Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

IV Domingo de Pascua
22 de abril de 2018

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


Jesús se ofrece como Único Pastor de un único rebaño. Pero nosotros, y nuestros pecados, nos hacen separarnos y nos dividimos irresponsablemente en muchos rebaños que son como fortalezas cerradas. Hemos de abrirnos a la unidad aunque nos cueste. Si somos humildes y perseveramos en la oración constante, Jesús Resucitado nos conducirá al único aprisco del único Rebaño. Asimismo en este domingo cuarto del Tiempo Pascual celebramos la Jornada Mundial por las Vocaciones y en España se une a esa celebración la jornada por las Vocaciones Nativas. La mies es mucha y los obreros siguen siendo pocos.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Pedro deja claro en la primera lectura –sacada del Libro de los Hechos de los Apóstoles-- que Jesús ama a la Iglesia universal, sin excluir a nadie. Por eso un buen seguidor de Cristo tiene que vivir en comunión de amor con los hermanos. Una vez más se nos presenta a Jesús como la piedra angular donde ha de cimentarse la salvación.

S.- El Salmo 117 es uno de los más bellos de todo el Salterio. Y guarda relación con lo que Pedro nos dice en la primera lectura. Jesús es la piedra angular. Este Salmo 117 se utilizaba en la procesión litúrgica de la fiesta judía de las Tiendas o de los Tabernáculos. Es un poema que refleja la especial acción de Dios por su pueblo.

2.- San Juan, en su Primera Carta –nuestra segunda lectura de hoy-- nos muestra cómo la condición de hijo de Dios es ofrecida gratuitamente a todo ser humano. Y lo dice con unas palabras muy hermosas: “Habéis vuelto al pastor y guardián de vuestras vidas”.

3.- El evangelio de San Juan nos recuerda hoy que la Iglesia no puede basarse en el poder sino en una vida interior que se traduzca en obras de amor, entrega y libertad. Esa vida de perfección es el camino hacia la puerta estrecha de la que nos habla el Señor. Pero sobre todo es un canto profético del propio Cristo para indicarnos que Él es el Único Pastor del único rebaño donde todos juntos debeos vivir en amor, esperanza y paz.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 4, 8-12

En aquellos días, lleno de Espíritu Santo, Pedro dijo:

«Jefes del pueblo y ancianos: Porque le hemos hecho un favor a un enfermo, nos interrogáis hoy para averiguar qué poder ha curado a ese hombre; quede bien claro a todos vosotros y a todo Israel que ha sido el Nombre de Jesucristo el Nazareno, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por este Nombre, se presenta este sano ante vosotros.

Él es la “piedra que desechasteis vosotros, los arquitectos, y que se ha convertido en piedra angular”; no hay salvación en ningún otro; pues bajo el cielo no se ha dado a los hombres otro nombre por el que debamos salvarnos».

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 117, 1 y 8-9. 21-23. 26 y 28-29

R. LA PIEDRA QUE DESECHARON LOS ARQUITECTOS ES AHORA LA PIEDRA ANGULAR.

 

Dad gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterna su misericordia.

Mejor es refugiarse en el Señor

que fiarse de los hombres,

mejor es refugiarse en el Señor

que fiarse de los jefes. R.

 

Te doy gracias porque me escuchaste

y fuiste mi salvación.

La piedra que desecharon los arquitectos

es ahora la piedra angular.

Es el Señor quien lo ha hecho,

ha sido un milagro patente. R.

 

Bendito el que viene en nombre del Señor,

os bendecimos desde la casa del Señor.

Tu eres mi Dios, te doy gracias;

Dios mío, yo te ensalzo.

Dad gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterna su misericordia. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN JUAN 3, 1-2

Queridos hermanos:

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no lo conoció a él.

Queridos, ahora somos hijos de Dios y aun no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es.

Palabra de Dios


ALELUYA Jn 10, 14

Yo soy el Buen Pastor - dice el Señor -, que conozco a mis ovejas, y las mías me conocen.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 10, 11-18

En aquel tiempo, dijo Jesús:

«Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo las roba y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas.

Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas.

Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor.

Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre».

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

“NINGÚN OTRO NOMBRE PUEDE SALVARNOS”

Por David Llena

Las lecturas de hoy marcan desde la primera, donde Pedro reconoce que el único poder viene del Señor: “Ningún otro nombre puede salvarnos” pasando por reconocer a Cristo como piedra angular en el Salmo, es decir la que sustenta y aguanta la construcción. Mientras la segunda, ya va dando la razón de esta principalidad de Jesús, es el Hijo entregado por el Padre, por amor al hombre. Así Jesús, dando la vida por sus ovejas, libremente y por amor se convierte en piedra fundamental y camino seguro de salvación. Sólo Él que murió por nosotros es nuestro Salvador.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, GUÍANOS POR EL SENDERO DE LA VIDA

A través de Cristo buen Pastor y piedra angular de la Iglesia elevamos al Padre nuestras oraciones por nosotros y por el mundo. Repetimos:

R.- SEÑOR, GUÍANOS POR EL SENDERO DE LA VIDA.

1. – Por la Iglesia y sus pastores, para que ellos sepan guiarnos según la Palabra y nosotros nos dejemos guiar tras las huellas del Buen Pastor.

OREMOS

2. – Por el mundo y sus gobernantes para que ellos tengan las actitudes de Cristo de dar la vida por sus ovejas y nosotros seamos leales y colaboremos en esta labor de progreso y prosperidad de nuestros países.

OREMOS

3. – Por todos los enfermos, para que el Buen Pastor sane y atienda las heridas y los corazones afligidos.

OREMOS

4. – Por los emigrantes, los que viven en la pobreza o la necesidad, los que sufren la guerra o la persecución para que encuentren la guía de sus pasos y se conduzcan sin temor a la oscuridad de las cañadas que atraviesen.

OREMOS

5. – Por los matrimonios cristianos, para que los padres sepan dar la vida por los hijos y estos sepan seguir sus consejos e indicaciones encaminando sus pasos en la buena dirección.

OREMOS 

6 – Por todos los que nos hemos reunido en torno como ovejas en torno al Pastor para que nunca nos alejemos de Él y podamos un día entrar en las verdes praderas celestiales.

OREMOS

Padre, te pedimos que nuestro corazón viva atento a los silbos amoroso de tu Hijo, nuestro Buen Pastor por quien te elevamos esta oración.

 Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- Lo esbozamos en nuestra exhortación de entrada, esta semana. La fiesta del Divino Pastor en una invitación a la unidad de los cristianos: un único Rebaño con un Único Pastor. Pero parece, casi, una utopía. Le desunión es evidente. ¿Rezamos lo suficiente para obtener la deseada unidad?

2.- El pecado humano ha impedido la unidad permanente de los cristianos. Y esa desunión de los discípulos de Cristo es muy antigua, casi de los primeros tiempos de la Iglesia. Ya San Pablo aprecia muchas presiones entre los judaizantes para volver a la doctrina de Moisés, dejando la figura de Jesús como marginal. Hoy, a veces, parece que se produce lo mismo, dando más valor a un grupo determinado en sí mismo que al Pastor que fundó la Iglesia. ¿Ocurre algo parecido cerca de ti?

3.- La Iglesia católica en los últimos años ha hecho grandes esfuerzos ante el Ecumenismo y haciendo autocrítica, cosa que no han hecho otras iglesias o confesiones. Pero ese inmovilismo de los otros no debe producir, jamás, un frenazo a nuestro ecumenismo sincero. ¿Tú crees que estamos parados? ¿Qué se están haciendo fuertes en nosotros las posiciones inmovilistas que tienden al alejamiento de los frutos obtenidos en el camino de unidad de los cristianos?

4.- Hoy conmemoramos la Jornada Mundial y Pontificia por las vocaciones. Tambien la jornada por las vocaciones nativas ¿Trabajas tú, o se trabaja suficientemente en tu parroquia por el desarrollo de las vocaciones sacerdotales?

5.- Seguimos celebrando la Pascua camino de Pentecostés, ¿es tú animo abierto al gran milagro en la Iglesia por la llegada del Espíritu Santo?


LA MISIÓN

Busquemos la unidad que Jesús, el Pastor de todos, nos pide. Y no sólo hemos de orar por el entendimiento entre otras iglesias y confesiones. También nuestra oración humilde y constante debe dirigirse a la unidad fraternal entre todos los católicos, pues no siempre caminamos con el mismo paso.