Domingo IX del Tiempo Ordinario
Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo
29 de mayo de 2016

(Misa con niños, catequistas y padres)


Misa Familiar



Prepara: Javier Leoz


• Objetivo: amar al Señor conlleva seguir sus caminos

• Idea: Jesús Eucaristía, al salir a la calle, se compromete a compartir nuestra vida.


NO ES INDIFERENTE


1. MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy es uno de esos días que está muy metido en nuestra Iglesia. No siempre tenemos la oportunidad de acompañar al Señor Eucaristía, por las mismas calles y plazas por las que nosotros caminamos.

El Corpus Christi, fiesta del Cuerpo y la Sangre del Señor, es para nosotros un motivo que nos invita a creer y cuidar la presencia de Cristo en el pan y en el vino.

Además, en este Año de la Misericordia, esta fiesta alcanza aún más importancia porque, Dios, nos enseña a desprendernos de lo que haga falta (como Él lo hizo con Cristo) para salvar tantas situaciones tristes o de necesidad que ocurren en la vida de muchas personas. Una oración por Cáritas.

Iniciemos esta solemne eucaristía poniéndonos de pie y cantando.

(Pueden salir varios chicos con unas carteles: DIOS ES AMOR/DIOS ESTÁ AQUÍ/ANUNCIEMOS A JESÚS/etc.)

2. PENITENCIAL

2.1. El Señor, en este día del Corpus Christi, nos enseña nuevamente el amor tan grande que existe en su corazón. Pidamos perdón por las veces que somos signo de discordia y de rencor. Señor ten piedad

2.2. El Señor, en este día del Corpus Christi, nos invita a darnos a los demás. Muchas veces nos cerramos en nuestros propios intereses o cosas. Cristo, ten piedad

2.3. El Señor, en este día del Corpus Christi, nos anima a transformar o cambiar el mundo a mejor. ¿Por qué vemos como bueno lo que, para el hombre, a veces es destrucción o malo? Señor, ten piedad

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Las lecturas que vamos a escuchar en este día nos hablan del poder, de la acción de Dios a través de los siglos. Dios nunca nos abandona. Además el participar en la Eucaristía es entrar en comunión con Dios, con Cristo en el Espíritu. Que veamos y vivamos la Eucaristía como una fuente de paz, de fuerza, de vida y de entrega.

4. PETICIONES

4.1. Por toda la Iglesia. Para que vaya anunciando la salvación y el conocimiento de Jesús a todos los pueblos de la tierra. Por las próximas jornadas mundiales de la Juventud en Polonia. Roguemos al Señor.

4.2. Por los pobres. Para que en este día de la Caridad sientan nuestro compromiso, nuestra ayuda. Para que nunca miremos lo que damos sino las necesidades que hay en la tierra. Roguemos al Señor.

4.3. Por todos los que rechazan a Jesús. Por aquellos que lo han olvidado. Para que, esta fiesta del Cuerpo y Sangre del Señor, despierte en ellos sentimientos de fe y de esperanza en Dios. Roguemos al Señor.

4.4. Por todos los niños que han recibido su primera comunión. Por todos los que en este día vamos a comulgar. Para que pensemos que, comulgar a Jesús, es luego anunciar y vivir su vida. Roguemos al Señor.

4.5. Por Todos los que estamos en esta celebración. Para que amemos más la Eucaristía, para que lleguemos con puntualidad, para que –después de la comunión- demos gracias a Dios por tener la posibilidad de celebrarla en nuestra parroquia. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. CUSTODIA. Con esta custodia, Señor, queremos comprometernos ante Ti para ser testigos de tu amor. Que luego, cuando salgas a la calle dentro de ella, nos acordemos que la FE se ha de vivir de puertas hacia fuera y no en la comodidad de un templo.

5.2. Con este mural que refleja tantos dramas de nuestro mundo (pobres, terremotos, sida, etc.) queremos traer hasta tu altar nuestro deseo de trabajar y de contribuir a un mundo mejor en este día de la Caridad.

5.3. Finalmente, con el pan y el vino, recordamos aquel Jueves Santo en el que, para siempre, te quedaste en la Eucaristía. Entonces te acompañábamos hasta el Huerto de los Olivos, hoy –Señor- te acompañaremos por las calles y plazas de nuestro pueblo. ¡No nos dejes, Jesús!

6. ORACIÓN FINAL

Quédate, Señor, con nosotros

Tu Eucaristía es fuente de VIDA

Tu Eucaristía es fuente de LUZ

Tu Eucaristía es fuente de SALVACION

Quédate, Señor, con nosotros

Sin ella nuestra fe se debilita

Sin ella nos perdemos en el ruido

Sin ella la esperanza decae

Sin ella nos alejamos de tu Palabra

Quédate, Señor, con nosotros

Queremos ser custodias para llevarte

Queremos ser custodias para pregonarte

Queremos ser custodias para anunciarte

Queremos ser custodias para nunca perderte

Quédate, Señor con nosotros

Ayúdanos a ser mejores

Ayúdanos a venerar tu presencia

Ayúdanos a no olvidar tus caminos

Ayúdanos a servirte con corazón sincero

Quédate, Señor, con nosotros

7.- PROCESIÓN

Allá donde es costumbre y posible realizar una procesión con el Santísimo, es bueno el simbolizar que la EUCARISTÍA es fuente y cumbre de la vida cristiana. Delante del Santísimo pueden ir: los niños bautizados en el año (junto con sus padres y padrinos); las personas que han recibido la Santa Unción; los confirmandos; los niños de primera comunión; los que han contraído matrimonio durante el año. Y, simbolizando el Orden Sacerdotal y la Penitencia, pueden ir dos oferentes portando en una bandeja una estola y una casulla. Dos oferentes más, con un recipiente de ceniza en referencia a la conversión.

Es decir; es muy sugestivo y una gran catequesis que vayan delante del Santísimo todos los Sacramentos de la vida de la Iglesia. Si ello no es posible, queda muy bien el realizar 7 estandartes con la simbología de los 7 sacramentos. No estaría, además, añadir en el presente año el símbolo del Año de la Misericordia (logo oficial)

Donde no exista la posibilidad de realizar una procesión externa, es conveniente y muy gráfico, organizar por el interior de la misma iglesia una “mini procesión” y, en un determinado lugar del templo, realizar una parada (estación) y leer la oración que se sugiere al final de la misa familiar. También puede servir la oración que se propone al final de la homilía en Betania.