Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

Domingo de Pentecost├ęs
20 de mayo de 2018

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


Termina el Tiempo Pascual en este domingo de Pentecostés. La idea es que hemos recorrido mucho, juntos. Se inició el Miércoles de Ceniza con la Cuaresma, y llegó la Semana Santa y la Pascua. Es un camino esplendido, grande que contiene los fundamentales misterios de nuestra fe. Y hoy, además, se cumple la promesa de Jesús: el Espíritu Santo ya está aquí y Él nos lo va a enseñar todo…


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

Termina el Tiempo Pascual en este domingo de Pentecostés. La idea es que hemos recorrido mucho, juntos. Se inició el Miércoles de Ceniza con la Cuaresma, y llegó la Semana Santa y la Pascua. Es un camino esplendido, grande que contiene los fundamentales misterios de nuestra fe. Y hoy, además, se cumple la promesa de Jesús: el Espíritu Santo ya está aquí y Él nos lo va a enseñar todo…


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 2, 1-11

Al cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, se produjo desde el cielo un estruendo, como de viento que soplaba fuertemente, y llenó toda la casa donde se encontraban sentados. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se dividían, posándose encima de cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse.

Residían entonces en Jerusalén judíos devotos venidos de todos los pueblos que hay bajo el cielo. Al oírse este ruido, acudió la multitud y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Estaban todos estupefactos y admirados, diciendo:

«¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno de nosotros los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas y habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, del Ponto y Asia, de Frigia y Panfilia, de Egipto y de la zona de Libia que limita con Cirene; hay ciudadanos romanos forasteros, tantos judíos como prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las grandezas de Dios en nuestra propia lengua».

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 103, 1ab y 24ac. 29bc-30.31 y 34

R. ENVÍA TU ESPÍRITU, SEÑOR, Y REPUEBLA LA FAZ DE LA TIERRA.

 

Bendice, alma mía, al Señor:

¡Dios mío, qué grande eres!

Cuántas son tus obras, Señor;

la tierra está llena de tus criaturas. R.

 

Les retiras el aliento, y expiran

y vuelven a ser polvo;

envías tu espíritu, y los creas,

y repueblas la faz de la tierra. R.

 

Gloria a Dios para siempre,

goce el Señor con sus obras;

que le sea agradable mi poema,

y yo me alegraré con el Señor. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 12, 3b-7. 12-13

Hermanos:

Nadie puede decir: «Jesús es Señor», sino por el Espíritu Santo.

Y hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. pero a cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para el bien común.

Pues, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo.

Pues todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

Palabra de Dios


SECUENCIA

Ven, Espíritu divino,

manda tu luz desde el cielo.

 

Padre amoroso del pobre;

don, en tus dones espléndido;

luz que penetra las almas;

fuente del mayor consuelo.

 

Ven, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo,

tregua en el duro trabajo,

brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas

y reconforta en los duelos.

 

Entra hasta el fondo del alma,

divina luz, y enriquécenos.

 

Mira el vacío del hombre,

si tú le faltas por dentro;

mira el poder del pecado,

cuando no envías tu aliento.

 

Riega la tierra en sequía,

sana el corazón enfermo,

lava las manchas,

infunde calor de vida en el hielo,

doma el espíritu indómito,

guía al que tuerce el sendero.

 

Reparte tus siete dones,

según la fe de tus siervos;

por tu bondad y tu gracia,

dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse

y danos tu gozo eterno


ALELUYA

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 20, 19-23

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

«Paz a vosotros».

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:

«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

EL LENGUAJE DEL AMOR

Por David Llena

El Espíritu Santo viene a mostrarnos el lenguaje del Amor. Cuando dos almas saben expresarse en este idioma, no hacen falta las palabras. Cada cual es consciente de la necesidad del otro y cada cual entiende el gesto y la acción del otro. Pero es un lenguaje en el que somos aprendices de por vida, porque nuestro egoísmo distorsiona esta sensibilidad necesaria del corazón abierto a la necesidad del otro. El Espíritu Santo viene en nuestra ayuda, pero ¿está el mundo preparado para este lenguaje?


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

DERRAMA SOBRE EL MUNDO TU ESPÍRITU.

Con la ayuda del Espíritu Santo, elevamos nuestras plegarias al Padre, por mediación de Jesucristo, diciendo:

R.- DERRAMA SOBRE EL MUNDO TU ESPÍRITU.

1. – Concede al Papa, los obispos y sacerdotes el don de Sabiduría, para que asemejen sus corazones al corazón de Cristo.

OREMOS

2. – Concede a todos los habitantes de la tierra el don de Inteligencia, para que sepan comprender la Palabra de Dios y pongan en práctica el mensaje de Amor que nos trajo Jesucristo.

OREMOS

3. – Concede a todos aquellos que viven lejos de la Iglesia el don de Consejo, para que el Espíritu oriente sus acciones hacia la búsqueda de la Verdad.

OREMOS

4.- Concede a los enfermos, los ancianos, los que pasan necesidad el don de Fortaleza para que el Espíritu sostenga su ánimo para sobrellevar las contrariedades y puedan resistir el tiempo necesario hasta su pronta recuperación.

OREMOS

5. – Concede a todos los que trabajan en la investigación y en el desarrollo del mundo el don de Ciencia para que sepan encontrar al Creador a través del estudio de las creaturas.

OREMOS

6. – Infunde en todos los miembros de Acción Católica y el Apostolado Seglar el don de Piedad, para que su acción este siempre orientada a cubrir las necesidades de los demás especialmente de aquellos que más necesitan de Dios.

OREMOS

7. – Infunde en todos nosotros el don del Temor de Dios para que nuestro corazón busque siempre permanecer en la caridad y volcados en llevar el Evangelio al mundo entero.

OREMOS

Padre, concede el don del Espíritu a todos los que hemos presentado estas súplicas y haz que su soplo llegue a todos los hombres de la tierra.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- ¿Hemos dejado al Espíritu Santo en nuestro interior? ¿O nuestra cobardía, tibieza y falta de purificación impide su entrada?

2.- ¿Sabemos que el Espíritu es corriente de amor y vinculo entre el Padre y el Hijo?

3.- ¿Aceptamos sin reservas que Dios es amor?

4.- ¿Somos capaces de amar, también sin reservas, a nuestros hermanos?

5.- ¿Esperamos los dones y los frutos del Espíritu Santo? ¿Los conocemos?

6.- ¿Podemos hoy hacer propósito fuerte de querer recibir el Espíritu Santo y lanzarnos a la misión de evangelización y ayuda a los hermanos que Cristo nos ha encargado?


LA MISIÓN

Pentecostés: nuestra alegría no puede ser completa si muchos de nuestros hermanos lo están pasando mal. Precisamente debe ser en Pentecostés es cuando más debemos acordarnos de los hermanos, que más sufren y menos tienen…