EL PAPA FRANCISCO OFICIALIZÓ SU VISITA A CHILE Y PERÚ EN ENERO DE 2018

En Chile: Santiago, Temuco e Iquique, y en Perú: Lima, Puerto Maldonado y Trujillo

(ZENIT – Roma).- El director de la Oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke en el Vaticano, señaló que “Acogiendo la invitación de los respectivos Jefes de Estado y Obispos, Su Santidad el Papa Francisco realizará un viaje apostólico a Chile del 15 al 18 de enero de 2018, visitando las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique, y a Perú del 18 al 21 de enero, visitando las ciudades de Lima, Puerto Maldonado y Trujillo. El programa del viaje se publicará a su debido tiempo”.

En Santiago de Chile noticia fue reiterada por el Nuncio Apostólico en Chile, monseñor Ivo Scapolo, junto a las principales autoridades episcopales, quienes anunciaron que el Santo Padre visitará Chile en enero de 2018. Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, monseñor Santiago Silva comentó: “Gracias a Dios vamos a poder recibir con el corazón muy abierto, con mucho cariño al Pastor. El Papa nos viene a afirmar en nuestra fe, a afirmar en cuanto a lo que estamos viviendo como Iglesia, en cuanto a formar una sociedad mucho más amable. Por ahí queremos caminar, más aún con la asistencia y ayuda del Papa, dando a conocer su mensaje, que es un mensaje de comunión, de misericordia, de preocupación por los más débiles, eso es lo que necesitamos”.

El Lima el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski y el cardenal arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani mediante una conferencia de prensa en la sede de la Conferencia Episcopal Peruana se confirmaron la noticia. En la ceremonia del Corpus Christi realizada este domingo, el cardenal ya había adelantado que la llegada del sumo pontífice estaba cerca.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski destacó que la visita del papa Francisco en el país marcará un “antes y un después”. El cardenal Juan Luis Cipriani añadió que el viaje pastoral buscará difundir un mensaje de paz, unidad, justicia y reconciliación. Por su parte Mon. Miguel Cabrejos Vidarte, OFM., Arzobispo de Trujillo y Primer Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana; explicó que se escogió Puerto Maldonado porque es símbolo de los pueblos originarios y amazónicos, mientras que Trujillo fue una de las ciudades más golpeadas por las inundaciones.

La alegría que ha causado la noticie del viaje apostólico en estos países no se ha dejado esperar y en pocos momentos ocupó todos los títulos y aperturas y noticias de último momento. Las ciudades visitadas en ambos países, además de la capital, son lugares estratégicos en los que podrán afluir personas de las zonas aledañas.

En Chile, Santiago para la zona del centro, Iquique en el norte y Temuco en el sur. En Perú, Trujillo al norte, Lima en el centro y sur del país y Puerto Maldonado para la región de la selva, ciudad que además es limítrofe con Brasil.


¿POR QUÉ JESÚS PERMITIÓ QUE TRASPASARAN SU SAGRADO CORAZÓN EN LA CRUZ?

REDACCIÓN CENTRAL, (ACI).- En las Sagradas Escrituras se narra que Jesús, muerto en la cruz, recibió una lanza que le traspasó el corazón. Siglos después, el Señor le reveló a Santa Catalina de Siena, laica italiana y doctora de la Iglesia, el mensaje que encierra este hecho. La Santa le preguntó al Señor: “Dulce Cordero sin mancha, tú estabas muerto cuando tu costado fue abierto. ¿Para qué, entonces, permitiste que tu Corazón fuese de tal forma herido y abierto a la fuerza?”

Jesús le contestó: "Por varias razones, de las que te diré la principal. Mis deseos hacia la raza humana eran infinitos y el tiempo actual de sufrimiento y tortura estaban al terminar”. “Ya que mi amor es infinito, yo no podía por este sufrimiento manifestarte cuanto te amo. Es por eso que yo quise revelarte el secreto de mi corazón, permitiéndote verlo abierto, para que puedas entender que te amé mucho más de lo que te podía probar por un sufrimiento que ha terminado".

Posteriormente, en el siglo XVII, a Santa Margarita María de Alacoque se le aparece Jesucristo y mostrándole su corazón, le dice: “He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres y que no ha ahorrado nada hasta el extremo de agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. Y, en compensación, sólo recibe, de la mayoría de ellos, ingratitudes por medio de sus irreverencias y sacrilegios, así como por las frialdades y menosprecios que tienen para conmigo en este Sacramento de amor. Pero lo que más me duele es que se porten así los corazones que se me han consagrado”.

“Por eso te pido que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón, y que se comulgue dicho día para pedirle perdón y reparar los ultrajes por él recibidos durante el tiempo que ha permanecido expuesto en los altares. También te prometo que mi Corazón se dilatará para esparcir en abundancia las influencias de su divino amor sobre quienes le hagan ese honor y procuren que se le tribute". Este año, la Iglesia celebrará la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús el viernes 23 de junio,


REFUGIADOS: UNA OPORTUNIDAD PARA CRECER JUNTOS

**Declaración ecuménica conjunta para el Día Mundial del Refugiado 2017

MADRID, (IVICON | COMUNICADO).- La Biblia cristiana nos relata la historia de dos hombres, Pedro y Cornelio, con creencias religiosas y culturas completamente diferentes, que al encontrarse descubrieron que Dios les tenía preparado un destino común que ninguno de los dos había comprendido antes. Aprendieron que el Espíritu Santo derriba muros y une a aquellos que piensan que no tienen nada en común.

Mujeres, hombres y niños de todo el mundo se ven obligados a abandonar sus hogares por la violencia, la persecución, los desastres naturales y los provocados por el hombre, el hambre y muchos otros factores. Su deseo por escapar al sufrimiento es más fuerte que las barreras que se alzan bloqueando su camino. La oposición de algunos países a la migración de los desplazados forzosos no podrá impedir que aquellos que padecen un sufrimiento insoportable abandonen sus hogares.

Los países ricos no pueden eludir su responsabilidad por las heridas que han infligido al planeta – desastres medioambientales, comercio de armas, desigualdad en el desarrollo – y que son las que provocan la migración forzosa y el tráfico de personas. Aunque la llegada de los migrantes a los países desarrollados puede suponer ciertamente un reto real e importante, también puede ofrecer una oportunidad para el cambio y la apertura. El Papa Francisco nos plantea esta pregunta: "¿Qué podemos hacer para ver estos cambios no como obstáculos para el verdadero desarrollo, sino como oportunidades para un genuino crecimiento humano, social y espiritual?". Las sociedades que encuentran el coraje y la visión de futuro necesarios para superar el miedo a los extranjeros y los migrantes descubren muy rápido la riqueza que traen y que siempre han traído consigo.

Si, como familia humana que somos, insistimos en ver a los refugiados solamente como una carga, nos estamos privando de oportunidades de solidaridad, que son siempre oportunidades de aprendizaje, de enriquecimiento y crecimiento mutuo.

No basta con que los cristianos profesen amor a Cristo: la fe es auténtica únicamente si se expresa en acciones de amor. Todos somos parte del Cuerpo de Cristo, un cuerpo indivisible. En palabras de Dietrich Bonhoeffer, "solo a través de Jesucristo somos hermanos y hermanas los unos de los otros... A través de Cristo nuestra pertenencia recíproca se hace real, integral y eterna". Si somos un solo cuerpo, estamos entrelazados en una solidaridad que nos define y que nos exige hacer algo.

Los gestos de solidaridad se multiplican cuando sobrepasan las fronteras de la religión y la cultura. Encontrarse con personas de otras creencias nos anima a profundizar en el conocimiento de nuestra propia fe y, en los encuentros con nuestros hermanos y hermanas refugiadas, Dios nos habla y nos bendice como hizo con Cornelio y Pedro.

En todo encuentro genuino tiene lugar un intercambio de dones. Al compartir con los demás lo que tenemos y poseemos, descubrimos que todo es un don de Dios. Y cuando damos la bienvenida a aquellos con los que nos encontramos, hallamos al Dios que está siempre con los vulnerables, en las periferias y en los demás.

Somos testigos de cómo cada vez se construyen más muros por todo el mundo para evitar que los desplazados puedan entrar: no solo muros físicos, sino también muros de miedo, de prejuicios, de odio y de ideologías. Intentemos todos, como una sola familia humana, construir puentes de solidaridad en lugar de muros de división. Nuestras hermanas y hermanos refugiados nos ofrecen una oportunidad para enriquecernos y crecer mutuamente: es Dios quien nos une.

Con el desarrollo de nuevos marcos internacionales como el Pacto Mundial sobre los refugiados y los migrantes en 2018, los estados no solo deberán garantizar una forma más eficaz de compartir la responsabilidad frente a los grandes movimientos migratorios, sino que deberán asumir también la oportunidad de reconocer y poner de relieve las importantes aportaciones que hacen los refugiados y los migrantes a sus comunidades de acogida, para convertir la verdadera solidaridad en una experiencia real para quienes buscan protección y para quienes la ofrecen cumpliendo con sus obligaciones.

ACT Alliance – Alboan – Anglican Alliance – Cáritas Española – Caritas Internationalis Catholic Charities USA – Community of Sant’Egidio – CONFER (Conferencia Española de Religiosos) Dominicans for Justice and Peace – Entreculturas – International Union of Superior Generals (UISG) Franciscans International – Jesuit Refugee Service – Jesuitas Social Justicia y Paz España – Lutheran World Federation – Pax Christi International Scalabrinian Missionaries – Scalabrini International Migration Network (SIMN) Talitha Kum Worldwide Network of Religious Life against Trafficking in Persons Union of Superior Generals (USG) – Vivat International – Voices of Faith World Union of Catholic Women’s Organizations (WUCWO)


 CAPÍTULO GENERAL DE LAS HERMANAS FRANCISCANAS DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN

MADRID, (IVICON).- Las Hermanas Franciscanas de la Purísima Concepción han comunicado que celebrarán su XVIII Capítulo General la nuestra Residencia de ancianos “Sagrada Familia”, Cucho (Burgos), del 8 al 26 de julio de 2017. El encuentro tendrá el lema “Dar prioridad al Agua viva y tejer en comunión”, y su propósito será profundizar en la fidelidad al Señor, desde el Carisma Mariano-Franciscano, con el objetivo de crecer en los lazos humanos y fraternos de comunión, unidad y solidaridad entre nosotras y en la misión que realizan en la Iglesia con los más pobres y necesitados de la sociedad. Además, las hermanas están trabajando en la actualización de sus Constituciones para dar respuesta a los retos de hoy y se elegirán a las hermanas responsables del Gobierno General de la Congregación.


 

AGENCIA ZENIT

https://es.zenit.org/


 

ACI PRENSA

https://www.aciprensa.com/


 

AGENCIA SIC

http://www.agenciasic.org/