www.betania.es


LUTERO Y GABRIEL

Por Ángel Gómez Escorial

Conferencia de Gabriel González del Estal sobre Martin Lutero en la parroquia madrileña –mi parroquia—de Santa María de la Esperanza. Gabriel transformó un artículo de cuatro folios en una magnifica conferencia. De ella se pudo colegir que los planteamientos de Lutero en esos tiempos serían perfectamente adecuados para estos días nuestros. Parecería doctrina católica de la Iglesia de hoy.

Frente a ello una Iglesia –Roma—que conseguir dinero suficiente para construir una magnificente basílica en Roma. Ese camino no le gustó al agustino alemán y se opuso. Todo el principio fue una discrepancia severa, pero más o menos posible. Lutero tenía razón pero muy mal carácter. Y los recaudadores de Roma decían que antes de que la moneda golpeara en el fondo del cepillo un alma ya había salido del purgatorio. Y se produjo una ruptura con enorme trasfondo político. A los príncipes alemanes no les gustaba el excesivo –y era excesivo—poder temporal de Roma.

Gabriel González del Estal, también fraile agustino, excelente escritor y, sobre todo, hombre de general conocimiento sobre muchos temas y enorme sentido común nos dio una visión fuerte y honrada de un periodo muy difícil de la Iglesia. Su ecuanimidad es notable y su conocimiento histórico también lo es.

Ha sido recientemente nuestro papa Francisco quien ha hablado de Lutero con sentido de la reconciliación. Y en varias ocasiones. La más señalada fue cuando visitó Suecia para participar en los actos conmemorativos del 500 aniversario de la Reforma protestante, promovida por Martín Lutero el 31 de octubre de 1517. Y en esa misma fecha Francisco se entrevistó con el presidente de la Federación Luterana Mundial, Munib Younam, ambos una declaración conjunta en la que rechazan todo tipo de violencia en nombre de la religión.

Pero está muy bien que esa historia difícil y sangrienta de la Europa cristiana se cuente hoy con serenidad y objetividad. Y eso es lo que hizo Gabriel González de Estal, colaborador de Betania con sus homilías y por supuesto gran amigo de esta web y de todos los que trabajamos en ella.