JUAN FRANCISCO MUÑOZ Y PABÓN

Chispeante canónigo novelista

Por Carlos Ros

Editorial Letras de Autor, Madrid, España

Carlos Ros (1941) es sacerdote de la diócesis de Sevilla, excelente escritor y concienzudo investigador. Se ha especializado –sobre todo— en personajes que han vivido en la capital hispalense. Pero hay que citar con justicia su dedicación al mundo de Santa Teresa de Jesús con biografías de la santa de Ávila, de San Juan de la Cruz, Gracián y otros.

En este libro que reseñamos, Carlos Ros presenta la vida de un “colega”, de un sacerdote sevillano, gran escritor y ejemplar sacerdote, o sea como don Carlos. Me refiero a Juan Francisco Muñoz y Pabón, que vivió a caballo de los siglos XIX y XX y que fue famoso por sus novelas, todas ellas con mensaje cristiano y ejemplarizante. Obviamente, el relato de la vida de Muñoz y Pabón sirve para reflejar la vida en la Sevilla de esos años. Y, en fin, sería el cardenal de la archidiócesis de Sevilla, Marcelo Spínola –siendo aún obispo de Málaga— quien le recomienda que se haga novelista profesional pues le dijo que “de literatos andamos escasillos”, aunque hubiera muchos teólogos y exegetas.

Las novelas de Muñoz y Pabón –muchas de ellas— eran del género que ya se llamaba “rosa” por entonces pero con su fondo –como queda dicho— cristiano y ejemplarizante. Pero fue, sin duda, un escritor famoso y respetado por muchos de sus contemporáneos. Por supuesto que no todas sus novelas eran relatos amorosos, incluía Juan Francisco Muñoz y Pabón aspectos de interés como puede ser lo social o, incluso, el reflejo político del momento. Y junto a ello llevaba en Sevilla su carrera pastoral y eclesial que le llevó a ser párroco y canónigo lectoral.

La lectura del libro hace que uno se adentre en esa Sevilla de finales del XIX y de principios del siglo XX plena de gracia, gracejo y… problemas. En fin la presentación de datos es amplia y de contenido importante. El capítulo 16 glosa, por ejemplo, su amor a Sevilla y a España. También es muy interesante el capítulo 18, sobre cofradías y sermones. Es bueno consignar también la amistad de Juan Francisco Muñoz y Pabón con el escritor Juan Valera.

Y, en fin, en la dedicatoria a los lectores declara que el libro se ha editado de su peculio proprio, pagando la edición. De ahí que Carlos Ros –con esfuerzo e ingenio—está intentando vender su propio libro. Por ello me parece más que útil consigna, al final su dirección de correo electrónico por su alguna lector de Betania está interesado en su adquisición. Personalmente tengo que decir que me ha gustado –mucho— y me ha mostrado un personaje como el canónigo Muñoz y Pabón a quien no conocía. Asimismo, la descripción del escenario y del decorado una Sevilla poliédrica y atractiva, aunque se me antoja que difícil, muy difícil.

carlosros41@ono.com

 

Ángel Gómez Escorial