EL ROSARIO DE LOS ENFERMOS  

Después de mantener el formulario del Rosario de los Enfermos en la página de Testimonios, hemos decidido darle una página específica donde iremos publicando los correos y los nombres de las personas que quieran acogerse a la generosa intercesión de la Virgen María por mediación del rezo de los lectores de Betania.

El origen de la idea está en la siguiente del Editor. Ángel Gómez Escorial, que se publicó en la edición de 21 de Mayo de 2004 y que decía lo siguiente:

“En el pasado Año del Rosario me rondaba la idea de comenzar a rezarlo, pero me costaba mucho trabajo. No me gustaba y creo que sigue sin gustarme. Pero lo inicié, en solitario, como casi todas mis devociones. Una de las razones –creo que la más importante—fue pedir la intercesión de la Virgen María ante la enfermedad grave de un familiar. Otra, desde luego, era acrecentar mi devoción dirigida hacia Santa María. Nunca he sido muy devoto de la Madre de Jesús –ahora lo soy mucho más—y me he tenido que esforzar para hacerlo. De todas formas para quien no me conozca habrá que tener en cuenta mi condición de converso y el mucho tiempo de mi vida que no tuve contacto ni vivencia con la fe cristiana. Y, bueno, pasando el tiempo, la dedicación a pedir por los enfermos fue tomando mucha fuerza en el final de mi rezo del rosario. Lo hacía –lo hago—antes de rezar la oración final dedicada al Padre. En ese momento pedía por las personas de la familia y no de la familia que sufrían enfermedad.

Por esa razón se me ha ocurrido crear en la sección de Testimonios un pequeño espacio donde aparezcan los nombres de las personas que los lectores de Betania quieran encomendar a la Virgen para que interceda ante el Señor para la sanación de sus dolencias. Y que esos nombres estén presentes en los ruegos de todos a la hora de pedir protección ante María. Y el consejo es que las personas que sientan esa angustia por la enfermedad del ser querido comiencen a rezar el rosario para rogar por su curación. Desde luego cualquier oración sirve para rogar a Dios por nuestras necesidades, pero esta del rosario –con María como intercesora—parece muy adecuada. Y además, rezar el rosario aunque es costoso por el tiempo, es largo y puede ser dificultoso rezarlo todos los días tiene un enorme valor. Lo aseguro yo mismo

Por tanto, en el espacio indicado iremos colocando los nombres de las personas enfermas que necesitan de nuestra oración y todos unidos rezaremos por ellas amparados por la ternura y generosidad de María”.


ENFERMOS POR LOS QUE PEDIMOS ROGAR A LA SANTÍSIMA VIRGEN

De momento estos son los nombres pero se irán añadiéndose más. Se incrementarán los nombres una vez a la semana, con los cambios de edición. Asimismo hemos incluido al final –y la reproducimos aquí una oración especial para la invocación de los nombres de estos enfermos

INVOCACIÓN ESPECIAL A SANTA MARÍA POR LOS ENFERMOS

Madre y Señora Nuestra intercede especialmente ante tu Querido Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, por estos enfermos que ponemos en tus manos. Que el mismo Jesucristo les de fuerzas para resistir su enfermedad y fueran curados de sus dolencias si así lo quiere su Divina Providencia.

Nombres de semanas anteriores

Fernando, Javier, Luis, Maria, Soledad, Santiago, Ramón, Susana, Carmen, Juan-Carlos, Rosa, Antonio, José, Roberto, Miriam y Eulogio.

Nombres de esta semana

Esmeralda, Juan, Roberto, Luisa, Margarita y Pablo


COMO REZAR EL ROSARIO

Para mayor facilidad a los lectores que recen –o que se deseen iniciar en él—el Rosario hemos consignado los misterios de los diferentes días Así los Misterios Gozosos se rezan los lunes y sábados, los Misterios Luminosos los jueves, los Misterios Dolorosos los martes y viernes, los Misterios Gloriosos los miércoles y domingos.

Tras la enumeración y contemplación de cada uno de los misterios cotidianos se rezan un padrenuestro, diez avemarías y Gloria.Y se añade la jaculatoria "María Madre de Gloria, Madre de Misericordia, ruega por nosotros ahora y en la hora de la Muerte."

Terminados los cinco misterios y sus correspondientes decenas se dice las Letanías Lauretanas

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado)

1. La Encarnación del Hijo de Dios.

2. La Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.

3. El Nacimiento del Hijo de Dios.

4. La Purificación de la Virgen Santísima.

5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo

MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)

1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto.

2. La Flagelación del Señor.

3. La Coronación de espinas.

4. El Camino del Monte Calvario.

5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

MISTERIOS LUMINOSOS (jueves)

1. El Bautismo de Jesús en el Jordán.

2. La autorevelación de Jesús en las bodas de Caná.

3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.

4. La Transfiguración.

5. La institución de la Eucaristía.

MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingo)

1. La Resurrección del Señor.

2. La Ascensión del Señor.

3. La Venida del Espíritu Santo.

4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.

5. La Coronación de la Santísima Virgen


LETANIAS LAURETANAS.

Señor, ten piedad Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad Señor, ten piedad

Cristo, óyenos Cristo, óyenos

Cristo, escúchanos Cristo, escúchanos

Dios, Padre celestial Ten piedad de nosotros

Dios, Hijo, Redentor del mundo Ten piedad de nosotros

Dios, Espíritu Santo Ten piedad de nosotros

Trinidad Santa, que eres un solo Dios Ten piedad de nosotros

Santa María Ruega por nosotros

Santa Madre de Dios Ruega por nosotros

Santa Virgen de las Vírgenes Ruega por nosotros

Madre de Cristo Ruega por nosotros

Madre de la Iglesia Ruega por nosotros

Madre de la divina gracia Ruega por nosotros

Madre Purísima Ruega por nosotros

Madre castísima Ruega por nosotros

Madre intacta Ruega por nosotros

Madre sin mancha de pecado Ruega por nosotros

Madre inmaculada Ruega por nosotros

Madre amable Ruega por nosotros

Madre admirable Ruega por nosotros

Madre del Buen Consejo Ruega por nosotros

Madre del Creador Ruega por nosotros

Madre del Salvador Ruega por nosotros

Virgen prudentísima Ruega por nosotros

Virgen digna de veneración Ruega por nosotros

Virgen digna de alabanza Ruega por nosotros

Virgen poderosa Ruega por nosotros

Virgen clemente Ruega por nosotros

Virgen fiel Ruega por nosotros

Espejo de justicia Ruega por nosotros

Trono de Sabiduría Ruega por nosotros

Causa de nuestra alegría Ruega por nosotros

Vaso espiritual Ruega por nosotros

Vaso digno de honor Ruega por nosotros

Vaso insigne de devoción Ruega por nosotros

Rosa mística Ruega por nosotros

Torre de David Ruega por nosotros

Torre de marfil Ruega por nosotros

Casa de oro Ruega por nosotros

Arca de la Alianza Ruega por nosotros

Puerta del Cielo Ruega por nosotros

Estrella de la mañana Ruega por nosotros

Salud de los enfermos Ruega por nosotros

Refugio de los pecadores Ruega por nosotros

Consuelo de los afligidos Ruega por nosotros

Auxilio de los cristianos Ruega por nosotros

Reina de los Ángeles Ruega por nosotros

Reina de los Patriarcas Ruega por nosotros

Reina de los Profetas Ruega por nosotros

Reina de los Apóstoles Ruega por nosotros

Reina de los Mártires Ruega por nosotros

Reina de los Confesores Ruega por nosotros

Reina de las Vírgenes Ruega por nosotros

Reina de todos los Santos Ruega por nosotros

Reina concebida sin pecado original Ruega por nosotros

Reina elevada al cielo Ruega por nosotros

Reina del Santísimo Rosario Ruega por nosotros

Reina de las familias Ruega por nosotros

Reina de la Paz Ruega por nosotros

**Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo Perdónanos, Señor

**Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo Escúchanos, Señor

**Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo Ten piedad de nosotros

**Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Dios

INVOCACIÓN ESPECIAL A SANTA MARÍA POR LOS ENFERMOS

Madre y Señora Nuestra intercede especialmente ante tu Querido Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, por estos enfermos que ponemos en tus manos. Que el mismo Jesucristo les de fuerzas para resistir su enfermedad y fueran curados de sus dolencias si así lo quiere su Divina Providencia.

Amen

ORACIÓN

Oremos: Concede, Señor, a nosotros tus siervos, gozar de perpetua salud del alma y del cuerpo, y que, por la gloriosa intercesión de la Bienaventurada siempre Virgen María, nos veamos libres de las tristezas de este mundo, y gocemos de la eterna alegría.

Por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

SEÑAL DE LA SANTA CRUZ (Conclusión)

En el nombre del Padre, y del Hijo, † y del Espíritu Santo. Amén.


TEXTOS EVANGELICOS PARA MEDITAR LOS DIFERENTES MISTERIOS

Conviene conocer bien las formulaciones de los Misterios del Santo Rosario basadas en los textos evangélicos de la Vida de Jesús. Por ello consignamos dichos textos a continuación.

MISTERIOS GOZOSOS

Primer Misterio. La Anunciación del Ángel a María.

A los seis meses envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen, prometida de un hombre descendiente de David, llamado José. La virgen se llamaba María. Entró donde ella estaba, y le dijo: "Alégrate, llena de gracia; el Señor está contigo". Ante estas palabras, María se turbó y se preguntaba qué significaría tal saludo. El ángel le dijo: "No tengas miedo, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. Será grande y se le llamará Hijo del altísimo; el Señor le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin". María dijo al ángel: "¿Cómo será esto, pues no tengo relaciones?" El ángel le contestó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño que nazca será santo y se le llamará Hijo de Dios. Mira, tu parienta Isabel ha concebido también un hijo en su ancianidad, y la que se llamaba estéril está ya de seis meses, porque no hay nada imposible para Dios". María dijo: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra". Y el ángel la dejó. (Lc 1,26-38)

Segundo Misterio. La Visitación de María a Santa Isabel.

Unos días después María se dirigió presurosa a la montaña, a una ciudad de Judá. Entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño saltó en su seno e Isabel quedó llena del Espíritu Santo. Y dijo alzando la voz: "¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Y cómo es que la madre de mi Señor viene a mí? Tan pronto como tu saludo sonó en mis oídos, el niño saltó de alegría en mi seno. ¡Dichosa tú que has creído que se cumplirán las cosas que te ha dicho el Señor!"(Lc 1,39-45)

Tercer Misterio. El Nacimiento de Jesús.

Por aquellos días salió un decreto de César Augusto para que se empadronara todo el mundo. Éste es el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. Todos iban a empadronarse, cada uno a su ciudad. También José, por ser descendiente de David, fue desde la ciudad de Nazaret de Galilea a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, para empadronarse con María, su mujer, que estaba encinta. Mientras estaban allí se cumplió el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre, porque no encontraron sitio en la posada. (Lc 2,1-7)

Cuarto Misterio. La Presentación en el Templo.

Cuando se cumplieron los días de la purificación, según la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para ofrecerlo al Señor, como está escrito en la ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor, y para ofrecer el sacrificio según lo ordenado en la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones.(Lc 2,22-24)

Quinto Misterio. El Niño Jesús hallado en el Templo.

Sus padres iban todos los años a Jerusalén por la fiesta de la pascua. Cuando tuvo doce años, fueron a la fiesta, como era costumbre. Terminada la fiesta, emprendieron el regreso; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres se dieran cuenta. Creyendo que iba en la caravana, anduvieron una jornada, al cabo de la cual se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, volvieron a Jerusalén en busca suya. A los tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los doctores, oyéndolos y preguntándoles. Todos los que le oían estaban admirados de su inteligencia y de sus respuestas. Al verlo, se quedaron maravillados; y su madre le dijo: "Hijo, ¿por qué has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando muy angustiados". Les contestó: "¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debo ocuparme en los asuntos de mi Padre?" Ellos no comprendieron lo que les decía. (Lc 2,41-50)


MISTERIOS DOLOROSOS

Primer Misterio. La Agonía de Jesús en el Huerto.

Salió y fue, según su costumbre, al monte de los Olivos. Sus discípulos lo acompañaban. Cuando llegó al lugar, les dijo: "Orad para no caer en la tentación". Él se apartó de ellos como un tiro de piedra, se arrodilló y se puso a orar, diciendo: "Padre, si quieres, aleja de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya". Y se le apareció un ángel del cielo reconfortándolo. Entró en agonía, y oraba más intensamente; sudaba como gotas de sangre, que corrían por el suelo. (Lc 22,39-44)

Segundo Misterio. La Flagelación del Señor.

Entonces Pilato mandó azotar a Jesús.(Jn 19,1)

Tercer Misterio. La Coronación de espinas.

Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, le vistieron un manto de púrpura; se acercaban a él y le decían: "¡Viva el rey de los judíos!" Y le daban bofetadas.(Jn 19,2-3)

Cuarto Misterio. Jesús con la Cruz a cuestas.

Jesús quedó en manos de los judíos y, cargado con la cruz, salió hacia el lugar llamado "la calavera", en hebreo "Gólgota", donde lo crucificaron.(Jn 19,17-18)

Quinto Misterio. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

Después de esto, Jesús, sabiendo que todo se había consumado, para que se cumpliera la Escritura, dijo: "Tengo sed". Había allí un vaso lleno de vinagre; empaparon una esponja en el vinagre, la pusieron en una caña y se la acercaron a la boca. Cuando Jesús lo probó, dijo: "Todo está cumplido". E, inclinando la cabeza, expiró. (Jn 19,28-30)


MISTERIOS LUMINOSOS

Primer Misterio. El Bautismo de Jesús.

(Entonces Jesús fue de Galilea al Jordán para que Juan lo bautizara. Pero Juan quería impedirlo, diciendo: "Soy yo el que necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?" Jesús le respondió: "¡Déjame ahora, pues conviene que se cumpla así toda justicia!" Entonces Juan accedió a ello. Una vez bautizado, Jesús salió del agua; y en esto los cielos se abrieron y vio al Espíritu de Dios descender en forma de paloma y posarse sobre él. Y se oyó una voz del cielo: "Éste es mi hijo amado, mi predilecto". (Mt 3,13-17)

Segundo Misterio. Las Bodas de Caná.

Tres días después hubo una boda en Caná de Galilea, en la que estaba la madre de Jesús. Invitaron también a la boda a Jesús y a sus discípulos. Se terminó el vino, y la madre de Jesús le dijo: "No tienen vino". Jesús le contestó: "¿A ti y a mí qué, mujer? Mi hora todavía no ha llegado". Su madre dijo a los sirvientes: "Haced lo que él os diga". Había allí seis tinajas de piedra de unos cien litros cada una para los ritos de purificación de los judíos. Jesús les dijo: "Llenad de agua las tinajas". Y las llenaron hasta arriba. Añadió: "Sacad ahora y llevádselo al maestresala". Y se lo llevaron. Tan pronto como el maestresala probó el agua convertida en vino (sin saber de dónde era, aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), llamó al novio y le dijo: "Todos sirven primero el vino mejor; y cuando se ha bebido en abundancia, el peor. Tú, en cambio, has guardado el vino mejor hasta ahora". Así, en Caná de Galilea, Jesús comenzó sus milagros, manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él. (Jn 2,1-11)

Tercer Misterio. El Anuncio del Reino de Dios.

Después de ser Juan encarcelado, Jesús fue a Galilea a predicar el evangelio de Dios; y decía: "Se ha cumplido el tiempo y el reino de Dios está cerca. Arrepentíos y creed en el evangelio".(Mc 1,14-15)

Cuarto Misterio. La Transfiguración.

Unos ocho días después Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y Santiago y los llevó al monte a orar. Mientras él oraba, cambió el aspecto de su rostro y sus vestidos se volvieron de una blancura resplandeciente. Dos hombres, de improviso, se pusieron a hablar con él. Eran Moisés y Elías, que aparecieron con un resplandor glorioso y hablaban con él de su muerte, que iba a tener lugar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero lograron mantenerse despiertos y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él. Cuando éstos se alejaban de Jesús, Pedro dijo: "Maestro, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". No sabía lo que decía. Mientras él estaba diciendo esto, vino una nube y los cubrió. Al entrar en la nube, los discípulos se asustaron. Y una voz desde la nube dijo: "Éste es mi hijo, el elegido, escuchadlo". (Lc 9,28-35)

Quinto Misterio. La Institución de la Eucaristía.

Durante la cena Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio, diciendo: "Tomad, esto es mi cuerpo". Después tomó un cáliz, dio gracias, se lo pasó a ellos y bebieron de él todos. Y les dijo: "Ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que será derramada por todos".(Mc 14,22-24)


MISTERIOS GLORIOSOS

Primer Misterio. La Resurrección de Jesús.

Pasado el sábado, al rayar el alba, el primer día de la semana, fueron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro. De pronto hubo un gran terremoto, pues un ángel del Señor bajó del cielo, se acercó, hizo rodar la losa del sepulcro y se sentó en ella. Su aspecto era como un rayo, y su vestido blanco como la nieve. Los guardias temblaron de miedo y se quedaron como muertos. Pero el ángel, dirigiéndose a las mujeres, les dijo: "No temáis; sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí. Ha resucitado, como dijo. Venid, ved el sitio donde estaba. Id en seguida a decir a sus discípulos: Ha resucitado de entre los muertos y va delante de vosotros a Galilea. Allí le veréis. Ya os lo he dicho". (Mt 28,1-7)

Segundo Misterio. La Ascensión de Jesús al Cielo.

Dicho esto, lo vieron subir, hasta que una nube lo ocultó a su vista. Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se iba, cuando se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: "Galileos, ¿qué hacéis ahí mirando al cielo? Este Jesús que acaba de subir al cielo volverá tal como lo habéis visto irse al cielo". (He 1,9-11)

Tercer Misterio. La Venida del Espíritu Santo.

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente un ruido del cielo, como de viento impetuoso, llenó toda la casa donde estaban. Se les aparecieron como lenguas de fuego, que se repartían y se posaban sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas extrañas, según el Espíritu Santo les movía a expresarse. (He 2,1-4)

Cuarto Misterio. La Asunción de María al Cielo.

Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque el todopoderoso ha hecho conmigo cosas grandes. (Lc 1,48-49)

Quinto Misterio. La Coronación de María Santísima.

Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en la cabeza.(Ap 12,1)