1.- SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DE ABUSOS

Es evidente que el tema de los abusos a menores por parte de clérigos es muy doloroso. La primera definición es que alguien que está investido como ministro en el servicio del amor que preconiza Jesús, el Salvador, no puede traicionar su principal cometido de educador y confesor. Pero a eso se llega y hay muchas víctimas de ese abuso de poder y desamor. Por ello es muy necesario paliar el mal hecho y ayudar a las victimas a que sean felices de una vez.

LA PEDERASTIA

La pederastia está ampliamente localizada en todas las actividades humanas en las que se trabaja con menores. La incidencia más habitual es la de los educadores entre las que, por supuesto, se encuentran los clérigos. Y hay algo terrible que han observado algunos expertos y es que la determinación de elegir un trabajo o profesión estaría impulsada por parte de los pederastas del contacto cercano con niñas o niños antes que los relativo a una vocación religiosa o profesional. Es decir poder acudir con facilidad a donde encuentran la posibilidad de ejercitar sus malhadados deseos.

El deseo sexual dirigido a personas sexualmente inmaduras es, sin duda, también una anomalía y muy grave. La ley marcaría el límite de los 18 años. Pero es obvio que superando dicho límite legal también hay algún tipo de homilía cuando, por ejemplo, un cincuentón busca sexo con gente muy joven. Los procedimientos son siempre de fuerte presión; regalos, engaños, promesas de trabajo, etc. Ahí tenemos también víctimas y muchas…

OTROS ABUSOS

El título del presente editorial nos marca un ámbito más extenso al de las víctimas de abusos sexuales, aunque estas resulten las más dolorosas en, sobre todo, el ámbito eclesial. El abuso de poder y el engaño a débiles o personas no suficientemente formadas está también presentes en comportamientos nefastos y aprovechados. Hay profesores que abusan del trabajo gratuito de sus estudiantes para su provecho. O profesionales de cualquier actividad que utilizan a becarios y aprendices de manera inhumana y poco digna. En fin, ningún cristiano debe tornarse en abusador de menores e inocentes, de niños y mujeres, de pobres y necesitados.

 

2.- COMPROMISO RADICAL POR LA PAZ

Este Domingo Séptimo del Tiempo Ordinario nos ofrece un Evangelio muy sorprendente. Es la invitación de Jesús a amar a los enemigos, a no devolver el mal recibido, a poner la otra mejilla para recibir el segundo bofetón. Cristo iba ser consecuente con ello hasta el final, porque el sacrificio de la Cruz no es otra cosa una acción pacífica y de perdón. En el fondo del relato del Evangelio de San Lucas ya se marca el conflicto, el enfrentamiento, con el judaísmo oficial. Jesús se opone a la ley del talión: ojo por ojo y diente por diente. El pacifismo de ofrecer la otra mejilla era, sin duda, un desafío a aquella sociedad. Y lo es todavía. Es obvio que la legítima defensa es un eximente completo a la hora de juzgar un delito y puede que sea lógico.

DEJARSE MATAR

No debe ser fácil dejarse matar. Sin embargo, Jesús iba morir en la Cruz sin ejercer ninguna de sus capacidades para defenderse y no hizo falta –como dijo a Poncio Pilato— que "vinieran sus legiones a defenderle". Sin ello, su inteligencia probada y su sagacidad a la hora de tratar con sus adversarios, le habría servido para evitar esa condena. Pero no se trataba de eso. Era necesario el uso completo y sobrehumano de la paz para que se produjera la Redención.

El compromiso por la paz debe ser radical. Habría que pensar incluso en la renuncia a la legítima defensa. Esto es muy difícil, incluso su misma formulación y su simple lectura son muy incomodas. Y, sin embargo, ello está perfectamente claro en el mensaje de Cristo. No vamos a conseguir en, solamente, un día esa conversión a la paz y al pacifismo, pero si meditamos en ello nos iremos impregnando de dicho anhelo. No se trata además de buscar un pacifismo teórico o simplemente buscar una moción antibélica. Es necesario ser pacíficos con nosotros mismos y con nuestros semejantes. Es básico rebajar nuestra tensión agresiva y nuestro rencor hacia los demás. Incluso hacia aquellos que nos hacen tanto daño.

AMAR A LOS ENEMIGOS

La jungla laboral suele producir muchas enemistades. Algunos enemigos serán reales y el daño cometido por ellos será, asimismo, fehaciente. Y es a ellos a quienes hay que amar, o, por lo menos, devolverles paz en respuesta a su violencia. Repetimos: no es fácil. Pero si nuestro corazón busca la paz y el seguimiento de Cristo, llegará un momento en que nos sea más fácil. Al principio sentiremos una paz teórica, pero según ahonda esa calma y ese amor en nuestro corazón, las actitudes de amor y de paz tomaran forma. Cuando hablamos de pacifismo es obvio que aquí sabemos lo que decimos y utilizamos su valor más generalmente admitido en estos tiempos. El pacifismo es amar la paz y ser muy activos en evitar el enfrentamiento, la guerra.

 

3.- NECESITAMOS APOYO ECONÓMICO…Y MUCHAS ORACIONES

No hemos forzando demasiado la invocación a la generosidad de nuestros lectores, tras los problemas suscitados hace meses. Pero, realmente, la situación económica de Betania sigue siendo muy difícil y no se descarta su desaparición. Con las aportaciones de tiempo atrás –y estamos profundamente agradecidos— pudimos seguir adelante. Pero ahora nuevamente tenemos problemas. Hay que atender a nuevos gastos, algunos los mismos que se resolvieron en aquellos días.

No hay nadie –salvo los lectores y algunos anuncios— que faciliten recursos económicos a nuestra web. La aportación económica del propio Editor es ya imposible y, probablemente, deje de trabajar en Betania pronto. No somos capaces de llevar a cabo un equipo técnico que sustituyera al trabajo del Editor. Y aunque hay planes para modificar este aspecto, también en la transición necesitamos ayuda. Y lo que pedimos con el corazón son oraciones por la continuidad de Betania. El Espíritu ha estado siempre de nuestra parte y creemos que así seguirá. Pero hay que pedírselo… Necesitamos también muchas oraciones.


Quienes somos

Betania fue fundada por el periodista laico, Ángel Gómez Escorial, el 1 de diciembre de 1996, como consecuencia de una transformación personal y religiosa. Ha estado siempre publicada a expensas de la empresa periodística Prensa Escorial –también fundada por Gómez Escorial-- sin ninguna otra pertenencia a movimiento alguno o jerarquía de la Iglesia católica. Pero como ha expresado muchas veces Gómez Escorial, su Editor, “Betania quiere ser siempre una hija fiel de la Iglesia Católica”. Entre sus colaboradores hay sacerdotes y laicos, pero son mayoría los sacerdotes, aunque pertenecen a diferentes carismas. Así hay dos agustinos, un miembro del Opus Dei y el resto diocesanos. Los colaboradores laicos son padres y madres de familia y de diferentes profesiones.

Prensa Escorial edita, entre otras cosas, una revista quincenal impresa, especializada en finanzas y banca, BANCA 15, que tiene también una web de periodicidad diaria, www.banca15.com. Nuestras coordenadas son

Betania, Prensa Escorial, SL.

Avenida del Cardenal Herrera Oria, 165, 6º-C, 28034 Madrid, España