Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

VII Domingo del Tiempo Ordinario
19 de febrero de 2017

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


EXHORTACIÓN PARA ESTA SEMANA

Hemos de preparar muy especialmente nuestra meditación de hoy sobre los textos bíblicos de este Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario. Y no podemos dejarlos pasar –sobre todo el Evangelio de Mateo— como algo imposible o inabordable o como mensajes del pasado. Jesús nos pide que ejercitemos nuestro amor a tope y así que podremos amar a nuestros enemigos y rezar por ellos. Realmente es suficiente trabajo para esta semana intentar asumir el amor total hacia nuestro prójimo que Jesús de Nazaret nos pide hoy. Pero no podemos obviarlo, ni dejarlo por imposible. Todo es posible con el Amor de Dios que Cristo nos muestra.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura procede del capítulo 19 del Libro del Levítico. Y nos muestra que ya Dios, nuestro Padre, encarga a su siervo Moisés que enseñe a cada miembro del pueblo elegido que tiene que amar al prójimo como a sí mismo. En realidad la enseñanza de Dios ha sido siempre la misma. Pero el pueblo judío olvidó la enseñanza divina y tuvo que venir Jesús a dar plenitud al mensaje del Padre de todos.

S.- El salmo 102 esta atribuido a David y tiene un mensaje casi idéntico al conocido salmo 50, al “Miserere”. Es, en definitiva, un himno de alabanza que recorre toda la historia de Israel señalando que todos los bienes proceden del Señor. Para nosotros mismos, hoy, debe ser una oración de agradecimiento por todo lo que somos y recibimos.

2.- Pablo de Tarso, en la segunda lectura, donde continuamos leyendo la primera Carta a los Corintios, marca la esencia predicadora y evangelizadora del cristiano. Y que no es otra cosa que la unidad de Dios Padre con Jesús y, al mismo tiempo, nuestra unidad total con la Trinidad Santa mediante el Espíritu. Es un párrafo muy importante que deberíamos leer varias veces y hacerle sitio en nuestros corazones.

3.- El evangelio de Mateo sigue narrándonos las enseñanzas de Jesús de Nazaret en el Sermón de la Montaña. Y hoy expresa el máximo del amor, la plenitud del amor cristiano que rompe hasta lo razonable: nos pide que amemos a nuestros enemigos. Pero sucede que para Jesús no puede haber amores a medias, amores de conveniencia. El amor ha de romperlo todo y construirlo de nuevo si hubiera desaparecido.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DEL LEVÍTICO 19, 1-2.17-18

El Señor habló a Moisés:

«Di a la comunidad de los hijos de Israel:

"Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo. No odiarás de corazón a tu hermano, pero reprenderás a tu prójimo, para que no cargues tú con su pecado. No te vengarás de los hijos de tu pueblo ni les guardarás rencor, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor"».

Palabra de Dios.


Salmo 102,1-2.3-4.8 y 10. 12-13 (R.: 8a)

R. EL SEÑOR ES COMPASIVO Y MISERICORDIOSO.

 

Bendice, alma mía, al Señor,

y todo mi ser a su santo nombre.

Bendice, alma mía, al Señor,

y no olvides sus beneficios. R.

 

Él perdona todas tus culpas

y cura todas tus enfermedades;

él rescata tu vida de la fosa

y te colma de gracia y de ternura. R.

 

El Señor es compasivo y misericordioso,

lento a la ira y rico en clemencia.

No nos trata como merecen nuestros pecados

ni nos paga según nuestras culpas. R.

 

Como dista el oriente del ocaso,

así aleja de nosotros nuestros delitos.

Como un padre siente ternura por sus hijos,

siente el Señor ternura por los que lo temen. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 3, 16-23

Hermanos:

¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo: y ese templo sois vosotros. Que nadie se engañe. Si alguno de vosotros se cree sabio en este mundo, que se haga necio para llegar a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios, como está escrito: «Él caza a los sabios en su astucia». Y también: «El Señor penetra los pensamientos de los sabios y conoce que son vanos».

Así, pues, que nadie se gloríe en los hombres, pues todo es vuestro: Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, lo presente, lo futuro. Todo es vuestro, vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.

Palabra de Dios.


ALELUYA 1 Jn 2,5

Quien guarda la palabra de Cristo, ciertamente el amor de Dios ha llegado a su plenitud.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 5, 38-48

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo, diente por diente". Pero yo os digo: no hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también el manto; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehúyas.

Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo”. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis solo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto».

Palabra del Señor.


COMENTARIO LITÚRGICO

AMAR EN TODO MOMENTO

Por David Llena

El pasado domingo el Señor nos presentaba una disyuntiva: amor o egoísmo. Hoy nos dice que, si elegimos el amor, éste no ha de ser parcial, no solo para los nuestros, sino que el amor ha de ser a tiempo completo. Es decir, debemos amar a todos en todo momento. Ni tan siquiera a los que actúan mal debemos odiar, sino que debemos intentar corregir de manera fraterna. Para esto es necesario, vivir a la sombra del Espíritu Santo, Haciéndose uno con Dios, siendo compasivo y misericordioso como nos recuerda el salmo.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

DANOS, SEÑOR, UN CORAZÓN MISERICORDIOSO

Vemos en el Evangelio que el Amor misericordioso del Padre es para todos, incluso para los enemigos, y esta es la parte que nos cuesta más. Así pues, le pedimos al Padre un corazón compasivo y misericordioso, diciendo:

R.- DANOS, SEÑOR, UN CORAZÓN MISERICORDIOSO.

1. – Por el Papa, para que su mensaje de misericordia cale en los corazones de los hombres de todo el mundo y así se propague el Reino a todos los rincones de la tierra.

OREMOS

2. – Por todos los pueblos de la tierra, para que la misericordia de Dios llegue a todos ellos y así vivan en la paz y la armonía que nos brinda el Amor de Dios.

OREMOS

3. – Por todos aquellos que viven alejados del amor de Dios, para que encuentren algún alma llena de Él que les acerque a la luz y la calidez del trato con Dios.

OREMOS

4. – Por los pobres y oprimidos para que el amor hecho pan les visite y les ayude a salir de su amarga situación.

OREMOS

5. – Por las familias cristianas para que el Amor compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en piedad sea el centro de la vida familiar.

OREMOS

6 – Por todos los que nos acercamos al sacramento del Amor, para que tengamos los mismos sentimientos que Cristo nuestro Señor.

OREMOS

Padre, trasforma el corazón de tus fieles para que cada vez más se asemeje al tuyo y vivamos como hermanos, hijos del mismo Padre.

Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR, ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

En ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Las cuestiones son las siguientes:

1.- Dios ya había mostrado a Moisés que hay que amar al prójimo como a uno mismo. Eso es lo que nos dice hoy el Libro del Levítico pero el pueblo elegido lo olvidó. ¿Lo hemos olvidado nosotros después que Jesús volviera a mostrar la enseñanza del Padre? ¿Somos igual que el pueblo judío: olvidadizos y más partidarios del ojo por ojo y diente por diente, que del verdadero amor?

2.- Realmente, en la Escritura está todo lo que necesitamos para inspirar nuestras meditaciones, nuestro camino de conversión a través de la enseñanza de la Palabra. Y así San Pablo en la Primera Carta a los Corintios nos muestra la unidad total con los hermanos, gracias a la unidad con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Pero la pregunta sólo puede ser una: ¿somos verdaderamente apóstoles de la unidad o agentes de la discordia permanente?

3.- Sin duda, el evangelio de esta semana es uno de los más difíciles e inquietantes de todo el relato evangélico. Y así: ¿abrimos al menos nuestro corazón y nuestra alma para saber que es eso de amar a los enemigos? ¿Somos capaces de sepultar nuestro rencor –aunque tenga una base razonable—ante la petición de amor total que nos pide Cristo Jesús? ¿Intentamos al menos entenderlo y aun practicar ese amor sin comprenderlo?


LA MISIÓN

No hay mejor misión para esta semana que ejercitar nuestro amor con los hermanos y ello por encima de lo conveniente y razonable.