Grupos Betania. Hasta ahora se publicaban una explicación para construir los formularios y luego se adjuntaban unas preguntas –de tres a cinco—con las ideas fuerza para meditar esa semana.

Ahora “vamos a dar hechos” los formularios. Y gracias a los links para imprimir pues ya podrán ser utilizados directamente. Se componen, pues, de las moniciones, las lecturas y un breve comentario litúrgico. Al final, como siempre, las preguntas.

Pero hay un añadido. Vamos a sugerir algunos trabajos de campo para ayudar a los hermanos, en principio referidos al ámbito de Internet. Sería útil que nos fueran comunicando los progresos al respecto.

Los grupos Betania no son otra cosa que unas agrupaciones voluntarias, formadas, en principio, por las personas que forman los equipos de liturgia y que se suelen reunir con alguna antelación para preparar las misas en las que intervienen y también meditar la palabra de Dios. La idea nuestra es ir haciéndolos crecer y, si es posible relacionar.

Para cualquier sugerencia o duda se puede utilizar especialmente el siguiente correo:

betaniamad@yahoo.es


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, sacada del Libro de Deuteronomio, nos lleva al desierto, porque el desierto ayuda a vivir con intensidad, ayuda a vivir el momento presente, ayuda a dar sentido a nuestra sed, nos recuerda nuestras carencias y nos encamina a la interminable sorpresa que da la búsqueda de un sustento gratuito capaz de saciar nuestra hambre de lo auténtico.

2.- Y el punto de unión de la primera lectura con la segunda, que procede de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios es éste: "El Cáliz de nuestra acción de gracias". Porque comer el mismo pan y beber el mismo vino en la Eucaristía compromete a una sólida comunión, no sólo superficial durante la liturgia, sino auténtica en nuestra propia vida.

S.- El salmo 147 del salterio judío corresponde a dos del salterio cristiano, tras la Vulgata: el 146 y el 147. Nosotros hoy recitamos “nuestro” 147 que se inicia en el versículo 12 del 147 judío. El texto exalta al Señor, Dios, al Salvador de Israel. Qué manifestó todo su poder en la creación y su amor y ternura al favorecer a los pobres y a los humildes. Ese poder y amor, para nosotros, está representado en el gran milagro que es la permanencia de Cristo en el Sacramento del Pan y el Vino santos.

3.- En el Evangelio que oiremos ahora procede del Capítulo Sexto del Apóstol San Juan: Jesús se proclama sin rodeos que es el Pan Vivo bajado del cielo y es lo que produce en nosotros la vida eterna. Por eso la Eucaristía es la celebración de la vida, y así la comunidad cristiana que se congrega para celebrarla se acerca a un Dios próximo y lleno de amor y recibe la seguridad de sentirse amada, perdonada, purificada y feliz.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL DEUTERONOMIO 8, 2-3. 14b-16a

Moisés habló al pueblo y dijo:

-- Recuerda el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho recorrer estos cuarenta años por el desierto; para afligirte, para ponerte a prueba y conocer tus intenciones: si guardas sus preceptos o no. Él te afligió, haciéndote pasar hambre, y después te alimentó con el maná --que tú no conocías ni conocieron tus padres-- para enseñarte que no sólo vive el hombre de pan, sino de todo cuanto sale de la boca de Dios. No te olvides del Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto, de la esclavitud, que te hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible, con dragones y alacranes, un sequedal sin una gota de agua, que sacó agua para ti de una roca de pedernal; que te alimentó en el desierto con un maná que no conocían tus padres.

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 147

R.- GLORIFICA AL SEÑOR, JERUSALÉN.

 

Glorifica al Señor, Jerusalén;

alaba a tu Dios, Sión:

que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,

y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R.-

 

Ha puesto paz en tus fronteras,

te sacia con flor de harina.

Él envía su mensaje a la tierra, y

su palabra corre veloz. R.-

 

Anuncia su palabra a Jacob,

sus decretos y mandatos a Israel;

con ninguna nación obró así, ni

les dio a conocer sus mandatos. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 10, 16-17

Hermanos:

El cáliz de se nuestra Acción de Gracias ¿no nos une a todos con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no nos une a todos con el cuerpo de Cristo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan.

Palabra de Dios.


ALELUYA Jn 6, 51-52

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice el Señor, quien coma de este pan vivirá para siempre.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGúN SAN JUAN 6, 51-58

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:

-- Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.

Disputaban los judíos entre sí:

-- ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

Entonces Jesús les dijo:

-- Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.

Palabra de Señor.


COMENTARIO LITÚRGICO

ES MEMORIA Y ANTICIPO

Por David Llena

La eucaristía dominical tiene su origen en las palabras de Cristo “haced esto en memoria mía”. El cuerpo y la sangre de Cristo son, junto al alimento de su Palabra, las armas del cristiano, unas armas hechas alimento y ayuda. El pan partido prefigura también aquel pasaje de Isaías que promete que las armas serán podaderas, y es que la reunión dominical adelanta también el banquete eterno. Es memoria y anticipo. Comer y beber a Cristo nos adelanta el vivir en la casa del Padre y por ello, nos alienta la esperanza de resurrección


LAS PREGUNTAS DEL editor

Esta semana la Misa del Corpus Christi nos sugiere algunas ideas importantes sobre la presencia viva del Señor Jesús en los Sagrarios. Veamos las cuestiones de reflexión de esta semana:

1.- ¿Creemos de verdad que Jesús está presente en la Eucaristía? ¿Y si tenemos dudas pedimos apoyos a nuestros hermanos, a un sacerdote amigo? ¿O preferimos acostumbrarnos a esa duda que nos llevará a la destrucción de nuestra fe?

2.- La visita a los Sagrarios no está pasada de moda. Jesús sigue ahí, como siempre, esperándonos. ¿Le visitamos? ¿Descansamos junto a Él un rato, cómo sus amigos de Betania? ¿Cómo Marta, María y Lázaro?

3.- ¿Hemos meditado alguna vez sobre que amor y caridad es lo mismo? ¿Ejercemos nuestra ayuda o solidaridad con los más desfavorecidos con auténtico amor y no sólo dentro de la esfera de que la ayuda acalla nuestras conciencias?

4.- ¿Nuestra condición de seguidores y hermanos de Jesús nos lleva a superar el síndrome de solo donar a los más necesitados lo que para nosotros es superfluo? ¿Somos capaces de construir nuestra vida –y administrar nuestros ingresos—sabiendo que los demás nos necesitan?

5.- ¿Somos colaboradores conscientes de casos de abuso económico o social en nuestro trabajo o, incluso, en empresas que dependen de nosotros? ¿Tenemos una clara idea de que los fenómenos de opresión económica es un pecado grave?

6.- ¿Procuramos acudir todos los días a recibir el Cuerpo y Sangre de Cristo en comunión de amor con los hermanos que nos acompañan en la Eucaristía? ¿Hemos descubierto que la comunión frecuente es una auténtica medicina que produce mejoría espiritual y física?


LA MISIÓN

Se sugiere en el texto del principio: hemos de hacer del amor a Dios y a los hermanos nuestra mejor misión. Amemos con más entrega a los que más nos necesitan: los más pobres, los que nadie quiere…


Nos podéis escribir sobre todo esto. E, incluso, pedirnos ayuda sobre algún tema concreto. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es