Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

Domingo XVII del Tiempo Ordinario
28 de julio de 2019

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


Lo más sublime del Padrenuestro que Cristo nos ha enseñado es el magnífico empleo de la razón de ser de una comunidad que reza toda junta a su Padre que está en los cielos. No es una oración de individualidades, ni individualista. Es una oración de un pueblo unido que se dirige confiado al Padre de Todos.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Se nos muestra en la primera lectura, del Libro del Génesis, un relato entrañable: cuando Abrahán, de manera insistente, negocia con Dios la salvación de Sodoma y Gomorra. Y esa negociación se lleva acabo en proximidad total, en diálogo de amistad. Abrahán fue un gran amigo de Dios.

S.- El Salmo 137 recuerda el acto de agradecimiento de David a Dios por haberle dado el Trono de Israel y por la promesa de estabilidad para su dinastía. A nosotros nos sirve este salmo como acción de gracias por los bienes recibidos y en espera que Dios nos proteja siempre.

2.- En la Carta a los Colosenses, la segunda lectura de hoy, Pablo señala que el misterio pascual de Cristo está presente en el bautismo y su poder regenerador alcanza a todos por la fe. Nos dice, además, que Dios nos dio la vida en Cristo, perdonándonos todos los pecados.

3.- Sabemos por la Sagrada Escritura que Jesús rezaba constantemente y que iba a un lugar despoblado a rezar al Padre. Hoy, el Evangelio de Lucas nos muestra como es Él quien nos enseña a orar. Enseña a sus apóstoles –y a nosotros-- el Padrenuestro, que es una plegaria fundamental y modélica. Pero además nos revela la constante disposición del Padre a escuchar a sus hijos.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL GÉNESIS 18, 20-32

En aquellos días, el Señor dijo:

«El clamor contra Sodoma y Gomorra es fuerte, y su pecado es grave; voy a bajar, a ver si realmente sus acciones responden a la queja llegada a mí; y si no, lo sabré».

Los hombres se volvieron de allí y se dirigieron a Sodoma, mientras Abrahán seguía en pie ante el Señor.

Abrahán se acercó y dijo:

«¿Es que vas a destruir al inocente con el culpable? Si hay cincuenta inocentes en la ciudad, ¿los destruirás y no perdonarás el lugar por los cincuenta inocentes que hay en él? ¡Lejos de ti tal cosa!, matar al inocente con el culpable, de modo que la suerte del inocente sea como la del culpable; ¡lejos de ti! El juez de todo el mundo, ¿no hará justicia?».

El Señor contestó:

«Si encuentro en la ciudad de Sodoma cincuenta inocentes, perdonaré a toda la ciudad en atención a ellos».

Abrahán respondió:

«Me he atrevido a hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza. Y si faltan cinco para el número de cincuenta inocentes, ¿destruirás, por cinco, toda la ciudad?».

Respondió el Señor:

«No la destruiré, si es que encuentro allí cuarenta y cinco».

Abrahán insistió:

«Quizá no se encuentren más que cuarenta».

El dijo:

«En atención a los cuarenta, no lo haré».

Abrahán siguió hablando:

«Que no se enfade mi Señor si sigo hablando. ¿Y si se encuentran treinta?».

Él contestó:

«No lo haré, si encuentro allí treinta».

Insistió Abrahán:

«Ya que me he atrevido a hablar a mi Señor. ¿Y si se encuentran allí veinte?».

Respondió el Señor:

«En atención a los veinte, no la destruiré».

Abrahán continuó:

«Que no se enfade mi Señor si hablo una vez más. ¿Y si se encuentran diez?»

Contestó el Señor:

«En atención a los diez, no la destruiré».

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 137, 1-2a. 2bc-3. 6-7ab. 7c-8

R. CUANDO TE INVOQUÉ, ME ESCUCHASTE, SEÑOR.

 

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;

porque escuchaste las palabras de mi boca;

delante de los ángeles tañeré para ti,

me postraré hacia tu santuario. R.

 

Daré gracias a tu nombre:

por tu misericordia y tu lealtad,

porque tu promesa supera tu fama

Cuando te invoqué, me escuchaste,

acreciste el valor en mi alma. R.

 

El Señor es sublime, se fija en el humilde,

y de lejos conoce al soberbio.

Cuando camino entre peligros, me conservas la vida;

extiendes tu mano contra la ira de mi enemigo. R.

 

Tu derecha me salva.

El Señor completará sus favores conmigo:

Señor, tu misericordia es eterna,

no abandones la obra de tus manos. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS COLOSENSES 2, 12-14

Hermanos:

Por el bautismo fuisteis sepultados con Cristo, y habéis resucitado con él, por la fe en la fuerza de Dios que lo resucitó de los muertos.

Y a vosotros, que estabais muertos por vuestros pecados y la incircuncisión de vuestra carne, os vivificó con él.

Canceló la nota de cargo que nos condenaba con sus cláusulas contrarias a nosotros; la quitó de en medio, clavándolo en la cruz.

Palabra de Dios


ALELUYA Rom 8, 15bc

Habéis recibido un Espíritu de hijos de adopción, en el que clamamos: «¡”Abba”, Padre!».


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 11, 1-13

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo:

«Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos»

Él les dijo:

«Cuando oréis decid: "Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en la tentación"».

Y les dijo:

«Suponed que alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche y le dice:

"Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle"; y, desde dentro, aquel le responde:

"No me molestes; la puerta ya está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos"; os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por su importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.

Pues yo os digo a vosotros: pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abre.

¿Qué padre entre vosotros, si su hijo le pide un pez, le dará una serpiente en lugar del pez? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?

Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que le piden?».

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

DIOS NOS HA DADO VIDA EN CRISTO

Por David Llena

Buen momento, este de descanso, en el que la Liturgia nos interroga sobre la marcha de nuestra oración. La primera del libro del Génesis nos muestra la importancia de persistir en la oración. El salmo nos enseña la inmediatez del fruto cuando se hace con humildad y el evangelio nos trascribe las palabras de Jesús que recoge el Padre Nuestro. Incluso la segunda lectura de San Pablo nos da la razón por la que este camino, el de la oración, es seguro e infalible: Dios nos ha dado vida en Cristo por medio de la Cruz y esa vida nueva, espiritual es la que nos permite entablar el diálogo con el Padre mediante la oración.


PADRE NUESTRO, DANÓSLE HOY

Cristo enseña a los apóstoles a rezar. En esa corriente del Padrenuestro, insertamos nuestras peticiones al Padre diciendo:

R.- PADRE NUESTRO, DANÓSLE HOY.

1. – Para que la Iglesia goce de buenos sacerdotes, testigos fieles de Cristo resucitado siendo pastores solícitos del rebaño encomendado.

OREMOS

2. – Para que las naciones gocen de buenos dirigentes, preocupados en todo momento de hacer un reparto justo de los bienes.

OREMOS

3. – Por todos los enfermos, para que gocen del pan del consuelo y de la compañía de Cristo en los momentos de más necesidad.

OREMOS

4. – Por todos los hombres de la tierra, para que nazca en sus corazones sentimientos de perdón hacia su prójimo y tiendan lazos de sinceridad donde ahora hay desconfianza.

OREMOS

5. –Por los matrimonios cristianos, para que hagan de sus hogares verdaderos reinos de Dios donde el amor sea la guía eterna que dirija sus decisiones.

OREMOS

6 – Por todos nosotros, para que, haciendo la voluntad de Dios, seamos librados de las tentaciones de este mundo para gozar siempre de la cercanía de Cristo.

OREMOS

Padre Nuestro, que estas en los cielos, concede a tu pueblo estas plegarias que confiado eleva por medio de Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos han sugerido lo siguiente:

1.- La pregunta es seria y muy grave: ¿utilizamos nuestro servicio en la parroquia o en el Grupo para medrar, para tener más?

2.- ¿Estamos pidiendo constantemente al Señor Jesús que arregle nuestros problemas económicos con los demás, pero, sobre todo, a nuestro favor?

3.- ¿Somos capaces de ir por la vida sin alforja, sin talega, sin dinero, incluso sin sandalias, porque hemos dado nuestros zapatos a un hermano necesitado?

4.- La primera lectura de hoy es importante para meditar. ¿No nos damos cuenta de que la mayoría de nuestros pensamientos sobre riquezas u honores son simplemente pensamientos vanos e imposibles; es decir, pura vanidad?

5.- San Pablo nos cuenta en su Carta a los Colosenses como el Bautismo es el principio de una vida nueva y mejor. Es verdad que hace mucho tiempo que nosotros fuimos bautizados, pero, ¿tenemos en cuenta nuestro bautismo? ¿Sabemos que nos hizo, por la gracia del Espíritu Santo, Hijos de Dios y seguidores de Cristo? ¿Pensamos en ello?


LA MISIÓN

Lo hemos repetido muchas veces: el hambre y la necesidad no toman vacaciones. Las dificultades de nuestros hermanos más desfavorecidos no cesan. Hemos de trabajar por ellos y para ellos, en todo tiempo.