Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

XXV Domingo del Tiempo Ordinario
24 septiembre de 2017

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


La parábola de la viña y del denario nos muestra como nuestras ideas no coinciden con las de Dios. Es, sin duda, el mensaje más claro que nos trae este Domingo 25 del Tiempo Ordinario. El Señor tiende a medir la profundidad del corazón humano y no lo hondo de los bolsillos o de los monederos. Merece la pena meditar hoy sobre esos caminos que Dios marca para nosotros, los cuales, a veces, resultan muy difíciles de entender. La sagaz frase de Santa Teresa de Jesús, “Dios escribe derecho con renglones torcidos”, es, sin duda, una gran definición que deberemos tener en cuenta.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- En la primera lectura, el profeta Isaías nos invita a buscar al Señor, pero para ello nos habla de exigencia y "abandono". Se trata, por tanto, de buscarlo desde la conversión, abandonando nuestras seguridades, nuestros esquemas, nuestras certezas. Creyente, no es el que dice saber quien es Dios, sino el que cada día se arrodilla delante de El para preguntarle: “Señor, ¿Quién eres?” Pues sólo en presencia del Señor, se puede intuir que sus planes no son nuestros planes.

S.- El salmo 144 es de los llamados alfabéticos y es un canto de alabanza a Dios. Su inspiración literaria viene de otros salmos y era considerado por los judíos contemporáneos de Jesús como uno de los grandes poemas de alabanza a Yahvé compuestos por el Rey David. La realidad es que el salmista expresa, con maestría, su gozo ante esa gran realidad que es la grandeza y la ternura de Dios, Nuestro Padre y Padre de la toda la creación.

2.- Pablo en la segunda lectura, sacada de la Carta los Filipenses, afirma lo mismo que el profeta Isaías, con esta hermosa declaración: "Para mí la vida es Cristo" ¿Podríamos decir nosotros, de verdad, que Cristo es lo único que cuenta en nuestra vida? Muchas veces, y aún a pesar nuestro, tenemos que reconocer que lo que cuenta en nuestras vida es todo lo demás, no Cristo. Y añadir que Iniciamos en este domingo la lectura sucesiva de cuatro fragmentos de la Carta a los Filipenses.

3.- En el evangelio de Mateo se nos ofrece el Reino, pero no como un salario, sino como un regalo que Dios ofrece a todos por amor. Al oírlo deberíamos preguntarnos: ¿quiero ir yo a trabajar a la viña del Señor? ¿Qué pienso de los que vienen detrás? ¿Cómo rindo en el trabajo que se me ha encomendado? ¿Lo hago bien, regular, mal? ¿Me hago el distraído para que trabajen los demás? Qué la Eucaristía de hoy nos ayude a responder a esas preguntas.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE ISAÍAS 55, 6-9

Buscad al Señor mientras se deja encontrar, invocadlo mientras está cerca.

Que el malvado abandone su camino, y el malhechor sus planes; que se convierta al Señor, y él tendrá piedad, a nuestro Dios, que es rico en perdón.

Porque mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos - oráculo del Señor -.

Como dista el cielo de la tierra, así distan mis caminos de los vuestros, y mis planes de vuestros planes.

Palabra de Dios.


Salmo 144, 2-3. 8-9. 17-18

R. CERCA ESTÁ EL SEÑOR DE LOS QUE LO INVOCAN.

 

Día tras día, te bendeciré

y alabaré tu nombre por siempre jamás.

Grande es el Señor, merece toda alabanza,

es incalculable su grandeza. R.

 

El Señor es clemente y misericordioso,

lento a la cólera y rico en piedad;

el Señor es bueno con todos,

es cariñoso con todas sus criaturas. R.

 

El Señor es justo en todos sus caminos,

es bondadoso en todas sus acciones.

Cerca está el Señor de los que lo invocan,

de los que lo invocan sinceramente. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS FILIPENSES 1, 20c-24. 27a

Hermanos:

Cristo será glorificado en mi cuerpo, por mi vida o por mí muerte.

Para mí la vida es Cristo, y el morir una ganancia. Pero, si el vivir esta vida mortal me supone trabajo fructífero, no sé qué escoger.

Me encuentro en esta alternativa: por un lado, deseo partir para estar con Cristo, que es con mucho lo mejor; pero, por otro, quedarme en esta vida veo que es más necesario para vosotros.

Lo importante es que vosotros llevéis una vida digna del Evangelio de Cristo.

Palabra de Dios.


ALELUYA Cf. Hch 16, 14b

Señor, abre nuestro corazón para que aceptemos las palabras de tu Hijo.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 20, 1-16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

«El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña.

Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo:

"Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido"

Ellos fueron.

Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo:

"¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?".

Le respondieron:

"Nadie nos ha contratado."

Él les dijo:

"Id también vosotros a mi viña".

Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz:

"Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros."

Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno.

Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Al recibirlo se pusieron a protestar contra el amo:

"Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno."

Él replicó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?".

Así, los últimos serán primeros y los primeros, últimos».

Palabra del Señor.


COMENTARIO LITÚRGICO

EL SEÑOR, ENCONTRADIZO CON NOSOTROS

Por David Llena

Busca al Señor mientras se le encuentra”. Puede ser esta la clave para entender el Evangelio. Algunos lo encuentran pronto y otros casi al declinar el día. La recompensa es la misma. Entonces, alguno puede pensar: “dejaré para más tarde mi compromiso con el Reino”, pero el problema es que más tarde pueda ser muy tarde y no encontremos al Señor, pues como Él mismo dice: “mis planes no son vuestros planes”. Demos gracias al Señor por haberse hecho el encontradizo con nosotros, independientemente de la hora del día.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, VENGA A NOSOTROS TU REINO

Te invocamos Señor, sabiendo que estás cerca, para presentarte estas necesidades del mundo y de la Iglesia diciendo:

R.- SEÑOR, VENGA A NOSOTROS TU REINO.

1. – Por la Iglesia singo visible del Cuerpo de Cristo, para que seamos fieles trabajadores del Reino.

OREMOS

2. – Por los pueblos que no te conocen para que llegue pronto a ellos la buena noticia de tu Salvación.

OREMOS

3. – Por los trabajan la tierra, los ganaderos y pescadores, los que viven del esfuerzo de su trabajo, para que vean recompensado su esfuerzo con el jornal diario.

OREMOS

4. – Por los pasan la vida esperando la invitación del Señor, para que escuchen su Palabra y se acomoden a los planes de Dios.

OREMOS

5. – Por las familias cristianas, para que con el esfuerzo diario y la ayuda de la oración construyan el Reino de Dios en sus hogares.

OREMOS

6 – Por todos nosotros, que hemos sido llamados a trabajar en el Reino, para que redoblemos nuestros esfuerzos de evangelización y proclamación del Evangelio.

OREMOS

Padre, sabemos que tus planes son más altos que nuestros planes. Concilia en tu infinita sabiduría nuestras plegarias con tus intenciones.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR , Ángel gÓmez escorial

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta.

1.- Siempre, entre los “buenos católicos” se ironiza con la tendencia de algunos hermanos de “pedir a Dios que les toque la lotería”. Pero, sinceramente, ¿no pedimos a Dios muchas cosas que responden más a nuestro egoísmo que al necesario amor por los hermanos?

2.- ¿Aceptamos la voluntad de Dios? ¿O sólo aceptamos aquello que pasa por nuestra voluntad? ¿Y así: no pedimos nosotros, también, que nos “toque la lotería”?

3.- ¿Solemos pedirle cuentas a Dios por su “injusticia”? ¿Aceptamos con humildad que su amor por nosotros y su sabiduría plena nada tiene que ver con nuestra ramplonería y estrechez de miras?

4.- ¿Buscamos –por ejemplo, en los trabajos de liturgia o en cualquier otro de la parroquia o del grupo— que sean reconocidos nuestros méritos y nuestra antigüedad en el “cargo”?. ¿Dejamos pasar a los que han llegado los últimos?

5.- Deberíamos meditar un poco en la frase de Santa Teresa “Dios escribe derecho con renglones torcidos” y reconocer que muchas veces Dios nos ha dado lo que pedíamos pero no bajo nuestra óptica y nuestros deseos. ¡Dejemos a Dios ser Dios!


LA MISIÓN

Retomemos –ya con el inicio de la actividad normal— nuestro esfuerzo por ayudar a los más afectados por la crisis económica. Cada vez son más los necesitados en nuestro barrio, en nuestra parroquia, entre nuestro vecindario. Hemos de tener en cuenta esa proximidad de quienes nos necesitan.