II Domingo de Pascua
11 de abril de 2010

La oración de los fieles


1.- AUMENTA NUESTRA FE

2.- ¡DIOS MÍO Y SEÑOR MIO!


PRIMERA

AUMENTA NUESTRA FE

Ante el trascendental acontecimiento de la Resurrección de Cristo, nuestra fe es pobre y débil, y necesita de pruebas como la de Tomás. Hoy pedimos al Padre que aumente nuestra fe para seguir el camino que se nos ha abierto con la Resurrección de Jesucristo. Hoy nuestra plegaria es:

R.- AUMENTA NUESTRA FE.

1.- Por la Iglesia nacida del costado de Cristo, para que se mantenga fiel a su Esposo y crezca cada día más la santidad de todos sus miembros.

OREMOS

2.- Por los que dirigen las naciones para que promuevan políticas acordes a la defensa del más débil, del más pobre y de los niños por nacer.

OREMOS

3.- Por todas las familias, para descubran el camino basado en el servicio que nos enseñó Cristo.

OREMOS

4.- Por los enfermos y los que dedican su tiempo a sus cuidados para que el Señor les dé fuerzas en la tribulación y recobren pronto la salud.

OREMOS

5.- Por los niños y jóvenes que recibirán la Eucaristía por primera vez o la Confirmación para que estos sacramentos les lleven a vivir siempre cerca del Señor.

OREMOS

6.- Por todos nosotros para que experimentemos a Cristo resucitado y este encuentro nos lleve a crecer cada día más en santidad y cercanía de nuestro Salvador.

OREMOS

Padre, que resucitaste a tu Hijo que cargó con nuestros pecados, concede, por sus méritos, a tu pueblo caminante lo que te suplica.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.


SEGUNDA

¡DIOS MÍO Y SEÑOR MIO!

Señor traemos ante ti todas nuestras increencias, rutinas, miedos y muertes, porque queremos que nos ayudes a resucitar contigo. Y como Santo Tomás repetimos:

R.- ¡DIOS MÍO Y SEÑOR MIO!

1. - Por la Iglesia, herida con tanta incoherencia, con tanto egoísmo, con tanta falsedad por parte de los de fuera de ella, pero también de cuantos la formamos; para que viendo las marcas de la pasión de Cristo y la gloria de la Resurrección aceptemos con humildad nuestro camino.

OREMOS.

2. - Por el Papa Benedicto, los obispos, los sacerdotes, los diáconos; para que su coherencia, su perdón, su entrega... haga que todos los que miramos hacia ellos podamos repetir la oración de Tomás.

OREMOS

3. - Por los pobres, los marginados, los que sufren situaciones de injusticia, cuyas heridas producimos con la mayor naturalidad, para que al cruzarnos con ellos nos hagan cambiar y confiar en nuestro Dios y Señor

OREMOS.

4. - Por las naciones, los pueblos, las familias y todos los que de alguna forma viven en guerra y fomentan la guerra y en especial en Iraq y en las tierras de Palestina; para que al ver las heridas que ellos mismos producen en el Cuerpo herido de Cristo se arrepientan.

OREMOS.

5.- Por nosotros, para que seamos conscientes de que cuando hacemos daño a un hombre estamos hiriendo al Hijo de Dios y arrepentidos elevemos nuestra plegaria.

OREMOS.

Te pedimos Señor que nos ayudes a vivir en plenitud, entendiendo que de tus llagas nace el amor y la misericordia.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.