Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

III Domingo de Adviento
16 de diciembre de 2018

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

"Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos. Que vuestra mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca". Nos lo dice hoy San Pablo en la monición de entrada de la Eucaristía. Es una frase de capítulo cuarto de la Carta a los Filipenses. Por tanto este tercer domingo de Adviento tiene un mandato muy claro, desde el principio de la liturgia de hoy: que estemos alegres porque el Señor se acerca. Es un buen resumen, es una buena indicación para nuestro comportamiento para los próximos días. El tiempo de Navidad se va acercando y hemos de estar preparados para ese momento. La alegría es un gran ingrediente para nuestra espera y para toda nuestra vida.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


1.- La lectura primera procede del Libro de Sofonías. Este profeta vive los tiempos malos de un Israel cercado por los asirios, pero al final de su libro se espera al rey Josías, como reformador y libertad. Y el profeta estalla en júbilo y alegría. Nosotros vemos en ese texto el anuncio de la llegada del Mesías: la apertura de un gran rayo de luz, tras un tiempo de tristeza.

S.- Hoy no leemos un Salmo propiamente: nuestro canto responsorial lo forman versículos del capítulo 12 del libro del Profeta Isaías, que anuncian la salvación que Dios nos ofrece. En realidad, muchos de los textos de Isaías tienen una gran fuerza lírica y sirven perfectamente para ser proclamados como cánticos, como salmos.

2.- San Pablo, en la segunda lectura, que procede de la Carta a los Filipenses, nos pide, también, que estemos alegres y es la alegría que nos da el conocimiento de que el Señor está cerca. Y nada debe preocuparnos, salvo dar gracias a Dios por las maravillas que nos ofrece. Estemos alegres, pues, el Señor está cerca.

3.- El Evangelio de San Lucas nos traslada hoy una pregunta importante: ¿Qué hemos de hacer? Es lo que preguntaban a San Juan Bautista los que se convertían. Y el Precursor les pide honestidad y rectitud para sus cuestiones profesionales y cotidianas. No es la venida del Señor una cuestión de falsa alegría. Se trata de un hecho tan notable que nosotros debemos cambiar nuestra vida, no hacer del egoísmo, ni del abuso una fórmula de actuación. Hemos de buscar la justicia y el amor para todos. Es una buena recomendación para nosotros que esperamos –ya estamos a mitad de camino— al Señor Jesús.


LECTURAS

LECTURA DE LA PROFECÍA DE SOFONÍAS 3, 14-18a

Alégrate, hija de Sión, grita de gozo Israel; regocíjate y disfruta con todo tu ser, hija de Jerusalén.

El Señor ha revocado tu sentencia, ha expulsado a tu enemigo.

El rey de Israel, el Señor, está en medio de ti, no temas mal alguno.

Aquel día se dirá a Jerusalén:

«¡No temas!, ¡Sión, no desfallezcas!»

El Señor, tu Dios, está en medio de ti, valiente y salvador; se alegra y goza contigo, te renueva con su amor; exulta y se alegra contigo como en día de fiesta.

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

Is 12, 2-3. 4bcde. 5-6

R. GRITAD JUBILOSOS: PORQUE ES GRANDE EN MEDIO DE TI EL SANTO DE ISRAEL.

 

«Él es mi Dios y Salvador:

confiaré y no temeré,

porque mi fuerza y mi poder es el Señor,

él fue mi salvación».

Y sacaréis aguas con gozo

de las fuentes de la salvación. R.

 

«Dad gracias al Señor,

invocad su nombre,

contad a los pueblos sus hazañas,

proclamad que su nombre es excelso». R.

 

Tañed para el Señor, que hizo proezas,

anunciadlas a toda la tierra;

gritad jubilosos, habitantes de Sión:

porque es grande en medio de ti el Santo de Israel. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS FILIPENSES 4, 4-7

Hermanos:

Alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos.

Que vuestra mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca.

Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y en la súplica, con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios.

Y la paz de Dios, que supere todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Palabra de Dios


ALELUYA Cf. Is 61, 1 (Lc 4, 18ac)

El Espíritu del Señor está sobre mí: me ha enviado a evangelizar a los pobres.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 3, 10-18

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:

«¿Entonces, qué debemos hacer?».

Él contestaba:

«El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo».

Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:

«Maestro, ¿qué debemos hacer nosotros?».

Él les contestó:

«No exijáis más de lo establecido».

Unos soldados igualmente le preguntaban:

«Y nosotros ¿qué debemos hacer?».

Él les contestó:

«No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie con falsas denuncias, sino contentaos con la paga».

Como el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos:

«Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; en su mano tiene el bieldo para aventar su parva, reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga».

Con estas y otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo el Evangelio.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

EL GOZO DE COMPARTIR

Por David Llena

El júbilo y el gozo aumentan conforme nos acercamos al nacimiento de Jesús. Hoy debemos seguir alimentando ese gozo compartiendo lo nuestro con los otros como nos pide Juan Bautista, buscando la justicia y el derecho. Ese es el camino por el que vendrá Jesús a nuestra vida, por medio del bienestar de los que nos rodean.


la oraciÓN DE LOS FIELES

SEÑOR HAZNOS MÁS GENEROSOS

La alegría se hace hoy presente en este tercer domingo de Adviento. Una alegría que pasa por compartir lo que tenemos. Por eso hoy le pedimos al Padre:

R.- SEÑOR HAZNOS MÁS GENEROSOS.

1. – Por la Iglesia para que seamos generosos en el esfuerzo de predicar la venida de Cristo con palabras y con obras.

OREMOS

2. – Por los gobernantes de los países más desarrollados para que encuentren fórmulas generosas para hacer progresar a aquellos países más necesitados.

OREMOS

3. – Por los pobres y más necesitados para que encuentren en este tiempo manos dispuestas a acompañarlos y remediar su situación.

OREMOS

4. – Por todos aquellos que andan tristes o desalentados, para que descubran el gozo de Cristo que nos llega.

OREMOS

5. – Por todas las familias, para que sean portadoras de la alegría que nace del amor compartido.

OREMOS

6. – Por todos nosotros, para que nos esforcemos cada día más en nuestra preparación para la llegada de Cristo.

OREMOS

Padre, atiende las súplicas de tu pueblo que camina en la preparación de la venida de tu Hijo. Por Él que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- San Juan Bautista nos lo ha dicho en el Evangelio lo que tenemos que hacer en esta espera ante la llegada de Jesús. Hemos de meditar sobre lo que el Precursor nos habla en este tercer domingo de Adviento. ¿Conocemos de verdad a Jesús? ¿Sabemos que está cerca de nosotros, presente en el rostro de cualquiera que sufre y necesita de nosotros?

2.- San Pablo nos recomienda que estemos alegres y debemos estarlo. ¿O es que puede aplicarse a nosotros aquel dicho de Santa Teresa sobre que “un santo triste es un triste santo”?. Nuestra alegría debe ser contagiosa para tanta gente que anda a nuestro alrededor con el corazón encogido.

3.- Lo más importante de Juan Bautista es que tuvo muy clara siempre su misión. Sabia con exactitud quien iba a venir y a quien tenía que anunciar. ¿Podemos nosotros hacernos las mismas preguntas respecto a nuestro trabajo en el grupo o en la parroquia? ¿No ocurre, a veces, que queremos ser más que nadie, cuando en realidad somos menos que cualquiera?

4.- El tiempo de Adviento va pasando. Son horas de crecimiento y conversión. No podemos desaprovechar esta oportunidad de acercarnos más al Señor y servir mejor a los hermanos. El Señor viene para cambiar el mundo, pero espera de nosotros que le ayudemos en el cambio. ¿Estamos alertas, trabajamos para el gran día?.


LA MISIÓN

Alegres, siempre. Aunque las cosas estén mal, porque Dios nos ayudará a salir adelante. Adviento es tiempo de esperanza y alegría. Y esa es la misión de esta semana. Vivir con esperanza y alegría…a pesar de todo.