Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

XV Domingo del Tiempo Ordinario
14 de julio de 2019

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


La parábola del Buen Samaritano, que nos ofrece el Evangelio de hoy, es motivo de reflexión importante y notable. En ella, personas de mucha significación e importancia en el pueblo judío, servidores públicos, pasan de largo para no atender a un hombre que los ladrones han dejado semimuerto. Y será un samaritano, un hereje, quien dé una lección a los poderosos. Es bueno que reflexionemos respecto a nuestro proceder con las personas que sufren en este mundo en el que vivimos y comprender para evitarlo, si la política, la raza, la religión, la acepción de personas cambian nuestros impulsos humanitarios, propios de cristianos.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Dios ha escrito en nuestro corazón las obligaciones con Él. Lo expresa Moisés en nuestra primera lectura que es del Libro del Deuteronomio. Y esos preceptos del Antiguo Testamento siguen vivos en nosotros porque es obvio que Cristo no vino a eliminar la Ley de Moisés. Pero si a mejorarla, a engrandecerla.

S.- El salmo 68 es uno de los más extensos del Salterio. Nosotros, hoy, en nuestra Eucaristía, utilizamos unos cuantos versos de la mitad y del final. Es un salmo de oración personal ante el infortunio y la burla de los enemigos. Los expertos dicen que, aunque figura como salmo de David, no lo es, ya que contiene alusiones a la etapa del destierro. Para nosotros también debe convertirse en plegaria personal a Dios en los malos momentos que, sin duda, todos pasamos.

2.- Empezamos este domingo a leer la Carta a los Colosenses. Pablo inicia la misma con unas bellísimas palabras que forman un himno litúrgico que la Iglesia usa desde hace casi dos mil años. La carta a los Colosenses es una de las epístolas de San Pablo escritas en la cautividad de Roma y su contenido completo nos muestra la primacía absoluta de Cristo en el Universo y en la Iglesia

3.- El Evangelio de San Lucas narra la parábola del Señor sobre el Buen Samaritano. En ella se expresa la oposición de Jesús a la dureza de la religión oficial de entonces. Deberíamos reflexionar hoy en nuestras actitudes respecto al prójimo. No va a ser que Jesús tenga que decirnos, un día, lo mismo a nosotros.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL DEUTERONOMIO 30, 10-14

Moisés habló al pueblo, diciendo:

«Escucha la voz del Señor, tu Dios, observando sus preceptos y mandatos, lo que está escrito en el libro de esta ley, y vuelve al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma.

Porque este precepto que yo te mando hoy no excede tus fuerzas, ni es inalcanzable. No está en el cielo, para poder decir: "¿Quién de nosotros subirá al cielo y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos? ". Ni está más allá del mar, para poder decir: "¿Quién de nosotros cruzará el mar y nos lo traerá y nos lo proclamará, para que lo cumplamos?".

El mandamiento está muy cerca de ti: en tu corazón y en tu boca, para que lo cumplas».

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 68, 14 y 17. 30-31. 33-34. 36ab y 37

R. HUMILDES, BUSCAD AL SEÑOR, Y REVIVIRÁ VUESTRO CORAZÓN

 

Mi oración se dirige a ti,

Señor, el día de tu favor;

que me escuche tu gran bondad,

que tu fidelidad me ayude.

Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia;

por tu gran compasión, vuélvete hacia mí. R.

 

Yo soy un pobre malherido;

Dios mío, tu salvación me levante.

Alabaré el nombre de Dios con cantos,

proclamaré su grandeza con acción de gracias. R.

 

Miradlo, los humildes, y alegraos,

buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.

Que el Señor escucha a sus pobres,

no desprecia a sus cautivos. R.

 

Dios salvará a Sión,

reconstruirá las ciudades de Judá.

La estirpe de sus siervos la heredará,

los que aman su nombre vivirán en ella. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS COLOSENSES 1, 15-20

Cristo Jesús es imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura; porque en él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades; todo fue creado por él y para él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él.

Él es también la cabeza del cuerpo: de la Iglesia.

Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo.

Porque en él quiso Dios que residiera toda la plenitud.

Y por él y para él quiso reconciliar todas las cosas del cielo y las de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz.

Palabra de Dios


ALELUYA Cf. Jn 6, 63c. 68c.

Tus palabras, Señor, son espíritu y vida; tú tienes palabras de vida eterna.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 10, 25-37

En aquel tiempo, se levantó un maestro de la Ley y preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:

«Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?».

Él le dijo:

«¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?».

Él respondió:

«”Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza” y con todo tu mente. Y “a tu prójimo como a ti mismo”».

Él dijo:

«Has respondido correctamente. Haz esto y tendrás la vida». Pero el maestro de la ley, queriendo justificarse, dijo a Jesús:

«¿Y quién es mi prójimo?».

Respondió Jesús diciendo:

«Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje llegó a donde estaba él y, al verlo, se compadeció, y acercándose, les vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: “Cuida de él, lo que gastes de más yo te lo pagaré cuando vuelva”.

¿Cuál de estos tres te parece que ha sido prójimo del que cayó en manos de los bandidos?».

Él dijo:

«El que practicó la misericordia con él».

Jesús le dijo:

«Anda y haz tú lo mismo».

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

TODA LA MISERICORDIA POSIBLE

Por David Llena

“El precepto que yo te mando no excede a tus fuerzas” hemos escuchado en la primera lectura, y los dos preceptos principales de un cristiano es amar a Dios y al prójimo. En el Evangelio, Cristo nos muestra con toda la misericordia posible, quien es nuestro prójimo y, sobre todo, como actuar con él. Además, Cristo no repara en gastos, de tiempo, de palabra, de consejo, para que esa alma herida llegue a restablecerse. Perder la vida, casi siempre, es atender al hermano que lo necesita. Tengámoslo en cuenta.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

DANOS, SEÑOR, ENTRAÑAS DE MISERICORDIA

Cristo nos muestra con la parábola de Buen Samaritano, cómo hemos de atender al prójimo. Ahora pidamos al Padre que nos dé entrañas de misericordia para vivir preocupados por los demás:

R.- DANOS, SEÑOR, ENTRAÑAS DE MISERICORDIA

1. – Por el Papa Francisco, apóstol de la Misericordia, para todo el mundo acoja su mensaje evangélico y el Padre lo guarde de los ataques del Enemigo.

OREMOS

2. – Por todos los que están al frente de las naciones, para que el Señor los llene de Misericordia a la hora de tomar sus decisiones, atendiendo siempre a los más necesitados.

OREMOS

3. – Por todos los enfermos y necesitados para que el Señor los ponga en el camino de ese buen samaritano, capaz de ver y atenderlos con misericordia y generosidad.

OREMOS

4. – Por todos los posaderos, hosteleros y gente que se dedica a la labor de atender las necesidades primarias del prójimo, para que sepan actuar desde la generosidad y el servicio a los demás.

OREMOS

5. –Por las familias cristianas, para que estos días de verano sirvan para unirse más entre ellos a través del amor a los demás.

OREMOS

6 – Por todos nosotros, llamados por Cristo a ser posaderos acogedores del prójimo necesitado, para que no rehuyamos esta petición del Señor y tratemos de hacerlo lo mejor posible.

OREMOS

Padre misericordioso, que nos llamas en tu Hijo a ser fieles a ese Amor que recibimos de Ti, ayúdanos a perseverar en la práctica de la misericordia.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- La ayuda al prójimo es fundamental para un cristiano. Por eso deberíamos meditar muy especialmente la parábola del buen samaritano. Y ante lo que Jesús nos cuenta tenemos que reflexionar si no seremos nosotros, estando cercanos a la “religión establecida” como el sacerdote y el levita del relato, los que habitualmente pasamos de largo ante las necesidades de los hermanos más necesitados.

2.- ¿Ayudamos, verdaderamente, a nuestros hermanos? ¿Visitamos a los enfermos? ¿Ayudamos a los más marginados y, sobre todo, a aquellos que están mal que no son agradables a la vista? ¿Somos como el Samaritano de la parábola?

3.- Nuestra participación en los Grupos de Liturgia de nuestra parroquia o de nuestro movimiento puede satisfacer nuestros deseos de colaboración con la Iglesia de Cristo olvidando lo fundamental que es la ayuda a los hermanos. El rito no puede ser más importante que la buena obra ¿Estamos así? ¿Tenemos nuestro corazón anestesiado por un poco de trabajo en torno al altar? ¿Y lo demás? ¿Y lo que Jesús de Nazaret nos pide todos los días?

4.- Jesús quiere llevar a sus discípulos a descansar. No es una invitación al ocio total. Es un deseo del Maestro para que la tranquilidad y serenidad se hagan presentes en nuestra vida. ¿Hemos reflexionado alguna vez lo que sería pasar unos días de descanso en compañía de Jesús?

5.- También es muy recomendable que leamos con atención el fragmento de la Carta a los Colosenses que figura en las lecturas de este domingo. Es un himno muy usado por la Iglesia. Pero, ¿verdaderamente creemos lo que se dice sobre el Señor? ¿Comprendemos con exactitud quien es nuestro Maestro? Merece la pena, pues, dedicar asimismo unos minutos a reflexionar con ese texto.


LA MISIÓN

El hambre y la necesidad no descansan en verano. Sigue habiendo muchas necesidades entre los hermanos desfavorecidos, tanto en nuestros lugares de origen, como en aquellas donde acudimos de vacaciones. Hemos de dar nuestra ayuda donde nos la pidan. Son tiempos malos.