Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

XVI Domingo del Tiempo Ordinario
22 de julio de 2018

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Jesús nos propone descansar junto a Él. ¿Puede haber mejor propuesta? Todo lo que nos rodea es paz y amor. El salmo 22 es una invitación al sosiego, a la confianza en el Señor. Hemos de dedicarnos a Él, considerarle nuestro guía, nuestro pastor, sin reservas y sin miedos. Todo ello es un camino seguro para ser felices. Jesús, en el evangelio, se apiada de aquellos que parecen ovejas sin pastor, ¿pero no es una característica de nuestro tiempo y de nuestro mundo ese sentirse sin guía ni camino seguro? Meditemos pues en la paz que nos ofrece el Señor… y en la inseguridad y dureza extrema de este mundo en que vivimos.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, del capítulo 23 del libro de Jeremías, nos muestra que Dios es el Gran Pastor de las ovejas y que cuida de ellas con, incluso, ayuda de otros pastores. Dice el Señor: “Reuniré el resto de mis ovejas y les pondré pastores”. La importancia de la ganadería en los tiempos antiguos era enorme. De ahí que el ejemplo del rebaño y el pastor se repita siempre en toda la Escritura, incluido el Evangelio

S.- El Salmo 22 guarda estrecha relación con la primera lectura. El Pastor es el Señor. Pero también con el Evangelio de hoy, Jesús lleva a sus discípulos a un lugar tranquilo y les hace descansar. Vamos a proclamar uno de los salmos más bellos del salterio que nos inspira a confiar tiernamente en el Señor.

2.- No pretendamos estar junto a Jesús si el odio anida en tu corazón, nos dice San Pablo en la segunda lectura, que procede del capítulo segundo de la Carta a los Efesios. Hoy es el momento de pedirle al Señor su gracia para que nos ayude a sacar de nuestro corazón ese odio que no somos capaces de controlar, para que anide dentro de cada uno de nosotros esa paz que Él tanto desea.

3.- El Evangelio de Marcos –muy breve y conciso— nos marca con toda exactitud lo que ocurrió. Jesús quiere ir con sus discípulos a un lado tranquilo y reposado, para descansar del trabajo cotidiano. Aquí en el hemisferio norte, Él no se opone a que tengamos vacaciones, bien al contrario. Quiere que en ellas, en la cercanía de la naturaleza, consigamos hablar con Dios Padre que está en todas las cosas. Aprovechemos nuestras vacaciones para encontrar a Dios. Pero bien pudiera ser que no tuviéramos vacaciones o nos encontráramos en el hemisferio sur donde es invierno. Igualmente debemos buscar la quietud, el silencio, la cercanía a la naturaleza para también encontrar a Dios.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE JEREMÍAS 23, 1-6

¡Ay de los pastores que dispersan y dejan que se pierdan las ovejas de mi rebaño! - oráculo del Señor -.

Por tanto, esto dice el Señor, Dios de Israel a los pastores que pastorean a mi pueblo:

«Vosotros dispersasteis mis ovejas y las dejasteis ir sin preocuparos de ellas. Así que voy a pediros cuentas por la maldad de vuestras acciones - oráculo del Señor -.

Yo mismo reuniré el resto de mis ovejas de todos los países adonde las expulsé, y las volveré a traer a sus dehesas, para que crezcan y se multipliquen. Les pondré pastores que las apacienten, y ya no temerán ni se espantarán. Ninguna se perderá - oráculo del Señor -».

Mirad que llegan días - oráculo del Señor - en que daré a David un vástago legítimo: reinará como monarca prudente, con justicia y derecho en la tierra.

En sus días se salvará Judá, Israel habitará seguro. Y le pondrán este nombre: El-Señor-nuestra-justicia».

Palabra de Dios.


SALMO RESPONSORIAL

Salmo 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6

R. EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTA.

 

El Señor es mi pastor, nada me falta:

en verdes praderas me hace recostar;

me conduce hacia fuentes tranquilas

y repara mis fuerzas. R.

 

Me guía por el sendero justo,

por el honor de su nombre.

Aunque camine por cañadas oscuras,

nada temo, porque tú vas conmigo:

tu vara y tu cayado me sosiegan. R.

 

Preparas una mesa ante mi,

enfrente de mis enemigos;

me unges la cabeza con perfume,

y mi copa rebosa. R.

 

Tu bondad y tu misericordia me acompañan

todos los días de mi vida,

y habitaré en la casa del Señor

por años sin término. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS 2, 13-18

Hermanos:

Ahora, gracias a Cristo Jesús, los que un tiempo estabais lejos estáis cerca por la sangre de Cristo.

Él es nuestra paz: el que de los dos pueblos ha hecho uno, derribando en su cuerpo de carne el muro que los separaba: la enemistad.

Él ha abolido la ley con sus mandamientos y decretos, para crear, de los dos, en sí mismo, un único hombre nuevo, haciendo las paces. Reconcilió con Dios a los dos, uniéndolos en un solo cuerpo mediante la cruz, dando muerte, en él, a la hostilidad.

Vino a anunciar la paz: paz a vosotros los de lejos, paz también a los de cerca. Así, unos y otros, podemos acercarnos al Padre por medio de él en un mismo Espíritu.

Palabra de Dios


ALELUYA Jn 10, 27

Mis ovejas escuchan mi voz - dice el Señor -, y yo las conozco, y ellas me siguen.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 6, 30-34

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo:

«Venid vosotros a solas a un lugar desierto a descansar un poco».

Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer.

Se fueron en barca a solas a un lugar desierto.

Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y se compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas.

Palabra del Señor


COMENTARIO LITÚRGICO

LA MISERICORDIA Y LA CALMA

Por David Llena

Un pastor prudente que hace la justicia y promueve el derecho. Un pastor que se apiada de las ovejas y se pone a enseñarles con calma. Un pastor que muere para convocar a la unión a todas sus ovejas, judíos y gentiles, como nos dice San Pablo en la segunda lectura. Sin embargo, nosotros no atendemos muchas veces esas enseñanzas, ni buscamos la unión del rebaño. Debemos practicar la misericordia y la calma con que actúa el Señor, buscando la justicia y el derecho cumpliendo los mandatos del Señor y poniendo en práctica sus enseñanzas.


la oraciÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, PASTOREA A TU PUEBLO.

Hoy contemplamos la figura del Cristo pastoreando y enseñando con calma a todos aquellos que andamos perdidos o queremos ser más fieles a sus mandatos. Con esa intención le decimos al Señor:

R.- SEÑOR, PASTOREA A TU PUEBLO.

1. – Por la Iglesia, para que suscites pastores santos que atiendan con calma y misericordia las almas de todos los bautizados.

OREMOS

2. – Por todos los pueblos del mundo, para que escuchen con calma las enseñanzas de Cristo y las pongan en práctica.

OREMOS

3. –Por todos los que llevan la Palabra de Dios a los pueblos de misión, para que, actuando con la paciencia del Señor, reúnan a aquellos que andan como ovejas sin pastor.

OREMOS

4.- Por todos aquellos que no pueden disfrutar del descanso vacacional, para que encuentren momentos de calma y descanso a los pies del Señor.

5. – Por los matrimonios cristianos, para que, ante los avatares de la vida sepan dejarse guiar por el Señor, sin temor a las cañadas oscuras.

OREMOS

6. – Por todos los que nos hemos reunido a escuchar al Señor y participar de su Eucaristía, para que vivamos en la unidad del Amor que Él nos ha traído.

OREMOS

Padre, Tú que enviaste a tu Hijo al mundo para salvarlo, dígnate a remover los corazones de los hombres para que entiendan el mensaje de Amor que nos trae.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta. Esta semana el Evangelio y las otras lecturas nos ha sugerido lo siguiente:

1.- Es más que llamativo que Jesús de Nazaret leve a sus amigos a descansar después del trabajo de apostolado. Se reproduce –un poco— lo que podemos estar viviendo la gente de los Grupos de Liturgia con las vacaciones. Pero hemos de entender bien que las vacaciones no son, en ninguno de los casos, un romper que todo. Jesús va seguir cerca de nosotros, estemos donde estemos. ¿Olvidamos a Jesús en vacaciones?

2.- Parece que las vacaciones de Jesús y de sus discípulos duraron poco. La muchedumbre seguía a Jesús y él se apiadó: perecían ovejas sin pastor. Y eso es cierto, porque nosotros, los llamados creyentes, cuando por el pecado o por desidia abandonamos a Jesús de Nazaret, nos desconcertamos y no tenemos rumbo. ¿Hemos perdido la guía del Buen Pastor?

3.- Es posible que, por las vacaciones de verano, no funcionen los grupos Betania. Pero es más que posible que sigan con sus trabajos en Suramérica. Y a ellos queremos dirigir esta reflexión de que la imagen de Jesús escuchando los progresos de sus discípulos si puede parecerse a una de nuestras reuniones hablando de los progresos litúrgicos. Y el ejemplo no es excesivo, porque ya sabéis: siempre que nos reunimos uno o dos en nombre de Jesús él está en medio de nosotros. ¿Tenemos presenta esa oferta maravillosa de Jesús?


LA MISIÓN

Para que los que descansen, el asueto debe ser un motivo para glorificar a Dios. Para los que trabajan su ocupación merece dar gracias por las enormes dificultades laborales que sufrimos. Y por los que esperan y nada tienen pues deben dar gracias porque su fe en el Señor les traerá consuelo en abundancia.