V Domingo del Tiempo Ordinario
7 de febrero de 2016

Misa Familiar

(Misa con niños, catequistas y padres)

Prepara: Javier Leoz


 

Objetivo: descubrir que todos, aun siendo frágiles y pecadores, con la ayuda de Dios, estamos llamados a difundir el Evangelio.

Idea: Como Isaías, San Pablo o los Apóstoles, no hemos de tener miedo: el Señor nos llama y nos acompaña


1. MONICIÓN DE ENTRADA

Sed bienvenidos, a esta Acción de Gracias, que es la Eucaristía, en la que – todos los Domingos- además de ser invitados estamos llamados a demostrar en la vida, que somos amigos de Jesús y que, por lo tanto, no hemos de tener miedo a nada ni a nadie.

¿En qué se nota que Jesús vive? En el testimonio y en la vida de muchas personas que, como nosotros, además de ser felices sirviendo a Jesús, gritan que los hombres somos hermanos, nos recuerdan que el Señor resucitó o que el amor es algo esencial para ser amigos de Jesús.

El próximo miércoles es MIÉRCOLES DE CENIZA. Comenzamos la Santa Cuaresma que nos va a preparar a la Semana Santa. Vayamos con Jesús.

2. PENITENCIAL

a) Tú, Señor, nos llamas a dar testimonio de tu presencia. Hay algunos momentos en los que no se nota nada que somos cristianos. Señor ten piedad (Un chico/a se presenta en el presbiterio un recipiente transparente pero totalmente vacío)

b) Tú, Señor, nos invitas a no tener miedo. El mundo es muy complicado. Constantemente se nos empuja a nadar en contra de la fe o en contra de tu persona. Cristo ten piedad. (Un chico/a presenta, como símbolo de la cobardía, una tela negra)

c) Tú, Señor, nos animas a profundizar en nuestra vida. A seguirte con la seguridad de que un día resucitaremos. A veces nos entran dudas. Señor ten piedad (Un chico/a presenta como símbolo de las dudas un “interrogante” en una cartulina)

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Qué bueno sería, que con las lecturas que vamos a escuchar en este día, pidiésemos a Dios, que tengamos un encuentro personal con El. Isaías, San Pablo o los mismos discípulos, pudieron ser fieles al Señor porque tuvieron una EXPERIENCIA muy fuerte del Señor. Escuchemos y ojala nos sintamos citados a dar a conocer con más alegría, la existencia y presencia de Jesús de Nazaret.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

a) Por la iglesia. Para que sea fuerte ante las dificultades. Para que se deje llevar por la mano y la voz de Jesús. Roguemos al Señor.

b) Tengamos un recuerdo especial por los jóvenes que se preparan para ser sacerdotes. Pidamos al Señor, además, para que de nuestra parroquia salgan personas dispuestas a ser sacerdotes. Roguemos al Señor.

c) Pidamos al Señor que, la fe en la Resurrección, nos anime a trabajar por el bien de los demás y a defender los derechos de los más pobres y marginados. Roguemos al Señor.

d) Para que como los apóstoles, también nosotros respondamos a la llamada del Señor siendo valientes, entusiastas del evangelio y estemos orgullosos de ser cristianos y católicos. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

a) En la Iglesia, en el mundo, en nuestra tierra, en nuestra parroquia, en nuestra familia…hacen falta personas que REMEN HACIA DENTRO. Es decir, que se arriesguen por conseguir con la ayuda de Dios lo que necesitamos para ser felices. Con estos remos queremos decirle al Señor que cuente con nosotros.

b) El mundo está harto de muchas cosas pero, bien lo sabemos, le falta lo más esencial: LA FELICIDAD EN EL CORAZON. Con estas redes queremos simbolizar nuestro deseo de buscar el bienestar en los lugares donde nos indica Jesús: por ejemplo en la FE.

c) Finalmente, antes de seguir con la Eucaristía, traemos al altar el pan y el vino. Sin la Eucaristía todo lo que nos proponemos sería difícil de llevar a cabo o de cumplir. El pan de Dios es para nosotros la fuerza del que quiere remar en la dirección que Cristo nos marca.

6. ORACIÓN FINAL

Gracias, Señor, por despertarnos a la fe: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por empujarnos mar adentro: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por regalarnos el don de la resurrección: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por la fuerza de la Eucaristía: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por nuestros sacerdotes: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por la barca de tu Iglesia: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por todos los que reman y trabajan con elle: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por quitarnos los miedos: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por tu Palabra que nos ilumina: ¡Gracias, Señor!

Gracias, Señor, por enviarnos a dar testimonio de Ti: ¡Gracias, Señor!

7.- NOTAS:

a) Son diversas las orientaciones que se pueden dar a la liturgia de hoy: vocación, llamada, misión, testimonio, resurrección, fe, etc. La presente Misa Familiar combina varios aspectos: llamada, misión y resurrección.

b) El evangelio es uno de esos que, fácilmente, puede ser representado: el mar (el mundo, la sociedad, los problemas); la barca (la iglesia; sacerdotes, catequistas, jóvenes) y Jesús que ilumina y resuelve todo con la fuerza de su Palabra. Un grupo de niños o de jóvenes simulando a las olas pueden representar al odio, la tristeza, el egoísmo, las guerras. Y, otros más, son enviados en el nombre del Señor…pescando, en medio de todo, el perdón, la alegría, la caridad o la paz.

c) Igualmente y muy importante, ir presentando las Obras de la Misericordia (espirituales y corporales) como remos para avanzar en nuestra fe.