Escribe: Antonio García-Moreno


"Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraerá a todos hacia mi" (Jn 12, 32)

Cuando estaba próxima su pasión, el Señor dice que ahora es glorificado el Hijo del hombre y Dios es glorificado en él, y pronto lo glorificará (Jn 12, 28) S. Andrés de Creta se pregunta cuál es la gloria del Señor. "La cruz, por supuesto, -contesta- en la que el Cristo fue glorificado: el esplendor de la gloria del Padre, como él mismo dijo cuando se acercaba la pasión: "Ahora es glorificado el hijo del hombre, y Dios es glorificado en él, y pronto lo glorificará" Texto que llama gloria a su propia exaltación en la cruz. Pues la Cruz de Cristo es efectivamente su gloria y su exaltación. Por lo que había dicho: "Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mi" (Disc. 9. PL 97, 1002). Su profecía se ha cumplido con creces, pues la figura de Jesús desnudo y clavado en la cruz es uno de los motivos más referidos en la pintura y en la escultura universales. Lo mismo ocurre en la literatura, en la que destacan el soneto que dice "no me mueve mi Dios para quererte, el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido, para dejar de ofenderte. Tú me mueves Señor muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido... Pero más que en admiración es importante la imitación el hecho de que, como S. Pablo, haya, hay y habrá quienes digan y vivan aquello de "lejos de mi el gloriarme si no es en la cruz de Cristo"... Santa María ayúdame a vivir y morir abrazado, clavado, en mi cruz.

 

"...da remedio a nuestros males" (Him. de Laud. de la Virgen)

La Milagrosa, imagen que de un modo especial ha estado presente en mis cincuenta y un años de ir a Pamplona (Del 1972 al 2013) Hoy es su fiesta y de sus manos extendidas hacia el mundo bajan caudales de luces doradas. Esta coronada de doce estrellas y pisa con su pie derecho la cabeza de la serpiente infernal. "Oh María sin pecado concebida rogad por nosotros que recurrimos a Vos"... "Pues que tú, Reina del cielo, tanto vales, da remedio a nuestros males "Quien podrá tanto alabarte según es tu merecer: quien tan bien loarte que no le falte saber; pues para nos vales tanto vales da remedio a nuestros males Oh la madre de Dios y del hombre ¡Oh concierto de concordia! tu que tienes por renombre Madre de misericordia tanto vales, da remedio a nuestros males. Tu que estabas ya criada cuando el mundo se creó; tu que estabas muy guardada para quien de ti nació pues por si nos conoció si más vales generosa nuestros males. Tú, que eres flor de las flores, tu que del cielo eres puerta, tú, que eres olor de olores, tú, que das gloria muy cierta; si de la muerte muy muerta no nos vales no hay remedio a nuestros males"... Madre mía, perdona mis faltas y pecados, sobre todo los de soberbia y sensualidad.

 

"...Si está Dios con él (Jn3 2)

Nicodemo sabía y creía que Dios estaba con Jesús, aunque no sabía que Jesús era Dios. De todas formas, es importante saber y creer que cuanto de bueno pueda hacer lo hago porque Dios está contigo haciendo posible que yo, con su gracia, haya hecho algo bueno... Es cierto que Dios siempre está presente en mi, pues desde que fui bautizado el espíritu Santo se hizo presente en mi y, como enseña S. Pablo, somos templo del Espíritu Santo (I Co 6, 19) ... Gracias Dios mío por tu cercanía. El Papa Francisco en su encíclica Evangelii Gaudium recuerda esa presencia divina, e insiste en la importancia del encuentro con Dios y recuerda como Benedicto XVI enseña que la fe ante todo el encuentro con Dios... Fossard tituló un libro suyo "Dios existe, yo me lo encontré"... Gracias, Dios mío, por ayudarme a creer y repetir dos veces al menos cada día Señor mío y Dios mío "Creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes..." Considero que más que verme me miras y más que oírme me escuchas... Padre-Hermano-Amigo mío, bendito seas y te quiero tanto como te necesito, y deseo amarte porque lo eres todo para mi y porque eres lo más amable, hermoso y bueno que existe... Santa María Madre de Amor Hermoso, Madre del "divino Amore" ruega por mi, ayuda a este tu niño distraído a este viejo desmemoriado. Para que siempre y ante todo lugar ame a Dios sobre todo las cosas.

 

El viento sopla donde quiere..." (Jn 3,8)

El Espíritu Santo es de las tres divinas personas el más difícil de imaginar físicamente. Al fin y al cabo, es el Amor que procede del Padre y el Hijo. Y por el Padre y el Hijo recibe una misma exaltación y gloria...Jesús sopló al decir: "Recibid el Espíritu Santo". Y en Pentecostés fue un viento impetuoso que abrió puertas y ventanas, manifestando en unas llamas que, como lenguas de fuego, ardía sin quemar permaneciendo a los discípulos, apóstoles en el Cenáculo... Impulsó a Felipe para que se acercara al eunuco que leía al profeta Isaías. Luego arrebató a Felipe y el eunuco ya no lo vió, "que continúo alegre su camino. Pablo dirá a los Gálatas que han recibido al Espíritu (Ga 3, 3) recordará los frutos del Espíritu: "caridad, gozo, paz" (Ga 5, 21)... Ven oh Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu y renovarás la faz de la tierra... Dios es Amor por eso donde hay caridad y amor allí estás Tú, mi Dios y Señor... No sois vosotros los que habláis, sino que es el Espíritu, que cubrió con su sombra a la Virgen, que descendió sobre Cristo en el bautismo, lo llevó al desierto (Lc 4,1) y luego a Galilea (v14) ... Somos templos del Espíritu Santo (1 Co 3, 16). La iglesia es conducida por el Espíritu a través de aquellos que eligió para ser obispos que velaran y defendieran (Hch 20, 28) y Señor de nuevo echo mi barca al mar y abro sus blancas velas, convencido de que tú, mi Espíritu Santo soplaras sobre ellas para llegar a buen puerto...

 

Novena de la Inmaculada. Día 1/ "Andrés, el hermano de Simón Pedro..." (Jn 1, 40)

Es el primero que aparece en la vida pública de Jesús, al que siguió cuando el Bautista le señaló como el Cordero de Dios. Un día inolvidable en que permaneció con Jesucristo. Fue tal su entusiasmo que corrió a ver a su hermano Simón Pedro a comunicarle que había estado con Jesús de Nazaret, "el Mesías (que significa Cristo)" (Jn1 41). El inició la transmisión del fuego que Cristo trajo a la tierra... Mis queridos Andreses¨, el apóstol, y mi inolvidable padre, encended en mi corazón el fuego divino del ardiente amor de Cristo, el Mesías... Papá gracias por traerme al mundo y perdona que no te dejara dormir en aquellas interminables noches en que tu niño llorón no te dejara dormir. Gracias también por tu ejemplo de hombre sencillo y bueno, trabajador y honrado, austero hasta la exageración. Te suplico que me ayudes y pida a tu santo patrón, el humilde pescador de Galilea, que sea más fiel su Divino Maestro, aquel Jesús el Nazareno que le robo el corazón... Santa Mariah, madre de Dios y también madre mía, cuyo corazón doblemente maternal es el más semejante al corazón de Jesús, Dios y hombre verdadero, te suplico que me ayudes a imitar e identificarme con Jesús que era, es, manso y humilde de corazón. Me cuesta mucho pues sigo siendo el niño llorón y pero querido por aquel joven campesino, que se llama Andrés, el marido de su Mariquita Dolores...