Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

III Domingo de Cuaresma
24 de marzo de 2019

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


La cuaresma sigue adelante. Y nosotros con ella, es decir que hemos de avanzar en los propósitos que nos hicimos el Miércoles de Ceniza. La oración, la limosna y el ayuno son guías de perfección que no debemos olvidar. No sería malo --¡sería muy bueno!— que utilizáramos la jornada de hoy para analizar, con paz y sosiego, como va nuestra cuaresma, que hemos conseguido y que nos falta. En realidad, Jesús de Nazaret, en el Evangelio de hoy, nos recomienda algo así.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Escucharemos hoy el famoso episodio del Libro del Éxodo sobre la zarza que no se consume. Es la manifestación de Dios. Él mismo viene a dar su nombre a Moisés: “Yo soy”. Es como si se presentase, como si nos dijese: “estoy aquí, con vosotros, actuando a vuestro lado. Soy el presente, el que está, el que libera, el que salva”. Pero esta seguridad no quiere dar pie a que nos durmamos, a que nos dejemos llevar.

S.- El Salmo 102 es atribuido a David y tenía un uso penitencial como el “Miserere” (Salmo 50) Pero además un bellísimo canto a la misericordia de Dios hacia sus criaturas. Es, sin duda, uno de los más bellos del Salterio.

2.- En la segunda lectura Pablo de Tarso en su Carta primera a los fieles de Corinto viene a decirnos: “el que se crea seguro ¡cuidado! no caiga”; ya que nuestra seguridad tiene que venir de apoyarnos en Él. Es un mensaje de apoyo y conversión. Son palabras muy actuales.

3.- El evangelio de Lucas de hoy es un grito a la conversión. No busques culpables a los que convertir --nos dice--, busca tu interior, mira tus obras, observa si tu religiosidad da frutos dignos; quizá con estas actitudes alguien se convierta sin que tú lo hayas advertido. Jesús de Nazaret no busca culpables, busca amigos a quienes ayudar.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL ÉXODO 3, 1-8a. 13-15

En aquellos días, Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián. Llevó el rebaño trashumando por el desierto hasta llegar a Horeb, la montaña de Dios.

El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó: la zarza ardía sin consumirse.

Moisés se dijo:

«Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable, a ver por qué no se quema la zarza».

Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza:

«Moisés, Moisés».

Respondió él:

«Aquí estoy».

Dijo Dios:

«No te acerques; quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado».

Y añadió:

«Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob».

Moisés se tapó la cara, porque temía ver a Dios.

El Señor le dijo:

«He visto la opresión de mi pueblo en Egipto y he oído sus quejas contra los opresores, conozco sus sufrimientos. He bajado a librarlo de los egipcios, a sacarlo de esta tierra, para llevarlo a una tierra fértil y espaciosa, tierra que mana leche y miel».

Moisés replicó a Dios:

«Mira, yo iré a los hijos de Israel y les diré: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros." Si ellos me preguntan: “¿Cuál es su nombre? “, ¿qué les respondo?»

Dios dijo a Moisés:

«"Yo soy el que soy"; esto dirás a los hijos de Israel: “Yo soy” me envía a vosotros».

Dios añadió:

«Esto dirás a los hijos de Israel: "El Señor, Dios de vuestros padres, el Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación"».

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 102, 1-2. 3-4. 6-7. 8 y 11

R. EL SEÑOR ES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO.

 

Bendice, alma mía, al Señor,

y todo mi ser a su santo nombre.

Bendice, alma mía, al Señor,

y no olvides sus beneficios. R.

 

Él perdona todas tus culpas

y cura todas tus enfermedades;

él rescata tu vida de la fosa

y te colma de gracia y de ternura. R.

 

El Señor hace justicia

y defiende a todos los oprimidos;

enseñó sus caminos a Moisés

y sus hazañas a los hijos de Israel. R.

 

El Señor es compasivo y misericordioso,

lento a la ira y rico en clemencia.

Como se levanta el cielo sobre la tierra,

se levanta su bondad sobre los que lo temen. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 10, 1-6. 10-12

No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar y todos fueron bautizados en Moisés por la nube y por el mar y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo. Pero la mayoría de ellos no agradaron a Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto.

Estas cosas sucedieron en figura para nosotros, para que no codiciemos el mal como lo codiciaron ellos. Y para que no murmuréis. como murmuraron algunos de ellos, y perecieron a manos del Exterminador.

Todo esto les sucedía alegóricamente y fue escrito para escarmiento nuestro, a quienes nos ha tocado vivir en la última de las edades. Por lo tanto, el que se crea seguro, cuídese de no caer.

Palabra de Dios


ACLAMACIÓN Mt 4, 17

Convertíos - dice el señor -, porque está cerca el reino de los cielos.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 13, 1-9

En aquel momento se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de los sacrificios que ofrecían.

Jesús respondió:

« ¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos porque han padecido todo esto? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. O aquellos dieciocho sobre los que cayó la torre de Siloé y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera».

Y les dijo esta parábola:

«Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró.

Dijo entonces al viñador:

"Ya ves, tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a perjudicar el terreno?".

Pero el viñador contestó:

"Señor, déjala todavía este año y mientras tanto yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto en adelante. Si no, la puedes cortar"».

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

LAS LLAMADAS DEL SEÑOR

Por David Llena

La llamada a Abraham, el domingo pasado y a Moisés en éste, va configurando la llamada que nos hace Cristo a cada uno de nosotros a abandonar el camino torcido que llevamos y a convertirnos y seguir sus pasos. Este es el mensaje de este domingo y del tiempo de Cuaresma: la conversión para que nuestra vida dé fruto. Pasemos más horas atentos al Señor y menos horas deambulando por el mundo en busca de satisfacciones inmediatas que no llevan a nada.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

ACOMPÁÑANOS, SEÑOR, CON TU MISERICORDIA.

Hoy hemos repetido en el Salmo que el Señor es compasivo y misericordioso. A esa misericordia apelamos para que nos ayude en nuestra lucha cuaresmal por seguir el camino trazado por Cristo. Hoy repetimos.

R.- ACOMPÁÑANOS, SEÑOR, CON TU MISERICORDIA.

1. – Por la Iglesia, para que, siendo conscientes de nuestras faltas y pecados, nos convirtamos al Señor, siguiendo con fidelidad la voluntad del Padre.

OREMOS

2. – Por todos los hombres del mundo que han emprendido el camino cuaresmal, para que el Señor les conceda perseverancia y ánimo para llegar hasta el final.

OREMOS

3. – Por los enfermos, los pobres, los necesitados para que, Cristo se haga presente en su cruz y les lleve el alivio de la Resurrección.

OREMOS

4. – Por todos aquellos que predican el Evangelio, para que el Señor les reconforte en las horas difíciles de su misión y sean constantes en su labor.

OREMOS

5. – Por los matrimonios cristianos, para que el fragor del día a día no suponga un desgaste, sino más bien, les sirva para compartir el amor que les une aún con más fuerza.

OREMOS

6. – Por todos los que seguimos en este camino cuaresmal hacia la Pascua de Cristo, para que seamos constantes en nuestro esfuerzo de conversión.

OREMOS

Padre, en el desierto se hace duro el caminar, concede a tu pueblo aquello que necesita para continuar su paso tras las huellas de tu Hijo.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- Los esfuerzos nuestros en el servicio a los demás hermanos en los trabajos de Liturgia no nos parecen tan fuertes como esa disponibilidad de los apóstoles al “dejarlo todo” e irse en pos de Jesús. Pero no debemos de ignorar que, tal vez, estemos haciendo un sacrificio mayor del que creemos –o lo contrario--. No es malo –es muy bueno— que todos y cada uno de nosotros en la soledad personal del rato de oración evaluamos nuestra dedicación. Hemos de ser objetivos y encontrar nuestra realidad. Tras ese discernimiento deberemos actuar en consecuencia.

2.- También es bueno que no equivoquemos nuestra posición en los Grupos de la Parroquia o del Movimiento. No es un trabajo. Es una vocación. No buscamos ventajas, ni prebendas, ni reconocimiento, ni mayor prestigio, solo servicio a los hermanos.

3.- Y es bueno formarse. Aprender a leer mejor. Saber más de liturgia. Realizar lo mejor posible el servicio al Altar del Pan y de la Palabra. Aceptar las indicaciones del sacerdote como la lección del hermano que nos quiere y sabe más.

4.- Cuando en la pregunta primera pedíamos un mayor análisis de nuestro servicio es porque la rutina produce muchos vicios y defectos. Debemos romper con la rutina y entender que cada Eucaristía es completamente nueva, porque cada vez se renueva –como si fuera la primera vez— el misterio de la Cruz y de la Resurrección.


LA MISIÓN

Oración, ayuno y limosna. Son las cosas que nos hacen crecer en Cuaresma. Hemos de rezar más, ser más austeros en nuestras vidas y ayudar a los más necesitados. Esa puede ser la mejor misión para esta cuaresma.