1.- SAGRADO CORAZÓN, SAN JUAN…

Esta semana reúne dos celebraciones de gran importancia. La Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús el viernes, día, 23. Y la también Solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista, el sábado, día 24. Respecto a esta última, en la mayoría de los casos hemos hecho un número doble. Lo que reivindicamos en este caso es que los lectores deberían usar más el “histórico”, el link de “Consultar Ediciones Anteriores” que aparece al final del Menú Azul de la izquierda. Por eso la edición doble con la Natividad de San Juan Bautista la podemos encontrar en el número 571 de 22-24 de junio de 2008. Y para la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús: remitimos al número 708 de 3 julio de 2011. Los textos de cada una de las dos citadas ediciones son perfectamente indicados para ambas celebraciones.  

 

2.- TODO SE SABRÁ

El contenido del evangelio de esta semana plantea un aspecto muy importante para la vida de los cristianos. No es posible la ocultación, no es posible la hipocresía, porque al final todo se sabrá. Y ese conocimiento inexorable, en algún momento, es la mejor receta contra las falsedades. El fenómeno de las "dobles vidas" es un asunto complicado y grave que llega, incluso, a insertarse en los aledaños de la locura. Los salmos dicen que "el malvado cree que no van a descubrir su fechoría" y no es así. Por eso hay que encarar las propias limitaciones con humildad y entrega a Dios. En el mundo religioso cuando se descubre alguna conducta escandalosa en personas importantes el daño es enorme. Muchos de los delitos sexuales --y de otro tipo-- permanecen en lo secreto, como una bola de basura viscosa, destruyendo el alma del simulador y haciendo mucho daño en su entorno. Es verdad que el pecado avergüenza y el placer atrae, pero en la cercanía del amor de Dios todo puede arreglarse.

LA MENTIRA

Esas conductas falsas y falseadas, hipócritas y simuladoras, aparecen en todos los ámbitos. Es una fórmula más de la mentira. Y la mentira es con la soberbia uno de los "grandes atributos" del maligno. Debemos huir de la mentira, como de la peste. Y tener respecto a ella un cierto radicalismo, no justificar, ni siquiera, las llamadas mentiras piadosas. Y es que la llamada mentira piadosa puede sustituirse con verdades dichas con amor y educación. La base de la hipocresía es la mentira. Y a veces esa hipocresía es producto del autoengaño que es una de las mentiras más estúpidas, porque engañar a los demás es un acto malvado, pero engañarse a uno mismo es una simpleza o un deterioro psicológico. La verdad debe presidir todas nuestras acciones.

CAMINO DE AMOR

Pero por otro lado, la sociedad no debe ser tan feroz con aquellos que tengan problemas o conductas diferentes. No se trata de argumentar ninguna tolerancia respecto al pecado, pero si un camino de amor hacia quien esté en dificultades. Las simulaciones, las mentiras, se van a producir siempre en el entorno de aquellos que se ven o se sienten diferentes. Habitualmente han sido las llamadas conductas sexuales desordenadas las que más problemas de ocultamiento han producido. Y aunque nadie tiene la obligación de pregonar sus características y limitaciones, también es cierto que es mucho mejor romper, de una vez, el "contenedor" de las mentiras, que sufrir la opresión de la simulación perpetua.

AMOR

Dios es amor. Y el amor todo lo puede. Todos los seres humanos tienen limitaciones y todos los hombres y mujeres son pecadores. Es posible que la sociedad impulse a ciertas ocultaciones, pero la caridad tiene que poner comprensión ante todos esos temas difíciles. Y quien los sufre no puede reservárselos siempre, porque eso es enloquecedor. En la vida espiritual, el papel del director espiritual es muy importante. En el trato con el confesor habitual se despliega un nivel lógico de confianza que permitirá no caer en esos turbios caminos de mentira solitaria. Y, en fin, consideramos todo este tema de gran importancia. Y hemos de trabajar todos para evitar que se produzcan tragedias escandalosas y sufrimientos innecesarios.

 

3.- LA DECLARACIÓN DE LA RENTA

Los obispos españoles han iniciado una campaña de información sobre la necesidad de que los contribuyentes marquen la X en la casilla del formulario de la Declaración de la Renta de Personas Físicas correspondiente a la Iglesia católica. De esta forma, la Iglesia obtiene el 0,7 por ciento del importe de los impuestos de cada declaración. Si no se marca, esa cantidad va íntegramente al Estado. Marcar la casilla de la Iglesia no es incompatible con marcar también la correspondiente a “Fines Sociales”. A partir de ese gesto reciben ayuda también ONG’s y otras obras sociales. Pueden marcarse las dos. No restan nada una a otra.

Unos acuerdos firmados ya hace unos tres años entre el Estado español y la Iglesia trajeron que ésta no recibiera cantidades directas de Hacienda, limitándose a las cantidades devengadas de la decisión de quienes rellena su formulario de la Declaración de la Renta. Las aportaciones del Estado a la Iglesia tenían su origen remoto en las propiedades eclesiales ocupadas por el Estado en el siglo XIX a partir de la llamada Desamortización de Mendizábal. Como es lógico dichas aportaciones fueron cambiando a lo largo del tiempo, hasta que se llegue, a instancias del Gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, que dichas remesas directas desaparecieran, compensándose con una subida del porcentaje fiscal devengado desde las Declaraciones de la Renta.

La Iglesia está realizando un enorme apoyo social en estos años malos de la crisis económica severa que nos está tocando vivir. Las Cáritas parroquiales se han convertido en fundamentales para atajar problemas serios que inciden, incluso, en la carencia de alimentos de mucha gente. Pero, además, existe una importante labor asistencial de la misma Iglesia que no cuenta con ayudas de ningún tipo.

Es importante pues para los ciudadanos españoles que sean católicos, o simpaticen con la labor asistencia de la Iglesia que no dejen pasar la ocasión de poder ayudar. Es un gesto muy sencillo. Sólo marcar una X en una casilla. Solo eso. Xtantos se llama la campaña de los obispos para conseguir marcar casillas de la Declaración de la Renta.

 

4.- NECESITAMOS APOYO ECONÓMICO…Y MUCHAS ORACIONES

No hemos forzando demasiado la invocación a la generosidad de nuestros lectores, tras los problemas suscitados hace meses. Pero, realmente, la situación económica de Betania sigue siendo muy difícil y no se descarta su desaparición. Con las aportaciones de tiempo atrás –y estamos profundamente agradecidos— pudimos seguir adelante. Pero ahora nuevamente tenemos problemas. Hay que atender a nuevos gastos, algunos los mismos que se resolvieron en aquellos días. Hemos abierto ahora la posibilidad de ingresos con la publicidad, con los anuncios, pero no sabemos su rendimiento posible. Y, al parecer, no es muy alto.

Hasta ahora, no había nadie –salvo los lectores— que faciliten recursos económicos a nuestra web. Nos abrimos a la publicidad de Google, pero el rendimiento es bajo. La aportación económica del propio Editor es ya imposible y, probablemente, deje de trabajar en Betania pronto. No somos capaces de llevar a cabo un equipo técnico que sustituyera al trabajo del Editor. Y aunque hay planes para modificar este aspecto, también en la transición necesitamos ayuda. Y lo que pedimos con el corazón son oraciones por la continuidad de Betania. El Espíritu ha estado siempre de nuestra parte y creemos que así seguirá. Pero hay que pedírselo… Necesitamos también muchas oraciones.


Quienes somos

Betania fue fundada por el periodista laico, Ángel Gómez Escorial, el 1 de diciembre de 1996, como consecuencia de una transformación personal y religiosa. Ha estado siempre publicada a expensas de la empresa periodística Prensa Escorial –también fundada por Gómez Escorial-- sin ninguna otra pertenencia a movimiento alguno o jerarquía de la Iglesia católica. Pero como ha expresado muchas veces Gómez Escorial, su Editor, “Betania quiere ser siempre una hija fiel de la Iglesia Católica”. Entre sus colaboradores hay sacerdotes y laicos, pero son mayoría los sacerdotes, aunque pertenecen a diferentes carismas. Así hay dos agustinos, un jesuita, un miembro del Opus Dei y el resto diocesanos. Los colaboradores laicos son padres y madres de familia y de diferentes profesiones.

Betania, Prensa Escorial, SL.

Avenida del Cardenal Herrera Oria, 165, 28034 Madrid, España

Teléfono 00 34 913781283. Telefax 00 34 917382716