CALOR Y TRAGEDIAS

Por David Llena

Llevamos en España, una semana de bastante calor. Un calor más normal del Agosto de San Lorenzo que de este final de primavera, y si sumamos a esto que los cuerpos no están habituados al mismo la sensación puede llegar a ser insoportable.

La misma sensación de llegar al límite, ocurre muchas veces en la vida cotidiana, el stress se puede asemejar a este calor que nos agobia y que a veces se presenta sin avisar.

Las recetas son la de siempre, no exponerse al sol en un caso, no dejar que el agobio nos desarme y nos bloquee en el otro. Beber agua o dosificar el trabajo. Hacer planes esperando que todo se vaya resolviendo. En el caso del calor por sí solo, en el caso del trabajo aumentando las horas productivas en detrimento de las horas de relax.

En la vida espiritual sucede tres cuartos de lo mismo, cuando la desidia aparece debemos no exponernos, y aumentar las horas de oración sin bloquearse.

Desgraciadamente, puede que ese calor se trasforme en fuego como sucedió hace unos días en el edificio de Londres o estos últimos días en Portugal. Sin detenernos en las culpas, mencionar y recordar a todos aquellos que fallecieron en dichos incendios. Una noche, sin previo aviso llega el fuego y todo lo arrasa, o un desafortunado rayo se alía con las condiciones de calor y sequedad y arruina un día de campo a todos los que allí se encuentran.

Aquí ya no hay recetas, es el momento de pasar al encuentro con el Padre y ya no hay más planes, ya está todo resuelto y decidido.

¿Cuál es la moraleja? Vivamos pendientes de nuestra vida espiritual, sin abandonarla. Aprovechemos el tiempo de relax donde podemos aumentar las horas de oración sin ceder a la pereza, y no vayamos cediendo terreno al Maligno. Bebamos de la Eucaristía y en estos días elevemos una oración por todos aquellos que fallecieron en las tragedias reseñadas y por la mejoría de todos los heridos.

 

ENGAGEMENT

Por Pedrojosé Ynaraja

Recuerdo muchas veces esta palabra que, pese a ser francesa, se utilizó en el lenguaje común de la juventud progre de hace años.

Mencionaré dos anécdotas. El término era muy propio nuestro. En aquel tiempo, existiendo el continente europeo, no pertenecíamos, ni soñábamos pertenecer, a una unión política común. Existía, fruto tal vez del desastre que supuso la Segunda Guerra Mundial, que se vivía como guerra entre pueblos hermanos, ansias grandes de comunión, de desagravio, de empeño en mejorar el sentido de hermandad que debía existir entre comunidades de una misma familia histórica. Algo de esto hubo en la juventud que por aquel tiempo empezó a aproximarse a la comunidad ecuménica y monacal de Taizé y fue la promotora de la “basílica de la reconciliación”. Me decía Fr Robert, que en el primer proyecto de los monjes, no se pensaba en edificio alguno. Habían sido jóvenes alemanes los que, vendiendo botellas vacías de champagne, habían aportado dinero para levantarla. Debía ser útil, sin ostentación. Las ruinas próximas de Cluny proclamaban la inutilidad de los grandes y costosos edificios. Dinámica del provisional sí, pero comprometida en comunidad de plegaria.

Estábamos muy imbuidos del concepto que para nosotros tenía la palabra engagement y una chica llegada de los EEUU, nos preguntaba el significado y al traducírselo como compromiso, no había manera de que la aceptara. Hacer una cosa por compromiso, nos decía ella, no era sincero y noble. Nos costó mucho que lo entendiera. O tal vez ni ahora lo entiende. Para nosotros el engagement cristiano era fundamental en la vida.

Segundo ejemplo. Aceptando que era un deber para con la patria el servicio militar obligatorio, la adhesión cristiana a la Iglesia, exigía por lo menos una prestación paralela. Aparecieron los hermanamientos entre grupos de la vieja Europa y comunidades incipientes, jóvenes que eran, pobres y desprotegidas de medios técnicos, del continente africano o Latinoamérica. Surgieron proyectos muy bonitos. Se trataba de un compromiso estricto y radical durante un tiempo. Ir al Caribe si era preciso, tal vez pasando por Moscú, si resultaba más barato (histórico). Aunque se perdieran días de servicio. Prepararse a arriesgar la aventura de la vida, en servicio solidario, para siempre. Desconozco los resultados, pero la actitud era sorprendente y generosa.

Decía que iba a contar dos anécdotas y tal vez no sea exacto. Voy a añadir un romántico testimonio, que no deja de tener un lance tal. Una chica estaba enamorada de un chico al que le llegó el tiempo de tener que ir al servicio militar. Tal servicio obligatorio, era temporal, evidentemente. Ella, comprometida en la Iglesia, se sentía obligada a un servicio cristiano circunstancial, también y radical. Debía ir Tierra Santa, lugar emblemático, pasar idéntico tiempo que su novio, trabajando y sirviendo a los pobres en una ocupación humilde. Y lo hizo. No sé cómo acabó el proyecto, la perdí de vista. Mi amistad la había ayudado a descubrir horizontes, pero aspiraba, seguramente, a codearse con gente más vinculada a posturas radicales e importantes.

Otro ejemplo es el de los que estábamos enrolados en el escultismo. A la promesa scout se le daba una gran importancia. Antes de pronunciarla pedía la bendición del consiliario y al proclamar su compromiso, anteponía “con la Gracia de Dios”. Una exigencia tal que, a partir de entonces, cuando decía: te doy palabra de scout, podía uno estar seguro de que cumpliría. La promesa de aquellos tiempos la recordamos muchos como un momento importantísimo de nuestra vida. Anecdóticamente diré que me lo han confesado más tarde empresarios, profesores y hasta algún obispo.

Hoy ha cambiado. Se impone el escoger en cada momento lo que uno ve es oportuno y le atrae, sin pensar en consecuencias. Busca “servicio a la carta”. Reconoce que, según su punto de vista, uno no puede comprometerse para toda la vida. Las circunstancias cambian, la vida misma evoluciona, el entorno también. Uno no sabe que apreciará más tarde.

Se aplica tales criterios para huir de exigencias al enrolarse en un movimiento, para no creer, ni esperar que el matrimonio que se inicia el día de la boda, deba implicar toda la vida. Amor sincero sí, compromiso para siempre, no.

Mi mirada, la opinión que tengo de la actualidad, es pesimista en parte, hay otro sector que no piensa así. Otro día hablaré de él.