Descansar en la casa de Betania junto a Jesús, es saborear ese momento Único y privilegiado que te inunda de paz el corazón. Cuántas veces nos hemos planteado lo que nosotros hubiéramos hecho si nos hubiera tocado vivir en tiempo de Jesús; tenemos la seguridad que hubiésemos acudido a todos los lugares donde El descansaba. Pero no hemos caído en la cuenta que esto no es cosa del pasado sino del presente. Esto se repite hoy. Por eso quiero invitarte con esta página a que me acompañes para marchar hacia Betania. Jesús descansa allí, en Betania, con sus amigos se trata de irnos a encontrar con Él; todos estamos invitados.

XVI Domingo del Tiempo Ordinario
23 de julio de 2017

GRUPOS BETANIA DE ORACIÓN Y ACCIÓN
**Textos para los trabajos de liturgia


En este domingo XVI del Tiempo Ordinario hay algo que nos deja mudos de asombro. Y es que la parábola de la cizaña es más que impresionante. Jesús de Nazaret, con sencillez y exactitud, nos presente la convivencia entre el bien y el mal: entre los malos y los buenos. Es verdad que habrá que esperar a la siega, cuando todo se recoja conjuntamente. Pero también es verdad que mucha cizaña, por arrepentimiento, pueda convertirse en trigo y esperemos, con la ayuda de Dios, que nada se convierta en cizaña. Pero hemos de estar atentos. El mal siempre insiste para engañarnos.


LA REUNIÓN LITURGICA

ORACIÓN DE ENTRADA.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Señor Dios Padre nuestro, te pedimos gracia para comprender mejor la Palabra que se transmite en la Eucaristía Dominical. Concédenos la presencia cercana y gratificante del Espíritu Santo. Te lo pedimos por tu Hijo --y Maestro Nuestro--el Señor Jesús.


MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura, del Libro de la Sabiduría, nos muestra ese Dios grande, poderoso, soberano, que se acerca al hombre desde el perdón, la indulgencia y el amor. Cercano siempre a nuestras necesidades y al que acudimos a pedir ayuda. La verdad es que somos especialistas en pedir y además queremos rapidez y eficacia al conseguirlo. Hemos olvidado que orar también es alabar, bendecir, adorar, dar gracias, pedir perdón, ofrecer, contemplar... Pero claro ¡tenemos tanto que pedir!

S.- El Salmo 85 está confeccionado con bellísimos fragmentos de otros salmos. El salmista expresa por el acoso de sus enemigos, pero la súplica a Dios del pobre y del humilde es escuchada por el Señor. Este himno útil y muy querido por los judíos contemporáneos de Jesús es, asimismo, muy indicado para nosotros, hoy, pues tambien sufrimos las burlas de nuestros adversarios.

2.- Nos va a sorprender la observación que san Pablo hace en la Carta a los Romanos, que es la segunda lectura de hoy: "no sabemos pedir lo que nos conviene". Queremos poner a Dios las condiciones para que Él simplemente las firme Además queremos que se obedezcan nuestras sugerencias, que el Espíritu entre en nuestro juego en lugar de entrar nosotros en su acción imprevisible.

3.- En el Evangelio San Mateo se muestra la parábola de Jesús donde nos dice que en nuestro campo habitan juntos el bien y el mal, el trigo y la cizaña. No podemos situarnos fuera del mal como si nosotros no fuéramos responsables de su difusión en el mundo, como si los malos fueran los otros. Cuántas veces el trigo y la cizaña aparecen en campos insospechados, de gente que nosotros no tomaríamos en consideración, ni como buenos, ni como malos. No os toca a vosotros quitar la cizaña, dice el Evangelio, y es verdad. Pero sí nos toca condenar el mal, llamar al pecado por su nombre, no quedarnos mirando resignadamente. El cristiano no encuentra el mal fuera de su campo sino dentro de él. Cristo nos lo dijo: hay muchas zonas sin curar dentro del Reino, en la Iglesia, en nuestro corazón. Hoy seria un gran día si tuviéramos la honradez de reconocerlo y tomárnoslo en serio.


LECTURAS

PRIMERA LECTURA

LECTURA DEL LIBRO DE LA SABIDURÍA 12, 13. 16-19

Fuera de ti, no hay otro dios al cuidado de todo, a quien tengas que demostrar que no juzgas injustamente.

Porque tu fuerza es el principio de la justicia, y tu señorío sobre todo te hace ser indulgente con todos.

Despliegas tu fuerza ante el que no cree en tu poder perfecto y confundes la osadía de los que lo conocen.

Pero tú, dueño del poder, juzgas con moderación y nos gobiernas con mucha indulgencia, porque haces uso de tu poder cuando quieres.

Actuando así, enseñaste a tu pueblo que el justo debe ser humano, y diste a tus hijos una buena esperanza, pues concedes el arrepentimiento a los pecadores.

Palabra de Dios.


Salmo 85, 5-6. 9-10. 15-16a

R TÚ, SEÑOR, ERES BUENO Y CLEMENTE.

 

Porque tú, Señor, eres bueno y clemente,

rico en misericordia, con los que te invocan.

Señor, escucha mi oración,

atiende la voz de mi súplica. R.

 

Todos los pueblos vendrán

a postrarse en tu presencia, Señor;

bendecirán tu nombre:

«Grande eres tú, y haces maravillas;

tú eres el único Dios». R.

 

Pero tú, Señor,

Dios clemente y misericordioso,

lento a la cólera, rico en piedad y leal,

mírame, ten compasión de mí. R.


SEGUNDA LECTURA

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS ROMANOS 8, 26-27

Hermanos:

El Espíritu acude en ayuda de nuestra debilidad, pues nosotros no sabemos pedir como conviene; pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables.

Y el que escruta los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios.

Palabra de Dios.


ALELUYA Mt 11, 25

Bendito seas, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has revelado los secretos del reino a la gente sencilla.


EVANGELIO

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 13, 24-30

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente diciendo:

«El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras los hombres dormían, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo:

"Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?"

Él les dijo:

"Un enemigo lo ha hecho".

Los criados le preguntaron:

"¿Quieres que vayamos a arrancarla?"

Pero él les respondió:

"No, que, al recoger la cizaña podéis arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero”».

Palabra del Señor.


COMENTARIO LITÚRGICO

EPISODIOS DE CIZAÑA

Por David Llena

El Reino de los cielos… así repite, por tres veces, el comienzo de otras tantas parábolas que San Mateo recoge en este capítulo 13 de su evangelio. En dos de ellas, indica que comienza en lo pequeño y sin hacer ruido y sin saber cómo se hace grande y consigue que todo fermente. Pero en ese triunfo, hay episodios de cizaña hasta el final, como indica la otra parábola. Estamos en el comienzo de la siembra, o en el momento del trabajo afanoso por el Reino, sabemos que la siega vendrá y que debemos perseverar hasta el final entre los brotes de cizaña.


LA ORACIÓN DE LOS FIELES

SEÑOR, ENVÍA TU REINO DE AMOR.

Hoy elevamos nuestra plegaria al Padre pidiendo que venga su Reino, y fermente los corazones masificados y embotados, a través del Amor diciendo:

R.- SEÑOR, ENVÍA TU REINO DE AMOR.

1. – Te pedimos por el Papa Francisco, para que cuides su salud, ilumines su palabra y alientes su corazón.

OREMOS

2. – Te pedimos por todos los hombres de la tierra necesitados del Amor de Dios, para que les llegue la semilla del Reino y se haga fuerte en sus corazones.

OREMOS

3. – Te pedimos por todos los que trabajan en la extensión del Reino, para que no se cansen de sembrar a pesar de la cizaña.

OREMOS

4. – Te pedimos por los enfermos, los parados, los emigrantes y todos aquellos necesitados del Amor que nos trajo Cristo, para que también ellos acojan la semilla y sepan dar fruto abundante.

OREMOS

5. – Te pedimos por las familias, para que Cristo se haga presente en medio de ellos y sea su semilla fermento de amor entre todos.

OREMOS 

6 – Por todos nosotros, nuestros familiares y amigos, para que vivamos buscando el Reino de Dios y su justicia sabiendo que el resto vendrá por añadidura.

OREMOS

Padre concede a tu pueblo el perseverar en la escucha de la Palabra y en la extensión del Reino que tu Hijo nos trajo a la tierra.

Te lo pedimos por medio de Jesucristo Nuestro Señor.

Amen.


LAS PREGUNTAS DEL EDITOR , Ángel gÓmez escorial

A continuación, y en ambiente de gran recogimiento, un buen lector leerá lenta y con buena entonación las siguientes ideas fuerza que servirán para la meditación. Ante cada pregunta se hará un largo silencio para meditar el contenido de la propuesta.

1.- En la Parábola de la cizaña Jesús nos explica el origen del mal que convive con el bien, pero, ¿somos capaces, con amor y humildad y sin soberbia, descubrir ese mal para corregirlo en la medida de nuestras posibilidades? ¿O confraternizamos con el mal por comodidad o por falsos respetos humanos?

2.- El mal no es invencible ni inabordable. Muchas de las malas acciones que observamos son producidas por ignorancia o por falta de otros argumentos. ¿Pensamos todos los días en mostrar la Palabra de Dios y en enseñar respeto, amor y solidaridad con los hermanos que más sufren? Y es que a veces pueden ser nuestras omisiones las que inducen al mal camino. ¿Lo tenemos en cuenta?

3.- No nos autoengañemos, nosotros somos malos y pecadores, pero ¿lo admitimos? Al mismo tiempo, ¿confiamos en la misericordia de Dios, como hace el autor del Libro de la Sabiduría, para salir de nuestros malos momentos? Nuestra responsabilidad es mayor pues trabajamos para expandir la palabra de Dios y algunos hermanos ven en nosotros –a pesar de nuestra poquedad— un ejemplo a seguir.

4.- Es San Pablo en su texto de hoy, quien nos da la respuesta: y es que Dios actúa a través de nuestra debilidad y el Espíritu Santo intercede por nosotros. Debemos reconocer que somos parte de la cizaña por nuestra debilidad y, sobre ella, Dios construirá el Reino de Paz y de Amor.


LA MISIÓN

No le tengamos miedo al mal, porque el bien siempre triunfa. Dios está con nosotros si, realmente, queremos nosotros estar con Dios. Así de sencillo.