Domingo XX del Tiempo Ordinario
18 de agosto de 2019

Moniciones


 

MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos a la asamblea de hermanos que se aman. Hoy vamos a aprender muchas cosas interesantes. Y una de ellas es que la verdad produce división. El profeta Jeremías ya iba a experimentar el efecto de lo peligroso que es defender la verdad. La división anunciada por Jesús es de la misma naturaleza que la que sufrió Jeremías. Nos va a llamar mucho la atención hoy que el Príncipe de la Paz, que es Jesús de Nazaret, nos anuncie que va ser causa de división y que quiere prender fuego al mundo. Pero es que, a veces, la lucha por la verdad es difícil e irrenunciable. Nosotros también hemos de luchar, contra viento y marea, por la verdad de Jesús, aunque a muchos, cerca de nosotros, no les guste. Pero hemos de llevar esa verdad hasta los confines del mundo para triunfe la paz y el amor.


MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- Quieren matar a Jeremías porque le dice la verdad al pueblo. Y le buscan para que muera de hambre en un aljibe. Es lo que nos cuenta el fragmento del capítulo 38 del Libro de Jeremías, que es nuestra primera lectura de hoy. Cuesta mucho trabajo en todas las épocas defender la verdad. Pero es la única posibilidad. Hemos de tenerlo en cuenta.

S.- El Salmo 39 tuvo una especial importancia en tiempo de los judíos porque fue un pronunciamiento contra los ritos y más a favor por un culto más espiritual, más sincero, más verdadero. Y también contiene un lamento y una acción de gracias muy personales a Dios. Para nosotros hoy es una llamada al auxilio inmediato de Dios. El versículo de respuesta es principio de todas las oraciones de la Liturgia de las horas.

2.- La segunda lectura de hoy, de la Carta a los Hebreos, nos propone que cumplamos con nuestro deber, que asumamos la carrera de nuestra vida sin dilaciones sabiendo que con la ayuda de Dios llegaremos a nuestra meta. El autor de la Carta a los Hebreos nos recuerda –con razón— que todavía no hemos llegado ni a la total entrega, ni al verdadero esfuerzo

3.- En el evangelio de san Lucas anuncia ya el signo de contradicción que va a ser Jesús para el mundo, con su palabra y doctrina. A veces, es mejor quemar la paja inservible que dejarla permanecer. De esas fuertes contradicciones –y la Iglesia ha tenido muchas— surge siempre la verdad. Y es lo que el Maestro, bueno, manso y pacífico, nos pide hoy: que busquemos su Verdad, a pesar de todo.

Lectura de Postcomunión


MONICIÓN

Bella plegaria de Javier Leoz, poema de amor que nos habla de Jesús, el Maestro.

TE DEJARÉ ENTRAR

Te dejaré entrar

hasta las alcobas más íntimas.

No te retendré en el umbral.

Despojado de todo,

excepto de mi deseo por ti,

te esperaré despierto,

arado,

desnudo,

limpio,

enamorado...

Sólo quiero la brisa de tu presencia

y el abrazo de tu amor.


Exhortación de Despedida

Necesitamos que el amor fraterno inunde nuestras vidas y eso lo hemos aprendido hoy aquí en la Eucaristía. Ojalá fuéramos capaces de llevar ese sentimiento al mundo que nos rodea tan falto de amor.