Betania es una aldea a tres kilómetros de Jerusalén. Allí vivían Marta, María y Lázaro, los amigos de Jesús.
Él y sus discípulos descansaban allí, sobre todo en los días anteriores a la Pasión y Muerte.
Allí, Jesús resucitó a Lázaro.  En Betania Jesús siempre estuvo con amigos.

Si no vas a Misa estas Lecturas te acercaran a una sintonía más clarificadora,
solidaria y hermosa. Si vas, te servirán de recuerdo y preparación.
Y si no vas, pero quieres ir, te ayudaran a acercarte a la puerta.

EDICIÓN ESPECIAL

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA
3 DE ABRIL DE 2005

 

En la muerte del Papa

UNANIMIDAD FAVORABLE TOTAL EN TORNO A LA FIGURA DE JUAN PABLO II

A las 21,37 horas (hora europea occidental) del sábado día 2 de abril Juan Pablo II pasó a la Casa del Padre. Pocos minutos despues la noticia se facilitaba a los miles de fieles que permanecían desde hacia casi tres dias en la Plaza de San Pedro. Durante todo el viernes y sábado se produjo una tensa espera, aunque las noticias del empeoramiento del Papa eran continua. El desarrollo del desenlace fue como sigue: Las noticias de la mañana del viernes 1 de abril fueron muy inquietantes en torno a la salud del Papa. Según el portavoz del Vaticano, el español Joaquín Navarro Valls, las condiciones de salud del Papa Juan Pablo II eran ya "muy graves" y que ayer sufrió, debido a una infección urinaria, un shock séptico y un colapso cardiocirculatorio. Tras el tratamiento con antibióticos la infeccion remitió en parte, para agravarse poco después su salud. El Santo Padre había expresado su deseo de no ir al hospital y quedar en el Vaticano. El agravamiento mayor se produjo por la tarde.Toda esa jornada del viernes y las del sábado han sido de oración profunda. Los fieles de todo el mundo han pasado la noche y gran parte del sábado rezando. En Roma, en la Plaza de San Pedro del Vaticano, la "vigilia" ha sido permanente. Se cierra uno de los más largos y fecundos pontificados de la historia de la Iglesia. Este Papa venido de lejos ha superado cualquier expectativa de permanencia, de éxitos apostólicos y de frutos espirituales. Recomendamos a nuestros lectores, tal como se dice, en la nota de más abajo que entren en la sección de "Reportaje" para leer la biografía de Juan Pablo II.

(Actualizada esta edición a las 22.08 del sábado día 2)

UNANIMIDAD TOTAL

El fenómeno más atrayente de estas primeras horas posteriores al fallecimiento de Juan Pablo II ha sido la total unanimidad favorable a la figura del Papa. Y esa posición no solo es de católicos de todas las tendencias, sino tambien de representantes de otras Iglesias y de otras religiones no cristianas. Asimismo, es la posición de personalidades políticas de toda índole y tambien de intelectuales de toda tendencia. No se esperaba el afloramiento de esa unanimidad total que demuestra la dimensión universal de este Papa que se nos acaba de marchar. El tratamiento de los medios de comunicación internacionales sobre la figura del Pontifice responde tambien a esa aceptación unánime, lo que es, a nuestro juicio, una de las características más sobresalientes de estas ultimas horas. Nosotros, aqui en Betania, nos sentimos muy orgullosos de dicha situación que responde a nuestros pensamientos de siempre.

(Actualizada esta edición a las 17.30 del domingo día 3. Betania cambiará totalmente el martes, tras la Solemnidad de la Anunción del Señor, que se celebra el lunes día 4.)

Biografía del Papa en "Reportajes"

Hemos incluido la importante biografía de Juan Pablo II, publicada recientemente, escrita por Jesús Martí Ballester. Está en la sección de Reportajes. Y se puede acceder a ella a través del menu azul de la izquierda pulsanso "Reportaje".

 

Carta del editor

La muerte de Juan Pablo II unas horas después

Por Ángel Gómez Escorial

Reemprendo a las cinco de la tarde del domingo una segunda edición de esta carta. Y desde luego lo que más me ha llamado la atención es --como dice el título principal de más arriba-- la unanimidad en torno a la valoración totalmente positiva de la imagen del Pontifice fallecido por parte de todos. No creí yo que esto fuera a producirse, porque la realidad es que Juan Pablo II había sufrido muchas críticas contarias a lo largo de su Pontificado. Y esas críticas llegaban desde la Iglesia católica y desde fuera. Y ahora --en la auténtica hora de la verdad-- todo el mundo ha reconocido la formidable importancia histórica de Carol Wojtyla. No es --creo yo-- el habitual respeto por los ya fallecidos. Se trata del enorme vértigo que los hechos admirables de su biografia --antes de ser Papa y ya como Pontífice-- comunican al intentar meditarlos de manera coherente. Y, en fin, no voy a modificar lo que sigue, escrito minutos después de la muerte de Juan Pablo II, pues creo que tiene su valor. Ahí queda.

LO ESCRITO UN POCO DESPUÉS de su muerte

No es fácil ordenar las ideas en estos primeros momentos en que se ha conocido el fallecimiento de Juan Pablo II. No obstante habrá que decir que este hombre vigoroso y esforzado ha dejado de sufrir. Su delicada salud había transformado su vida cotidiana en un martirio, ya desde hace bastante tiempo. Además, el nunca tapó sus padecimientos y no le importaba el presunto efecto contrario que tan delicado estado podría acarrear a su imagen y a la de la Iglesia. Esto –las cuestiones de imagen—visto ahora con una cierta perspectiva, apenas tiene importancia. Y es más válido el conocimiento cabal de que Juan Pablo II cumplía con su misión de acuerdo con su sentir y con la costumbre y tradición de la Iglesia: los Papas mueren Papas, no jubilados.

Otra idea es que un tan largo pontificado –27 años—necesitará de un análisis en profundidad y dotado de una cierta prospección histórica. No vale solamente las impresiones más inmediatas surgidas en la cercanía de, por ejemplo, el hecho informativo. Esos 27 años han transformado a la Iglesia que, además, en ese tiempo ha traspasado un milenio. En el contexto de ese devenir tan largo en el tiempo pueden haber ocurrido muchos hechos incluso algunos contradictorios. Pero la realidad es Juan Pablo II ha puesto a Dios –al Dios trinitario—por todo lo alto, sobre todas las cosas, dejando las otras cuestiones por debajo. No es más importante el Gobierno de la Iglesia que Dios. No es más importante el funcionamiento de la Iglesia que el mandato de Jesús de “amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. Y el Papa que nos ha dejado camino a la Casa del Padre ha sabido que Dios estaba arriba y nosotros abajo. Y la prelación o prioridad es esa. No otra.

Pero al admitir esa lógica y obvia superioridad del Altísimo, la Iglesia queda, tras el Pontificado de Juan Pablo II, más fuerte y mejor organizada que nunca. Ciertamente que existe un clima de abandono por parte de algunos y que queda sin resolver el problema del alejamiento de muchos y, sobre todo, de los jóvenes. Pero como contraste nunca se habían producido reuniones de tan elevadísima concentración de gente joven como los ocurridos durante el reinado de Juan Pablo II. Para no citar algo lejano podemos hablar la presencia masiva de jóvenes en el aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid). El desarrollo y las multitudes juveniles del acto de Cuatro Vientos llamaron la atención en todo el mundo y muy especialmente en España, donde no se esperaba un éxito así. Pero insisto la Iglesia es hoy más fuerte que hace 27 años y la calidad y entrega de sus fieles –la de los cientos de millones que permanecen—es superior a la de otras épocas. Eso no se puede dudar. Hay menos tibios, aunque alguna gente se haya marchado. Y la esperanza está en el vigor y mejor formación de muchos fieles –jóvenes o no tan jóvenes—lo cual, sin duda, supone una excelente lavadura para el futuro.

También quiero decir que no es casualidad que la foto que aparece en esta primera página –la del Papa con la Beata Madre Teresa—no está por casualidad. Por supuesto la coloqué en las primeras horas del viernes, día 1, cuando ya no se podía dudar de que Juan Pablo II se nos marchaba. Teresa de Calcuta ha sido quien más se ha entregado por los pobres, por los más pobres. Y Juan Pablo II nunca ha dejado de repetir que se amara a los pobres por encima de muchas otras cosas. Tal vez, algunos grupos o movimientos hayan podido tener más en cuenta la formación y santificación personal de sus miembros, dejando a un lado esa entrega a los más necesitados. Pues a ellos, precisamente, ha sido Juan Pablo II a quienes más ha advertido de la necesidad de entrega a los pobres. Y la realidad es que algunos de esos grupos han advierto líneas de colaboración con los más desposeídos que antes eran poco frecuentes en sus costumbres o programas.

A esta hora –y ya para terminar—no deseo hablar de la sucesión en la Silla de Pedro. Mi “discurso” sería una especulación innecesaria. Con el mayor rigor y con toda mi fuerza sólo quiero decir que confío en el Espíritu Santo. Y que la Iglesia guiada por el Espíritu responderá a este nuevo desafío. En unos días, tal vez allá por el 21 o 22 de abril, tendremos un nuevo Papa y la Iglesia seguirá creciendo y mejorando para mayor gloria de Dios y para mejor servicio a todos los hermanos.

Y que Dios Padre Todopoderoso lleve a su Gloria a este siervo diligente que se nos ha muerto en este sábado 2 de abril. Y que desde allí, Carol Wojtyla, nos apoye a todos a seguir el camino de Jesús de Nazaret.


SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA
3 DE ABRIL DE 2005

SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN
4 DE ABRIL DE 2005

Número 421. Noveno Año

Fundada el 1 de diciembre de 1996.

 

El Domingo de Tomas y el lunes de la Anunciación

En este Segundo Domingo de Pascua el Evangelio narra el episodio –muy importante y llamativo—de la incredulidad del Apóstol Tomás. En la primera aparición del Domingo de Pascua, Tomas no estaba. Y ahora una semana después y ya con Tomás entre todos los presentes en la casa del Cenáculo pues Jesús ofrece al incrédulo sus manos, sus pies y su costado. La incredulidad de Tomás era manifiesta, pero también su profunda conversión que la traduce en esa maravillosa oración que ha permanecido viva en la Historia de la Iglesia desde entonces: “¡Señor Mío y Dios Mío!”. Y en fin, que termina la Octava de Pascua y que este Segundo Domingo es, asimismo, un eco de la alegría de la Vigilia de Pascua, cuando supimos que el Señor había resucitado. Seguimos alegres porque ha resucitado quien tanto amamos.

El lunes, día 4, se celebra la Solemnidad de la Anunciación del Señor. La fecha habitual de dicha Solemnidad es el 25 de marzo –nueve meses antes de 25 de diciembre, en que Jesús nace en Belén--, pero este año el 25 de marzo ha sido Viernes Santo y por eso se traslada a la primera fecha posible, tras el final de Semana Santa, del Triduo Pascual y la Octava de Pascua. Por ello es nuestra edición doble. Y si bien no es una de las llamadas “fiestas de precepto” habrá que decir que es una Solemnidad importante con una liturgia bellísima que bien merece la pena que celebremos con toda alegría.

 

Los contenidos de este número

Tras la edición –enorme—de Semana Santa y Pascua –que este año se completó con la Solemnidad de San José—esta de hoy nos parece muy breve, aunque sea doble por la Solemnidad de la Anunciación del Señor. Pero, claro, tiene su interés, como todas. El reportaje –del Padre Jesús Martín Ballester—sobre la Anunciación: su historia y su significado. En la sección de Opinión, tanto David Llena, como Fernando Rivera dan ecos de la Semana Santa. El padre Pedrojosé Ynaraja habla de los cantos de un pajarillo que siente feliz por la Resurrección. Interesante. El editor, escribe dos cartas: una dedicada a Jesús Resucitado y otra que narra sus experiencias de Semana Santa en un pueblo de la provincia de Alicante.

La edición doble tiene, pues, moniciones, lecturas, y homilías correspondientes a las Misas del Segundo Domingo de Pascua y a la Solemnidad de la Anunciación. Son cinco homilías en la primera y tres en la segunda, pero de alto interés todas ellas. Julia Merodio sigue con su representación de las partes de la Misa aplicando argumentos de esta Pascua de Resurrección y el Padre Antonio Pavía comenta el Salmo 92. Otros contenidos en pormenor aparecen en el Sumario que ofrecemos a continuación.

SUMARIO

Editorial

1.- ¡ALEGRÍA, ALEGRÍA!

2.- LA FIESTA DE LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR

3.- 1712 ENTRADAS, NUEVO RECORD DE BETANIA

Carta del Editor

1.- ORACIÓN A CRISTO RESUCITADO

Por Ángel Gómez Escorial

2.- 2005: UNA SEMANA SANTA CON BETANIA

Por Ángel Gómez Escorial

OpiniÓn

1.- MEDITACIONES SOBRE LA PASIÓN

Por David Llena

2.- SALMO DE UN PAJARITO AL AMANECER DE PASCUA

Por Pedrojosé Ynaraja

3.- REFLEXIONES EN DÍAS GRANDES

Por Fernando O. Rivera.

El Libro de la Semana

LOS ENCUENTROS DE JESÚS EN EL EVANGELIO

Por Daniel Mancebo

EDICEP, Valencia, España

Reportaje

1.- BIOGRAFÍA DE JUAN PABLO II

Por Jesús Martí Ballester

LA ENCARNACIÓN DEL VERBO

Por Jesús Martí Ballester

Testimonios- Cartas

VARIAS OPINIONES SOBRE LA EDICIÓN ESPECIAL DE BETANIA

Noticias

EL MENSAJE DE PASCUA Y DIVERSAS NOTICIAS DIVERSAS DE ACTUALIDAD


Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario

MONICIONES (Se incluyen lecturas de postcomunión y exhortación de despedida

LECTURAS

La HomilÍa de Betania

1.- UN SACRAMENTO QUE DEBE ILUMINAR NUESTRO ANOCHECER

Por José María Maruri, SJ

2.- "¡SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"

Por José María Martín OSA

3.- NO QUEREMOS QUE LA PASCUA TERMINE

Por Antonio Díaz Tortajada

4.- ¡HA RESUCITADO EL SEÑOR!

Por Javier Leoz

5.- LA ORACIÓN DE TOMÁS

Por Ángel Gómez Escorial

OraciÓn de los fieles

PRIMERA,¡DIOS MÍO Y SEÑOR MIO!

SEGUNDA, RESUCÍTANOS A LA VIDA NUEVA

Plegarias

ANTÍFONA DE ENTRADA, ACTO PENITENCIAL, ORACIÓN COLECTA, ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS. ANTÍFONA DE COMUNIÓN, ANTÍFONA DESPUÉS DE COMUNIÓN

Otros Idiomas

LECTURAS EN ALEMÁN, INGLÉS Y FRANCÉS


SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN

MONICIONES (Se incluyen lecturas de postcomunión y exhortación de despedida

LECTURAS

La HomilÍa de Betania

1.- MARÍA, CAMINO HACIA DIOS

Por Antonio Díaz Tortajada

2.- EN MARIA VENCE EL ¡SI!

Por Javier Leoz

2.- LA LIBERTAD DE LA VIRGEN MARÍA

Por Ángel Gómez Escorial

OraciÓn de los fieles

QUE INTERCEDA POR NOSOTROS LA LLENA DE GRACIA

Plegarias

ANTÍFONA DE ENTRADA, ACTO PENITENCIAL, ORACIÓN COLECTA, ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS. ANTÍFONA DE COMUNIÓN, ANTÍFONA DESPUÉS DE COMUNIÓN

Otros Idiomas

LECTURAS EN ALEMÁN, INGLÉS Y FRANCÉS


La Casa de Betania

PAGINA PARA LOS GRUPOS BETANIA (Se incluyen las lecturas de la Misa del Segundo Domingo de Pascua, junto un breve comentario homilético de Angel Gómez Escorial, las preguntas a cargo del Padre Maruri y la Misión propuestas por el Editor)

Taller de Oración

PASCUA: EUCARISTÍA Y PLEGARIA EUCARÍSTICA

Por Julia Merodio

Orar de y con Jesucristo

SALMO 92. BUEN FRUTO
Por Antonio Pavía. Misionero Comboniano.

 

El Sumario no tiene links y hay que ir a la tabla del menú de la izquierda para ir a esas páginas

 

El Padre Antonio Pavía Escritor del Año Betania 2004

Hace ya unas semanas dábamos la noticia de la elección de nuestro Escritor del Año, correspondiente al 2004. Es el misionero comboniano, Antonio Pavía, colaborador habitual de Betania con su serie de Orar con los Salmos. Antonio Pavía ha publicado media docena de libros, todos ellos reflejados, durante ese 2004, por nuestra sección El Libro de la Semana. En nuestra página “El Escritor Betania” publicamos la biografía de Antonio Pavía y damos en pormenor sus libros. Concluimos esta noticia de la proclamación de Antonio Pavía como Escritor del Año 2004 con la felicitación cordial del Editor y de todos los que colaboramos en Betania para Antonio Pavía.

Señalar, asimismo, que el premio fue establecido en 1998. Y que su primer ganador fue Jesús Martí Ballester, prolífico escritor y gran sacerdote que ha dedicado su vida a poner en lenguaje moderno las grandes obras de los místicos, tales como Santa Teresa de Ávila y San Juan de la Cruz. El trofeo de 1999 fue para el sacerdote, Antonio Díaz Tortajada, periodista, director de medios y de emisoras de Radio, director editorial de EDICEP, magnifico poeta e ilustrador y en la actualidad párroco de Santa María del Mar en Valencia. Carlos González Vallés, jesuita y uno de los autores religiosos más leídos en España, fue nuestro Escritor de 2000. El padre Juan Eduardo Schenk Sanchís –ya fallecido--, fundador de la Editorial EDICEP, fue el galardonado en el 2001

El fundador de la facultad de Teología de la Universidad de Navarra, don Pedro Rodríguez, le correspondió el galardón en 2002, por su monumental obra “Edición Crítica de Camino” Y el benedictino alemán. Anselm Grün, por un tratado de varios libros sobre los sacramentos, fue Escritor del Año 2003. Todos los detalles sobre los Escritores del Año están en el link Escritor Betania que aparece en nuestro menú de la izquierda.

 

 

www.betania.es

Editor: Ángel Gómez Escorial
e-mail: betania@betania.es
Dirección postal: Apartado de Correos 42024
28080 Madrid - ESPAÑA