Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario
15 de septiembre de 2019

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


Tres parábolas importantes, angulares, nos narra hoy Jesús de Nazaret, según el texto de San Lucas. ¿La más atractiva?: La parábola del hijo pródigo que se sitúa perfectamente en la figura de Dios Padre que, Jesús, el Señor, nos ha enseñado. Jesús de Nazaret quiso mostrar al pueblo la auténtica imagen de Dios que fariseos y saduceos habían falseado. Sin embargo, son muchos los cristianos que se han hecho una imagen falsa del Padre, prefiriendo, como los antiguos judíos, un Dios implacable, justiciero y lejano. Pero además sabemos de un hombre que abandona el rebaño con 99 ovejas para ir a salvar a la descarriada y como, asimismo, una mujer se afana en limpiar su casa para encontrar la moneda pérdida. Los tres ejemplos son la vuelta de un pecador a la Casa del Padre y la alegría de éste por tener al fugitivo ya junto al Señor.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


1.- En la primera lectura, del Libro de Éxodo, nos muestra la conversación entre Dios y Moisés sobre las infidelidades del pueblo judío. El resultado final de tal conversación es el perdón de Dios y el ofrecimiento de una nueva oportunidad para seguir siendo el pueblo elegido.

S.- El salmo 50 –el Miserere— ha sido utilizado, tanto por el pueblo de Israel, como durante muchos años por los cristianos como himno penitencial. Pero es un salmo que termina con la enorme alegría de saber que Dios nos ha perdonado. Fue considerado hasta el Concilio Vaticano II como un salmo triste, hoy hemos sacado de él un mensaje de alegría y de esperanza.

2.- Comenzamos hoy la lectura de la Carta de san Pablo a Timoteo. Es una carta pastoral, de enseñanza, pero en ella se nos revela que el apóstol ha sido un buen ejemplo de la misericordia divina al pasar e perseguidor de la Iglesia a uno de sus más importantes pilares.

3.- Vamos a escuchar en el evangelio de San Lucas tres parábolas sobre la misericordia de Dios: la de la oveja perdida, la de la moneda perdida y la extraordinaria narración del Hijo Pródigo. En ellas se muestra la alegría de Dios por la conversión de –aunque solo sea eso— de un pecador. La del Hijo Pródigo es, sobre todo, la gran catequesis de Jesús de Nazaret sobre la bondad, la ternura y el amor sin límites de Dios Padre hacia sus criaturas.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO 32, 7-11. 13-14

En aquellos días, el Señor dijo a Moisés:

«Anda, baja del monte, que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto. Pronto se han desviado del camino que yo les había señalado. Se han hecho un becerro de metal, se postran ante él, le ofrecen sacrificios y proclaman:

"Este es tu Dios, Israel, el que te sacó de Egipto"».

Y el Señor añadió a Moisés:

«Veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. Por eso, déjame: mi ira se va a encender contra ellos hasta consumirlos. Y de ti haré un gran pueblo».

Entonces Moisés suplicó al Señor, su Dios:

«¿Por qué, Señor, se va a encender tu ira contra tu pueblo, que tú sacaste de Egipto con gran poder y mano robusta? Acuérdate de tus siervos, Abrahán, Isaac e Israel, a quienes juraste por ti mismo:

"Multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda esta tierra de que he hablado se la daré a vuestra descendencia para que la posea por siempre"».

Entonces se arrepintió el Señor de la amenaza que había pronunciado contra su pueblo.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 50, 3-4. 12-13. 17 y 19

R. ME LEVANTARÉ, ME PONDRÉ EN CAMINO ADONDE ESTÁ MI PADRE.

 

Misericordia, Dios mío, por tu bondad,

por tu inmensa compasión borra mi culpa;

lava del todo mi delito,

limpia mi pecado. R.

 

Oh Dios, crea en mí un corazón puro,

renuévame por dentro con espíritu firme;

no me arrojes lejos de tu rostro,

no me quites tu santo espíritu. R.

 

Señor, me abrirás los labios,

y mi boca proclamará tu alabanza.

El sacrificio agradable a Dios

es un espíritu quebrantado;

un corazón quebrantado y humillado,

tú, oh, Dios, tú no lo desprecias. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A TIMOTEO 1, 12-17

Querido hermano:

Doy gracias a Cristo Jesús, Señor nuestro, que me hizo capaz, se fio de mí y me confió este ministerio, a mí, que antes era un blasfemo, un perseguidor y un insolente.

Pero Dios tuvo compasión de mi porque no sabía lo que hacía, pues estaba lejos de la fe; sin embargo, la gracia de nuestro Señor sobreabundó en mí junto con la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús.

Es palabra digna de crédito y merecedora de total aceptación que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, y yo soy el primero; pero por esto precisamente se compadeció de mí: para que yo fuese el primero en el que Cristo Jesús mostrase toda su paciencia y para que me convirtiera en uno de los que han de creer en él y tener vida eterna.

Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Palabra de Dios


ALELUYA 2 Cor 5, 19ac

Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, y ha puesto en nosotros el mensaje de la reconciliación.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 15, 1-32

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo:

«Ese acoge a los pecadores y come con ellos».

Jesús les dijo esta parábola:

«¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos, y les dice:

"¡Alegraos, conmigo!, he encontrado la oveja que se me había perdido".

Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.

O ¿qué mujer tiene diez monedas, si se le pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas y les dice:

“¡Alegraos conmigo!, he encontrado la moneda que se me había perdido".

Os digo que la misma alegría tendrán los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta».

También les dijo:

«Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre:

"Padre, dame la parte que me toca de la fortuna."

El padre les repartió los bienes.

No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente.

Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad.

Fue entonces y se contrató con uno de los ciudadanos de aquel país que lo mandó a sus campos a apacentar cerdos. Deseaba saciarse de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada.

Recapacitando entonces, se dijo:

"Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me levantaré, me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros".

Se levanto y vino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se le conmovieron las entrañas; y, echando a correr, se le echó cuello y lo cubrió de besos.

Su hijo le dijo:

"Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo."

Pero el padre dijo a sus criados:

"Sacad enseguida el mejor túnica y vestídsela; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y sacrificadlo; comamos y celebramos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado".

Y empezaron el banquete.

Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y la danza, y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.

Este le contestó:

"Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha sacrificado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud".

Él se indignó y no quería entrar, pero su padre salió e intentaba persuadirlo.

Entonces él respondió a su padre:

"Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; en cambio, cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tu bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado".

El padre le dijo:

"Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo: pero era preciso celebrar un banquete y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado"».

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

ACOGER AL PRÓJIMO CON MISERICORDIA

Por David Llena

Una gran enseñanza nos da Moisés que, ante la propuesta de Dios de acabar con ese pueblo de dura cerviz, él intercede incluso aunque habían proferido insultos contra Moisés cuando hubo falta de agua y alimentos. Esa misma compasión muestra el padre ante el Hijo Pródigo. Compasión que reconoce San Pablo que obtuvo del Dios “porque no sabía lo que hacía”. Dos enseñanzas, para nuestra vida, hemos de sacar de estas lecturas: Saberse acogido en la misericordia del Padre Dios y acoger al prójimo con esa misericordia, a pesar de como hayamos sido tratados por ellos.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

PADRE, HAZNOS MISERICORDIOSOS CON EL PRÓJIMO

Hoy nos muestra Jesucristo la verdadera naturaleza amorosa del padre que acoge en su misericordia al hijo que se gastó todos sus talentos lejos de Él. Hoy pedimos al Padre que nos acoja y que también nosotros seamos misericordiosos con los demás. Repetimos

R.- PADRE, HAZNOS MISERICORDIOSOS CON EL PRÓJIMO

1. – Por la Iglesia para que no se canse de vivir en la misericordia viga principal de su existencia como nos recordó el papa Francisco.

OREMOS

2. – Por todos los hombres sencillos que saben acoger a los demás y escuchar al que necesita consuelo, para que el Señor les ayude a continuar con esta labor tan necesaria para el mundo.

OREMOS

3. – Por todos los que viven en el desconsuelo y en la zozobra, para que la necesidad de consuelo los lleve a dirigir sus pasos a la Casa del Padre.

OREMOS

4. – Por todos los que se han visto afectados por el huracán en las Islas Bahamas y todos aquellos que han sufrido daños por los fenómenos atmosféricos o los incendios en este verano.

OREMOS

5. –Por todos los que comienzan nuevos proyectos en este curso para que el Señor guíe sus pasos y sostenga sus ilusiones en aras a construir un mundo mejor.

OREMOS

6 – Por todos nosotros para que seamos capaces de llevar al mundo la misericordia que constantemente recibidos del Señor.

OREMOS

Padre misericordioso escucha las súplicas de tu pueblo y ayúdanos a crecer en la misericordia los unos con los otros.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- Hoy es el domingo del Perdón. ¿Sabemos perdonar? ¿O nos atrevemos a pedir perdón, incluso a quienes no nos gustan?

2.- Dios perdona siempre, nosotros algunas veces. Pero la cuestión es si somos capaces de desnudar nuestra alma ante Dios y reconocer nuestras auténticas miserias

3.- El Padrenuestro dice: …”perdona nuestras ofensas, así como perdonamos a quienes nos ofenden. ¿Somos capaces, al menos, de cumplir con ello?

4.- Hay gente que dice que “no se arrepiente de nada”. ¿Eso es posible? ¿No ha hecho nunca nada malo? ¿No es capaz de enmendar una mala dirección o de admitir que su caminar ha ido alguna vez por una senda inapropiada?

5.- Seamos humildes como el Hijo Prodigo y generosos como el Padre que le esperaba.


LA MISIÓN

Buscar el retorno a la casa común que es la Iglesia de los alejados, de los que se fueron, un día, tal vez agobiados por un falso celo justiciero de todos nosotros. La vuelta de un solo pecador llena da alegría a los ángeles del cielo.