Solemnidad de la Ascensión del Señor
28 de mayo de 2017

Moniciones


 

MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos a la Eucaristía de esta Solemnidad de la Ascensión. El Señor se marcha: asciende entre las nubes, pero los discípulos no se sintieron tristes. El Señor Jesús se ha ido a prepararnos las moradas que nos ofreció. Y esa es la gran fiesta que celebramos hoy. El tiempo pascual va terminando y se acerca la venida del Espíritu Santo, en Pentecostés, que celebraremos el domingo que viene. Asimismo, la Iglesia celebra hoy la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, Su lema es claro y sencillo, a partir de una frase del profeta Isaías: “«No temas, que yo estoy contigo» (Is 43,5): Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos, que forma parte del mensaje del papa Francisco. Merece la pena dedicar un momento de reflexión a las posibilidades de la transmisión de la Palabra de Dios, a través de Internet y de las nuevas tecnologías, sin olvidar los medios de siempre…

 

MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- En el inicio del Libro de los Hechos de los Apóstoles, que es nuestra primera lectura de hoy, se narra el momento de la Ascensión del Señor. Es el final de la etapa temporal de Jesús en la tierra. Es lo fundamental de hoy, pero es bueno llamar la atención sobre el empecinamiento de los apóstoles al respecto de la "construcción del reino de este mundo". Jesús ha permanecido cuarenta días a su lado, con unas características físicas tan especiales que era ya difícil dudar sobre su divinidad. Y sin embargo, los discípulos hablan del "éxito futuro y material".

S.- Es un salmo que narra la victoria de los Macabeos sobre los opresores del Pueblo de Israel. Dios es considerado el dueño de toda la tierra y se equivocan gravemente los que atentan contra el pueblo de su propiedad. Realmente, el versículo 6 –que utilizamos como fórmula responsorial—es verdaderamente profético para esta conmemoración de la Ascensión.

2.- En la segunda lectura, tomada de la Carta a los Efesios, va a ser Pablo quien ponga el matiz más universal. Cristo está sentado a la derecha de Dios, en el cielo, y por encima de cualquier criatura o poder. Crea y condensa San Pablo, además, la doctrina de la Iglesia y de su Cabeza, el Señor Jesús.

3.- Y en los últimos versículos, que leemos hoy, del Evangelio de San Mateo se lee una promesa prodigiosa que tiene que marcar nuestras vidas: "Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo". Escuchemos con especial atención las lecturas que se nos ofrecen.


MONICIÓN

La plegaria que hoy nos dedica al padre Leoz para estos momentos finales de nuestra Eucaristía es algo más larga, pero merece la pena. Conmemoramos un gran fiesta: es la Ascensión del Señor. Escuchemos…

¡MARCHA, SEÑOR, PERO ACOMPÁÑANOS!

Que, sin tu mirada, nuestras miradas caerán hacia el suelo

Que, sin tu mano, nuestros ideales se cruzarán de brazos

Que, sin tus palabras, nuestros labios se cerrarán en dique seco

Que, sin tu corazón, nuestros amores serán necios o mezquinos

 

¡MARCHA, SEÑOR, PERO ACOMPÁÑANOS!

No te decimos, Señor, adiós sino ¡hasta pronto!

Porque, bien sabemos, amigo y Señor,

que todo lo que dices o prometes, siempre cumples

Que, tarde o temprano, de mañana o en la oscura noche

vendrás, regresarás en definitiva vuelta hasta nosotros

para que se cumpla, de una vez para siempre,

la Salvación que todos creemos, rezamos, añoramos y esperamos.

Amén.

¡MARCHA, SEÑOR, PERO NO TE OLVIDES DE NOSOTROS!


Exhortación de despedida

Nos vamos acercando al final del tiempo de Pascua: el próximo domingo celebraremos la Solemnidad de Pentecostés y recibiremos –seguro—como los apóstoles al Espíritu Santo “que nos lo enseñara todo…”·