Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

VI Domingo de Pascua
26 de mayo de 2019

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Avanza con nosotros este tiempo alegre de la Pascua. Decir que tras el presente Sexto Domingo de Pascua nos quedan dos grandes fiestas como lo son la Ascensión del Señor y Pentecostés. Pero según van transcurriendo las fechas deberíamos aprovechar los mensajes de amor, paz y alegría que nos trae el tiempo pascual. El Señor Jesús, tras resucitar, se quedó una temporada con sus discípulos para enseñarles el camino y hacerlo desde esa dimensión de Hombre-Dios que ellos, los apóstoles, no habían sabido ver antes. En fin, que siempre nuestras vidas se llenen de alegría, paz y amor gracias al mensaje pascual del Maestro y Pastor. Utilicemos la potente intercesión de la Virgen María como ayuda inestimable para conseguir lo que deseamos, sobre todo en la sanación de los enfermos en esta bendita Pascua de los Enfermos que hoy celebramos


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


1.- La primera lectura del Libro de los Hechos de los Apóstoles, nos alerta de las veces que cargamos a otros fardos que nosotros no somos capaces de soportar. Y eso es lo que ocurría entre los primeros fieles cristianos convertidos por Pablo y Bernabé. La discusión sobre el mantenimiento –o no— de la ley judía produjo el primer concilio de la historia: el Concilio de Jerusalén, invocando al Espíritu se evitasen cargas doctrinales innecesarias.

S.- El salmo 66 estaba destinado a cantarlo en las procesiones solemnes del pueblo judío. Refleja el deseo ardiente del salmista de que todos los pueblos alaben al Señor. Todo el santo es un canto de gran alegría y esperanza para siempre. Para nosotros puede –y debe— ser lo mismo: expresar el gozo por el que todos los hombres y mujeres de la Tierra vivan en continua alabanza para el Señor.

2.- La segunda lectura, del Libro del Apocalipsis, nos habla del luminoso y feliz mundo de la Jerusalén del cielo. Su descripción es muy bella y llena de esperanza, porque su luz es Dios y su lámpara el Cordero. Narra la realidad de ese día en el que, por fin, nos encontraremos ante el rostro de Dios.

3.- En el Evangelio de San Juan, Jesús próximo a terminar su primer periplo en la Tierra, nos promete el Espíritu Santo, el Paráclito, que nos lo enseña todo y vela por la Iglesia y por sus hijos. Pero lo más grande que nos dice es que si le amamos, Él y el Padre, vendrán a nosotros y se quedarán para siempre.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 15, 1-2. 22-29

En aquellos días, unos que bajaron de Judea se pusieron a enseñar a los hermanos que, si no se circuncidaban conforme a la tradición de Moisés, no podían salvarse. Esto provocó un altercado y una violenta discusión con Pablo y Bernabé; y se decidió que Pablo, Bernabé y algunos más de entre ellos subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre esta controversia.

Entonces los apóstoles y los presbíteros con toda la Iglesia acordaron elegir a algunos de ellos para mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé. Eligieron a Judas llamado Barsabás y a Silas, miembros eminentes entre los hermanos, y enviaron por medio de ellos esta carta:

«Los apóstoles y los presbíteros hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia provenientes de la gentilidad.

Habiéndonos enterado de que algunos de aquí, sin encargo nuestro, os han alborotado con sus palabras, desconcertado vuestros ánimos, hemos decidido, por unanimidad, elegir a algunos y enviároslos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, hombres que han entregado su vida al nombre de nuestro Señor Jesucristo. Os mandamos, pues, a Silas y a Judas, que os referirán de palabra lo que sigue: Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponeros más cargas que las indispensables: que os abstengáis de carne sacrificada a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de uniones ilegítimas. Haréis bien en apartaros de todo esto. Saludos».

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 66, 2-3. 5. 6 y 8

R. OH DIOS, QUE TE ALABEN LOS PUEBLOS, QUE TODOS LOS PUEBLOS TE ALABEN.

 

El Señor tenga piedad y nos bendiga,

ilumine su rostro sobre nosotros;

conozca la tierra tus caminos,

todos los pueblos tu salvación. R.

 

Que canten de alegría las naciones,

porque riges el mundo con justicia,

y gobiernas las naciones de la tierra. R.

 

Oh Dios, que te alaben los pueblos,

que todos los pueblos te alaben.

Que Dios nos bendiga; que le teman

hasta los confines de la tierra. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS 21, 10-14. 21-23

El ángel me llevó en espíritu a un monte grande y elevado, y me mostró la ciudad santa de Jerusalén que descendía del cielo, de parte de Dios, y tenía la gloria de Dios; su resplandor era semejante a una piedra muy preciosa, como piedra de jaspe cristalino.

Tenía una muralla grande y elevada, tenía doce puertas y sobre las puertas doce ángeles y nombres grabados que son las tribus de Israel.

A oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, al poniente tres puertas, y la muralla de la ciudad tenía doce cimientos y sobre ellos los nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Y en ella no vi santuario, pues el Señor, Dios todopoderoso, es su santuario y también el Cordero.

Y la ciudad no necesita del sol ni de la luna que la alumbre, pues la gloria del Señor la ilumina, y su lámpara es el Cordero.

Palabra de Dios


ALELUYA Cf. Jn 14, 23

El que me ama guardará mi palabra - dice el Señor -, y mi Padre lo amará, y vendremos a él.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 14, 23-29

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él.

El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.

Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.

La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado." Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es mayor que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis».

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

EL SOPLO DEL ESPÍRITU

Por David Llena

Con aroma de despedida, el próximo domingo celebramos la Ascensión, nos da Jesucristo unas últimas indicaciones: “Mi paz os doy”. “Guardad mi palabra”, “os enviaré al paráclito”. Y esas palabras nos animan en los momentos más complicados. Cristo siempre estará con nosotros, no dejemos de atender su palabra, vivir en su paz y dejarnos guiar por el soplo del Espíritu. 


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, HAZNOS GUARDAR TU PALABRA

Hoy nos anima Cristo a guardar su Palabra y dejarnos guiar por ella. Dejando que el Espíritu nos ayude a esta intención, repetimos:

R.- SEÑOR, HAZNOS GUARDAR TU PALABRA.

1. – Por la Iglesia, guarde la palabra de Dios y la lleve al mundo entero.

OREMOS

2. – Por los pueblos del mundo para que, escuchen y acojan la Palabra de Dios y así Cristo habite en ellos.

OREMOS

3. – Por todos lo que sufren a causa del odio ajeno, para que sean consolados y acabe el acoso.

OREMOS

4. – Por todos los enfermos y sus cuidadores, para que el Señor esté cercano y su Palabra los anime y consuele en la adversidad.

OREMOS

5. – Por los matrimonios que pasan necesidad para que escuchen la Palabra de verdad y sigan la luz del Espíritu.

OREMOS

6. – Por todos los que nos acercamos a la comunión con Cristo para que ese pan compartido nos haga cada vez más hermanos.

OREMOS

Padre, concede a tu pueblo aquello que necesita para perseverar en su camino. T

e lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos han sugerido lo siguiente:

1.- El mensaje de amor que nos entrega Jesús en el evangelio de Juan es total. Hemos de meditar si vivimos, al menos aproximadamente, dentro de un clima de amor y de paz. Es fundamental para nuestra vida de cristianos. Sin rodeos: ¿amamos a los hermanos o, simplemente, los soportamos?

2.- ¿Nos queremos a nosotros mismos? Jesús nos dice que amemos al prójimo como a nosotros mismos, pero, realmente, ¿nos amamos a nosotros mismos? ¿No estamos destruyendo nuestra vida con abusos de todo tipo?

3.- Tengamos un especial recuerdo para nuestros familiares y amigos enfermos. Y ayudémoslos –si es preciso— para que se acerquen al Sacramento de la Unción en esta Pascua del Enfermo

4.- ¿Somos eficaces e nuestro entorno con los momentos de crisis que vivimos? Nuestras Cáritas parroquiales están desbordadas por las peticiones de ayuda. ¿Somos coherentes que con ello? ¿Ayudamos a nuestros hermanos incluso por encima de la entrega de lo que nos sobra?

5.- ¿Repartimos lo que tenemos? ¿Hemos aprendido a vivir con menos para que otros tengan algo?

6.- También hace falta consuelo y palabras de ánimo. La gente esta mal e insegura. ¿Lo hacemos? ¿Además de nuestra ayuda económica nos esforzamos por llevar afecto, sonrisas, amor en definitiva?


LA MISIÓN

Ayudemos a nuestros hermanos, con el alma y todo nuestro ser. Las dificultades de ellos son innumerables y la pobreza viven a nuestro alrededor, nada lejos. Y pidamos por todos los que trabajan en Cáritas que están haciendo una labor de gigantes. Hoy pedimos muy especialmente por nuestros enfermos en esta Jornada de la Pascua del Enfermo.