XVI Domingo del Tiempo Ordinario
22 de julio de 2018

Misa Familiar

(Misa con niños, catequistas y padres)

Prepara: Javier Leoz

 

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Venir a la Eucaristía todos los domingos es un momento para alcanzar la seguridad que, las prisas, el mundo, los problemas u otras tantas cosas nos arrebatan en el día a día.

Hoy, el Señor, nos hace partícipes de su descanso. Nos alimenta con su Cuerpo y con su Sangre, nos cuida y desea para nosotros caminos de alegría, justicia y vida. ¿Seremos capaces de acoger tanto regalo en tan poco tiempo?

Iniciemos esta celebración con el canto.

2. PENITENCIAL

2.1. Jesús es Buen Pastor. ¿Valoramos su Palabra y su presencia? ¿Seguimos sus consejos y su vida? Señor, ten piedad

2.2. Jesús es amigo que nunca falla. ¿En qué fallamos nosotros? ¿LE recordamos en algunos momentos durante el día? Cristo, ten piedad

2.3. Jesús es alimento de vida eterna. ¿Por qué preferimos otros alimentos que caducan o engordan el cuerpo pero no fortalecen la vida interior? Señor, ten piedad

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Hoy, las lecturas, nos hablan de lo negativo que es estar dispersos. Es decir; sin unión, sin fraternidad. Pero Dios, al final de los tiempos, envió a Cristo. El, como Buen Pastor, nos da razones para vivir, para caminar unidos y para no desorientarnos en medio de tanta confusión que reina en el mundo.

Escuchemos con atención.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Pidamos al Señor que, lejos de apartarnos de Él, nos agarremos a su cayado. Tengamos en cuenta su Palabra y nos dejemos guiar por su presencia. Roguemos al Señor.

4.2. Por todos los que sólo trabajan por lo material y olvidan lo espiritual. Para que descubran que, una vida sin fondo, es una vida fracasada, débil. Roguemos al Señor.

4.3. Por todos nosotros., Para que busquemos el descanso, la paz y las respuestas en la eucaristía de cada domingo, en la oración y en Cristo. Roguemos al Señor.

4.4. Para que no seamos egoístas. Para que aprendamos que, en el dar, está el secreto para ser felices. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con esta HOGAZA DE PAN presentamos la necesidad de tantos hermanos que no tienen lo elemental para vivir. Que sea posible un mundo en paz y con más justicia.

5.2. Con esas CREMAS queremos simbolizar la UNCIÓN de descanso, de paz y de tranquilidad que es la fe. La felicidad no nos la dan los lugares sino la vida interior de cada persona.

5.3. Damos gracias a Dios por el alimento que no perece. Que siempre nos alimenta y nos fortalece. Por el memorial que nos dejó de su pasión, muerte y resurrección. Traemos hasta la mesa del altar el pan y el vino.

6. ORACIÓN

COMO NO DARTE GRACIAS, SEÑOR

Te quedaste en la mesa, para que nos sentáramos

como hermanos en una misma fe

Te quedaste en el pan, para que comulgando

nos hiciéramos fuertes

Te quedaste en el vino, para que bebiéndolo

supiéramos el valor de tu sangre

COMO NO DARTE GRACIAS, SEÑOR

Alrededor de una mesa, nos hablaste del amor

para que no olvidásemos que somos hermanos

Alrededor de nuestros pies desnudos

te arrodillaste para darnos testimonio de tu amor

COMO NO DARTE GRACIAS, SEÑOR

Nos dijiste que eras Vida Eterna

Nos aseguraste que nunca nos fallarías

Nos dejaste, para siempre,

el pan de la Eucaristía

COMO NO DARTE GRACIAS, SEÑOR