INVISIBLES, LAS MUJERES DEL CONCILIO

Por Isabel Gómez Acebo

Colección Parábola

Editorial San Pablo, Madrid, España

Sorpresa agradable, sin duda. Un libro que –en serio— relata los cuentos de la abuela destinados a recordar el Concilio Vaticano II y, principalmente a un pequeño grupo de mujeres que asistió y participó en el mismo. Además, la Editorial San Pablo anuncia –con este volumen— el nacimiento de una nueva colección de narrativa Parábola. Es primer libro, encuadernado con tapas duras será el modelo de los próximos –de Parábola— que nos vayan a llegar.

Su autora, Isabel Gómez Acebo ha escrito para la Editorial San Pablo, en la colección Adentro –reflejada en la reseña de la semana pasada— AGUA, libros que, como yo mismo decía, son de bastante agrado para mí. En fin, Isabel, madre de siete hijos tiene 21 nietos. No está mal…

Se presenta aquí muy bien novelados como cuentos a su nieta de la historia del Concilio y de la presencia en el mismo de un grupo de mujeres. la nieta preguntará a Isabel:

--¿Qué concilio?

Y es mas que razonable porque para los niños y jóvenes de hoy aquel gran revulsivo para la historia de la Iglesia que fue el Concilio Vaticano II es un algo totalmente desconocido. Y para los demás la presencia de ese citado pequeño grupo de mujeres. En el segundo capítulo –Un papado de tradición— narra Isabel la inesperada llegada al papado de un diplomático vaticano, orondo y simpático, llamado Giuseppe Roncalli, que llegó al servicio exterior de la Santa Sede por un apuro: el del papa Pio XII en sus relaciones con la V Republica francesa, comandada por el general Charles de Gaulle, en el contesto de una Iglesia gala enraizada con el Mariscal Pétain, gobernante colaborador con los nazis, historia –sin duda— muy antigua también.

Y en capitulo titulado “El nombramiento de Auditoras” –antes— narra el avance femenino y feminista de la esa Iglesia de los años cincuenta del siglo pasado: ¡ahí es nada! Y a partir la autora va desgranando historias de mujeres en la proximidad no fácil a la Iglesia de entonces.

Cómo digo muchas veces, no se trata de que yo cuente en esa reseña lo que narra el libro. La continuación –claro— está en las librerías. Pero si quiero decir que esta obra de Isabel Gómez Acebo es una de las más amenas, bien escritas y de especial inteligencia, de todas las que me ha tocado reseñar en esta sección “El Libro de la Semana” a lo largo de los 22 años de su existencia aquí en Betania. Pues, eso, que se sepa.

 

Angel Gómez Escorial