ANUNCIAN CELEBRACIONES QUE JUAN PABLO II PRESIDIRÁ HASTA FIN DE AÑO

VATICANO (ACI).- La Santa Sede dio a conocer el calendario de las celebraciones que presidirá Juan Pablo II hasta la finalización del año en curso. La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Santo Padre anunció que el Papa presidirá el próximo martes 28 septiembre, en el altar de la Cátedra de la basílica vaticana, la Misa en sufragio por los difuntos Papas Pablo VI y Juan Pablo I.

En las celebraciones de octubre destaca la Misa de beatificación de los Siervos de Dios Pierre Vigne, Joseph-Marie Cassant, Anna Katharina Emmerick, Maria Ludovica De Angelis y Carlos de Austria. El Santo Padre presidirá esta celebración el domingo 3 en la plaza de San Pedro. Asimismo, Juan Pablo II dará inicio al esperado Año de la Eucaristía con la Santa Misa, adoración y bendición eucarística el domingo 17 por la tarde en la basílica vaticana. La última celebración presidida por el Papa en octubre será el viernes 22 cuando en la basílica de San Pedro celebre la Misa con la que se iniciará el año académico de las Universidades Eclesiásticas.

Más adelante, en noviembre, el Santo Padre presidirá en la misma basílica la tradicional Misa en sufragio por los Cardenales y Obispos difuntos a lo largo del año. Diciembre será el mes con mayor cantidad de celebraciones presididas por Juan Pablo II. El miércoles 8, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, el Papa rendirá en la Plaza de España un homenaje a la Inmaculada en el 150 aniversario de la definición dogmática.

Después de presidir el martes 14 de diciembre la Santa Misa para los universitarios de los ateneos romanos, Juan Pablo II celebrará el viernes 24 la Santa Misa del Gallo en la Solemnidad de la Natividad del Señor. Asimismo, al día siguiente, sábado 25 al mediodía, Juan Pablo II dará la bendición "Urbi et Orbi" en la Plaza San Pedro. Finalmente, la última celebración que presidirá el Pontífice en 2004 será el viernes 31. Se trata de la celebración de las Vísperas y "Te Deum" de acción de gracias por el año transcurrido.


OBISPO DENUNCIA ESTRAGOS DEL ALCOHOLISMO EN CHILE

SANTIAGO (ACI).- El Obispo de Valparaíso, Mons. Gonzalo Duarte, denunció los estragos del alcoholismo y la drogadicción en el país, al tiempo que pidió a la población buscar una solución. Según informó Cáritas Chile, Mons. Duarte señaló en su homilía por Fiestas Patrias que estos vicios son problemas “de la mayor gravedad” y de los cuales “quizás no estamos todos suficientemente conscientes”. El Obispo citó cifras de la Pastoral Nacional de Alcoholismo y Drogadicción de la Conferencia Episcopal, e informó que en Chile el 50 por ciento de los fallecidos en accidentes; el 65 por ciento de los homicidios; el 71,4 por ciento de las violaciones y el 79 por ciento de los robos se producen bajo los efectos del alcohol. Además, cada año nacen en Chile unos dos mil niños con síndrome de alcoholismo o drogadicción fetal.

También señaló que el Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes (CONACE) ha registrado que un 20 por ciento de los mayores de 15 años –es decir 1,8 millones de chilenos- consume alcohol en forma riesgosa; o bien consume drogas proscritas, o fuma más de 15 cigarrillos al día. El Obispo añadió que el 80 por ciento de los enfermos alcohólicos son jefes de hogar; y que por el tabaquismo mueren alrededor de 14 mil chilenos cada año. “La pobreza se puede superar. Pero el alcoholismo y la drogadicción, además de destruir a la persona y su familia -con frecuencia en forma irremediable- es causa de innumerables delitos que van corrompiendo a la sociedad”, señaló. Mons. Duarte insistió en que “estos son datos verdaderamente alarmantes, que sacan a la luz un problema gravísimo y de insospechadas consecuencias”.


ARCHIDIÓCESIS DE TOLEDO PIDE NO CONFUNDIR ACONFESIONALIDAD DEL ESTADO CON LAICISMO

MADRID (ACI).- El Consejo de Pastoral de la Archidiócesis de Toledo expresó este fin de semana su preocupación por la “honda secularización” que se está produciendo en el mundo y que afecta a la misma Iglesia y pidió evitar la confusión entre la legítima aconfesionalidad del Estado y el laicismo. Según informó el Arzobispado de Toledo, el Consejo reunido bajo la presidencia del Primado de la Iglesia en España, Mons. Antonio Cañizares Llovera, expresó su preocupación "sobre la situación que estamos viviendo en el mundo, en Europa, y particularmente, en España".

El Consejo, integrado por los Consejos diocesanos del Presbiterio, de Vida Consagrada y de Laicos y por el Colegio de Arciprestes y los Directores de las distintas Delegaciones y Secretariados de Pastoral, se reunió este fin de semana en Toledo para analizar algunos aspectos del Plan Diocesano de Pastoral a fin de someterlo a la aprobación del Arzobispo antes de su proclamación, prevista para el día 17. El ente diocesano destacó "la extensa y honda secularización de nuestra cultura, que afecta a la misma comunidad eclesial, también sacudida por una secularización interna que la debilita de manera importante", y "el laicismo imperante y que se trata de imponer en nuestra sociedad, confundiéndolo con la legítima aconfesionalidad del Estado".

Según el Consejo "el olvido y marginación de Dios, subyacente al laicismo y a la secularización, como el mal más profundo de nuestra sociedad, así como la quiebra de humanidad, de una verdadera antropología y de la moralidad que le acompañan".El Consejo Diocesano de Pastoral subrayó su "entera adhesión con la enseñanza, tan hondamente humanizadora, del Papa, de la Conferencia Episcopal y de su Arzobispo, en las materias de la vida, del matrimonio y de la familia, de su verdadera naturaleza y de su indisolubilidad, de otras derechos humanos, como el de la libertad religiosa y de enseñanza, el de recibir la educación religiosa y moral conforme a las propias convicciones, y el derecho al trabajo digno".