POR CAÑADAS OSCURAS

Por David Llena

Parece ser este el momento actual de nuestro caminar por el mundo. Una Iglesia de barro incapaz de mostrar al mundo el tesoro que lleva dentro. Tampoco nosotros, los que formamos la Iglesia, muchas veces, atraídos por las luces artificiales de este mundo, somos capaces de vislumbrar la Luz que nos guía.

Grandes escándalos, que hacen más ruido que la callada labor cotidiana de la Iglesia. Hechos aislados, aunque dolorosos, que enturbian, desorientan y distorsionan la Luz que Cristo representa.

Pero, es en estos momentos, donde debemos tener claro que Cristo venció por la cruz, a la muerte tras su resurrección. Es en estos momentos donde la fe y la esperanza (vara y cayado del pastor) deben sosegarnos y mantenernos firmes en Aquél que nos compró a precio de sangre.

No debemos dejarnos acobardar, tampoco debemos ser insensatos, simplemente debemos permanecer fieles a pesar de la oscuridad en la que estemos viviendo. Redoblar nuestros esfuerzos en aras de un mundo mejor, pasa por el perdón, la misericordia y el amor para con los demás aquellos que son mi prójimo.

Y pedir al Padre que nos fortalezca en ese combate diario que es mantenerse fiel al camino por el que nos conduce el Pastor, aunque no veamos más que oscuridad. El saber que Él ya ganó ese combate nos debe servir para seguir con seguridad y confianza, como dice el Salmo “sin temor” porque Él está con nosotros.

 

DELITOS Y SANCIONES

Por Pedrojose Ynaraja

Ha sido noticia repetida por los medios la violación por una panda de malhechores de una joven durante las fiestas de Pamplona. Más bien lo ha sido la reseña de la sentencia y la disconformidad respecto a su contenido. Se han difundido hasta la saciedad las manifestaciones en este sentido.

Me parece bien acudir como se ha hecho, a la publicidad tumultuosa de estos actos, está de acuerdo con la sentencia de Jesús: “…Si no te escucha, toma todavía contigo uno o dos, para que todo asunto quede zanjado por la palabra de dos o tres testigos. Si les desoye a ellos, díselo a la comunidad”. (Mt18,16) Me parece bien lo que se ha hecho, pero sinceramente creo que le faltan a manifestaciones y condenas, profundidad antropológica.

Y añado que lamento que no me haya habido acciones paralelas por parte de gente de misa, de alta y baja categoría, si es que en el Reino de los Cielos existe tal particularidad.

Y no es que la Biblia, raíz fundamental de nuestra doctrina, desconozca tales males. Cito improvisadamente ejemplos.

--Violación de Dina, hija de Jacob. Al Patriarca le parece bien que se castigue, recrimine solo la crueldad de la venganza al exterminar a la población (Gn 34,1)

--El rapto de las jóvenes de Silo se explica para justificar la acción de los solterones (Jc 21,15).

--El incesto de Judá y su injusto proceder con Tamar, más el egoísmo de Onan (Gn 38,1)

--El proceder, adulterio y violación, de David respecto a Betsabé, claramente condenado y castigado (2ºS 11)

--El episodio de Susana, esposa calumniada, es narrado con detalle, tanto la defensa de su honestidad, como la condena de los culpables. (Dn 13).

--El proceder de Absalón con las concubinas de su padre David, se cuenta como ejemplo de la maldad de su sublevación (2ºS 16, 22).

He citado sin ánimo de morbosidad, aunque no carezcan de ella algunos ejemplos. Mi propósito era que se supiese que el recto proceder en materia sexual es exigencia ya del Antiguo Testamento. La doctrina evangélica y de Pablo es mucho más rica (continuaré)