Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

 

Tercer Domingo de Adviento
12 de diciembre de 2004

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN

**Textos para los trabajos de liturgia


Hemos querido dar un nuevo aspecto –y renovada función—al apartado de los Grupos Betania. Hasta ahora se publicaban una explicación para construir los formularios y luego se adjuntaban unas preguntas –de tres a cinco—con las ideas fuerza para meditar esa semana.

Ahora “vamos a dar hechos” los formularios. Y gracias a los links para imprimir pues ya podrán ser utilizados directamente. Se componen, pues, de las moniciones, las lecturas y un breve comentario litúrgico. Al final, como siempre, las preguntas.

Pero hay un añadido. Vamos a sugerir algunos trabajos de campo para ayudar a los hermanos, en principio referidos al ámbito de Internet. Sería útil que nos fueran comunicando los progresos al respecto.

Los grupos Betania no son otra cosa que unas agrupaciones voluntarias, formadas, en principio, por las personas que forman los equipos de liturgia y que se suelen reunir con alguna antelación para preparar las misas en las que intervienen y también meditar la palabra de Dios. La idea nuestra es ir haciéndolos crecer y, si es posible relacionar.

Para cualquier sugerencia o duda se puede utilizar especialmente el siguiente correo:

betaniamad@yahoo.es


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.

MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Seguimos escuchando la profecía de Isaías, como en los domingos anteriores, en la primera lectura. Nos pide el profeta que nos hagamos fuertes y la está próxima la llegada del Señor que viene en persona a nosotros y que nos resarcirá y salvará.

2.- El Apóstol Santiago dice, en la segunda lectura, que tengamos paciencia hasta la llegada del Señor, como el labrador que espera paciente la cosecha y pide firmeza “porque la venida del Señor está cerca.

S.- De este salmo145 proclamamos hoy sus últimos versos. En ellos se canta la opción de Dios por los pobres, marginados, oprimidos, con los “desprivilegiados”, en definitiva. Es un salmo de gran contenido cristiano. Realzándose esa opción por los menos favorecidos que ya contemplaba el judaísmo, pero había sido olvidado por la clase dirigente de los tiempos de Jesús.

3.- La pregunta que manda hacer Juan Bautista desde la cárcel es inquietante. “Eres tú el que tiene que venir o tenemos que esperar a otro” Así lo refleja el Evangelio de san Mateo que vamos a escuchar. Jesús responde a la duda de Juan con las obras que está realizando entre los pobres, enfermos y marginados. Y nosotros, cuando dudemos, también debemos preguntarle al Señor y pedirnos que nos hable de su gran misericordia para con todos los que le necesitan.


PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 35, 1-6a. 10

El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarón. Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes; decid a los cobardes de corazón:

-- Sed fuertes, no temáis.

Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará. Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará. Volverán los rescatados del Señor, vendrán a Sión con cánticos: en cabeza, alegría perpetua; siguiéndolos, gozo y alegría. Pena y aflicción se alejarán.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

SALMO 145

R.- VEN, SEÑOR, A SALVARNOS.

El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente,
hace justicia a los oprimidos,
da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos. R.-

El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan,
el Señor ama a los justos,
el Señor guarda a los peregrinos. R.-

Sustenta al huérfano y a la viuda
y trastorna el camino de los malvados.
El Señor reina eternamente;
tu Dios, Sión, de edad en edad. R.-


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SANTIAGO 5, 7-10

Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra, mientras recibe la lluvia temprana y tardía. Tened paciencia también vosotros, manteneos firmes, porque la venida del Señor está cerca. No os quejéis, hermanos, unos de otros, para no ser condenados. Mirad que el juez está ya a la puerta. Tomad, hermanos, como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.

Palabra de Dios


ALELUYA Is 61, 1

El Espíritu del Señor está sobre mí; me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 11, 2-11

En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos:

-- ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

Jesús les respondió:

-- Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. ¡Y dichoso el que no se sienta defraudado por mí!

Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan:

-- ¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito: "Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti”. Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

ANUNCIAD LO QUE ESTAIS VIENDO

Por Manuel de Maya

Dios es fiel y siempre cumple su palabra. Las profecías de Isaías se cumplen con creces en las obras salvadoras de Jesús. Las promesas del pasado ahora son realidades: los ciegos ven, los sordos oyen, los leprosos quedan limpios.

Y por encima de todo, la señal del verdadero Mesías: que a los pobres se les anuncia la buena noticia, el evangelio de su liberación.

Este es el domingo de la alegría porque el Señor viene y nos salva, está a la puerta, está muy cerca. Tan cerca que nos estremece el júbilo de su presencia y el gozo de contemplar el cumplimiento de lo anunciado. Jesús no trae palabras huecas y vacías sino obras de salvación.

A nosotros nos toca ahora romper el silencio para anunciar lo que estamos viendo. Más de veinte mil misioneros españoles entregando el alma en todos los rincones del mundo. La silenciosa y fecunda labor de los laicos haciendo del evangelio su identidad en la sociedad secularizada. Las personas sencillas que saben amar y perdonar y viven los valores más humanos con la normalidad de la vida cotidiana. Tantas comunidades cristianas donde los ciegos descubren la luz de la fe, los enfermos reciben consuelo y atención, los sordos escuchan las palabras del amor incondicional de Dios y a los pobres se les regala el corazón hecho caridad con la generosidad y la discreción de una sonrisa. Anunciad lo que estáis viendo

LAS PREGUNTAS DEL EDITOR

1.- Seguimos el camino hacia el Nacimiento de Jesús de Nazaret. Después de este Tercer Domingo de Adviento, sólo, obviamente, nos queda uno. Deberíamos meditar sobre lo que esta resultando este adviento para nosotros. Y como todavía nos queda tiempo, lo ideal sería rectificar.

2.- La imagen que nos da Isaías es de alegría total porque el Señor, nuestro Dios, saldrá a salvarnos. ¿Estamos alegres? ¿Lo somos? ¿O somos unos tristes santos? ¿Pero somos santos? ¿Tenemos la intención de ser santos?

3.- La paciencia que nos recomienda Pablo de Tarso en su Carta de esta semana debería ser una virtud principal para nosotros. ¿Lo es? ¿Y siempre vamos con prisa para, luego, no conseguir nada. ¿Esperamos la llegada de Jesús de Nazaret? Celebraremos pronto su nacimiento hace más de dos mil años. ¿Pero, verdaderamente, tenemos nuestro corazón preparado para verle en su Segunda Venida?

4.- Juan desconfía. Está en la cárcel. Tal vez, como muchos otros esperaba a un Mesías triunfador. Aunque la prisión no le ayuda a ser objetivo. La respuesta que Jesús le envía resume muy bien cual es su “trabajo” salvador. ¿Comprendemos nosotros también a ese Mesías pobre y amigo de los pobres?

LA MISIÓN

Se acerca la Navidad y debemos trabajar, en lo material, para los que nada tienen. Ojalá sepamos comprender los esfuerzos de mucha gente por llevar a los más pobres un poco de comida para que mejor celebren la llegada de Jesús. Es verdad que debemos ser solamente solidarios en Navidad, pero también es cierto que debemos articular nuestra ayuda de manera especial en estos días en que Jesús nos pide que estemos alegres

Nos podéis escribir sobre esto. E, incluso, pedirnos ayuda. Os repetimos el correo:

betaniamad@yahoo.es