XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario
17 de noviembre de 2019

 

 

Plegarias


ANTÍFONA DE ENTRADA Jr 29, 11.12.14

Dice el Señor: tengo designios de paz y no de aflicción, me invocaréis y yo os escucharé, os congregaré sacándoos de los países y comarcas por donde os dispersé

ACTO PENITENCIAL

Jesús de Nazaret, Dios y Señor Nuestro, tú que nos pides que seamos pobres y humildes, perdona nuestra avaricia de dinero.

Señor Ten Piedad

Jesús de Nazaret, amigo y Maestro, tú que nos pides que seamos sinceros y limpios, disculpa nuestra falta de auténtica entrega a los hermanos.

Cristo ten Piedad

Jesús de Nazaret, Señor de la Paz y del Amor, danos fuerzas para solo aceptemos tu don de Amor y de tu Paz. Y disculpa nuestra prepotencia e insolidaridad.

Señor Ten Piedad

ORACIÓN COLECTA

Señor, Dios Nuestro, concédenos vivir siempre alegres en tu servicio, porque en servirte a ti, creador de todo bien, consiste el gozo pleno y verdadero.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Danos, hoy y siempre, que estas ofrendas sean agradables a tus ojos. Y que ellas, trasformadas en Sacramentos de Salvación, nos ayuden a llegar a tu Gloria Eterna.

Por Jesucristo Nuestro Señor

PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con vosotros

Levantemos el corazón

Demos gracias al Señor nuestro Dios

 

Jesús, enséñanos a no amarnos sólo a nosotros mismos.

A no contentarnos con amar a los nuestros,

Con amar a los que nos aman.

Jesús, enséñanos a pensar, también, en los demás,

A amar, primeramente a los que no son amados.

Jesús, que nos duela el dolor del amigo.

 

Jesús, abre los ojos de nuestro corazón,

Hay personas y familias,

Que lejos y cerca de nosotros,

Mueren de hambre, hambre de pan y de soledad,

Están tristes y no sonríen,

Nadie merece morir de hambre,

Nadie merece morir de frío,

Nadie merece sufrir por el egoísmo nuestro,

Que se haga realidad que el pan de la eucaristía se parte; Jesús,

Que se parte generosamente.

 

Jesús no permitas que seamos felices a solas.

Haznos cercanos a los que nos rodean

Y que en solidaridad aportemos nuestra vida,

A transformar nuestro mundo con amor y ternura.

Y con quienes en su vida vivieron en libertad y justicia, luchando por los más necesitados,

partiendo el pan con todos; cantamos sin cesar:

SANTO, SANTO, SANTO

 

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Sal 72, 28

Para mi lo bueno es estar junto a Dios, hacer del Señor mi refugio

ORACIÓN DE DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor que la generosidad que siempre nos demuestras y, sobre todo, a la hora de disponer del Cuerpo y Sangre de tu Querido Hijo, nos ayude a salvar nuestras almas para la vida futura, y a guardar nuestros cuerpos para una existencia limpia dedicada a vivir en tu amor y en el de los hermanos.

Por Jesucristo Nuestro Señor